23 de agosto de 2014 00:18

Hasta una hora y media toma ir de El Quinche hasta Tababela

Los conductores de vehículos livianos y pesados, que vienen desde el norte del Distrito, usan la vía E35 para llegar a Quito. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO.

Los conductores de vehículos livianos y pesados, que vienen desde el norte del Distrito, usan la vía E35 para llegar a Quito. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 18
Triste 1
Indiferente 12
Sorprendido 2
Contento 0
Mayra Pacheco. Redactora

El cierre de un tramo de la Panamericana Norte, entre la Collas y Guayllabamba, volvió lento el tránsito en la vía E35. Antes de llegar al conector de Alpachaca, sentido norte-sur, se forman filas largas de carros livianos, transporte pesado y buses interparroquiales e interprovinciales.

La carga vehicular en la zona pasó de 2 000 a 4 000, aproximadamente, según Víctor Flores, policía nacional encargado del control en esta carretera. La E35 es, actualmente, uno de los principales accesos para llegar a Quito desde el norte.

Ayer, 22 de agosto, en la mañana, por esta carretera los conductores de vehículos que venían desde las parroquias y provincias del norte circulaban a 25 kilómetros, en Tababela. La vía era estrecha. Tenía dos carriles. Estaba dividida con pequeños postes. Personal de la Policía Nacional trabajaba en esta zona para agilizar el tránsito.

Amparo Morales, moradora de Guayllabamba, quien tuvo que cambiar de ruta para dirigirse a su trabajo, en El Inca, comentó que desde que se restringió el paso por la Panamericana llega a tarde a la oficina. El tiempo de viaje aumentó: de 45 minutos a dos horas.

En el trayecto debe pasar por zonas pobladas como El Quinche, Yaruquí, Getsemaní. Para cruzar desde El Quinche hasta al redondel de Alpachaca se toma una hora y 30 minutos. Los rompevelocidades, semáforos, obras y la congestión hace que el tránsito no fluya con rapidez. En la zona aledaña al aeropuerto Mariscal Sucre se realizan obras para ampliar la E35.

Flores, quien controlaba el tránsito en Tababela, mencionó que durante los seis meses que permanecerá cerrada la Pana Norte se realizarán controles durante las 24 horas en la E35. El propósito es agilitar el tránsito e implementar nuevas rutas en casos de emergencia.

Una de las vías que se abrirá es la de El Vergel. Esta se toma en el semáforo de Shuguli. Un tramo de la vía es de segundo orden y el otro pavimentado. Son dos kilómetros que se pueden recorrer en alrededor de cinco minutos para llegar a Tababela. La vía El Quinche-Guayllabamba y puente Río Pisque-Puéllaro-Perucho-San Antonio de Pichincha también serán intervenidas.

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) ha coordinado con la Prefectura de Pichincha, para que se mejoren las condiciones de estas vías. El domingo se espera que la carga vehicular se incremente. Flores estima que se podría llegar hasta 10 000. Para desfogar el tránsito se optará por desviar a los usuarios.

panamericana

Además, la entidad estatal analizará la eliminación de rompevelocidades, semáforos en coordinación con la Policía Nacional para dar la seguridad.

Hoy, 23 de agosto, la ministra Paola Carvajar tiene previsto reunirse a las 06:00 con los dirigentes de la zona para tratar el tema.

Juan Fernando Lagos, morador de Tumbaco quien trabaja en Yaruquí, contó que el tiempo de viaje ahora es de una hora y 30 minutos. Antes era una hora. El cierre de la Panamericana que la congestión se centre en la E35. Por eso considera que se debe abrir al menos una sola vía en la carretera principal. “El tráfico es terrible”.

En el MTOP se informó que por seguridad no se tomarán estas medidas. En los 18 kilómetros que se restringió al tránsito se estabilizarán los taludes y ampliará la carretera, en cuatro kilómetros. Se pasará de dos a cuatro carriles. En esta obra se removerán casi nueve millones cúbicos de tierra.

panamericana

Al pasar Tababela, el panorama es diferente. La Collas Tababela es usada por los conductores de buses interparroquiales e interprovinciales. Durante un recorrido por esta vía se identificó alrededor de 30 unidades que se dirigen a Cayambe, El Quinche, Imbabura, Carchi. Estos se dirigen hacia la terminal terrestre de Carcelén y a la estación de transferencia de La Ofelia. En esta vía no se registró congestión vehicular.

Según la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop), el fin de semana anterior desde Carcelén 31 100 pasajeros partieron hacia las provincias del norte. Se entregaron 1 255 frecuencias (permisos). En cambio desde La Ofelia parten 98 unidades por día.

La av. Interoceánica a la que se redireccionan los vehículos particulares que van a la zona urbana tiene más movimiento.
Indira López, moradora de Puembo, mencionó que a partir del temblor de 5,1 grados en escala de Ritcher del 12 de agosto, la vía está más congestionada. Trasladarse a El Quinche le toma una hora y 30 minutos. Antes era una hora. “Hay que buscar soluciones. Ya mismo empiezan clases”.

En su familia por ejemplo, los menores salían a las 05:00 para dirigirse al Colegio Manuela Cañizares, en La Mariscal. Los hijos de Amparo Morales lo hacían a las 06:45 para ir sus planteles, ubicados en el norte de Quito. Pero ahora deberán levantarse más temprano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)