25 de septiembre de 2014 20:04

Huella española en los 2 puentes de la Ruta Viva

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 26
Contento 3
Mayra Pacheco. Redactora

La construcción de los puentes sobre los ríos San Pedro y Chiche dejará un huella extranjera en esta parte del valle de Tumbaco y en la conexión terrestre entre Quito y el aeropuerto. El diseño y la tecnología española utilizadas en cada estructura se suma a la experiencia en cada trabajador local que participa.

Estas estructuras son las primeras que construye la empresa española Grupo Puentes en Ecuador. La maquinaria y tecnología provienen de ese país. Para levantarlos se utilizaron dovelas (moldes corredizos). Se los construyó en partes. Los trabajos empezaron desde los extremos hacia el centro. Por ejemplo, en el Chiche se emplearon 37 dovelas. Esta técnica permite que se forme una especie de túnel de hormigón, lo que brinda mayor resistencia.

En el caso de un movimiento telúrico, como el del pasado 12 de agosto del 2014, las estructuras no sufrirían afectaciones. En las bases se instalaron péndulos (esferas) para que se muevan.

Para los obreros vinculados con esta construcción sus respectivas tareas fueron, además, una experiencia de aprendizaje. De los 100 trabajadores, 95 son ecuatorianos y cinco españoles. Ellos aprendieron a medida que avanzaba la obra. Ahora, incluso, la empresa ha enviado a cuatro ecuatorianos a Santa Cruz, Bolivia. Ahí se construye otro puente.

Roberto Morales, obrero que vive en Tumbaco, contó que ser partícipe de la construcción de los puentes del río San Pedro y Chiche le hace sentir “importante”’. Él empezó desde agosto del 2013 y aprendió técnicas de construcción nuevas, incluso, amplió su vocabulario. Cada vez que sus compañeros están desanimados dice: “Dale carallo. Échale ganas”, para motivarlos. Y si algo le causa asombro pronuncia “hostia”.

En el nuevo puente sobre el río Chiche se deben remover las barandas provisionales, asfaltar la vía, señalizar y colocar iluminación horizontal y vertical. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO.

Óscar Rodríguez, representante de Grupo Puentes en Ecuador, por su parte aprendió el significado de ‘chévere’ y ‘siga no más’. La convivencia entre los españoles y los obreros ha permitido que ambos puedan conocer de sus culturas.

La obra de construcción de los puentes sobre los ríos San Pedro y Chiche está en su etapa final. El plazo de entrega está prevista para el 28 de noviembre. Estos se encuentran empalmados. Se los puede cruzar de un extremo a otro, pero el acceso es restringido.

El pasado miércoles, los representantes del Grupo Puentes realizaron un recorrido por el sitio. Entre los invitados estuvo el embajador de España, en Ecuador, Víctor Fajilde.

La primera visita fue al puente sobre el río San Pedro. Tiene 226 metros de longitud, cuenta con seis carriles, tres por sentido; veredas y espacio para ciclistas y peatones. Está listo desde mayo, se encuentra asfaltado, tiene barandas, luminarias. Ahí solo falta colocar la señalización horizontal.

Rodríguez mencionó que esta infraestructura tiene un diseño especial para resistir una posible erupción volcánica del Cotopaxi. Tiene 60 metros de alto. Para permitir que los lahares pasen por allí.

En esta zona no se registra mayor movimiento. Las tareas se concentran en el Chiche, donde se construye un nuevo puente. Según la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas, este será el más grande del Distrito: 314 metros. Sus características son similares al del San Pedro. El puente del Chiche actual mide 140 m. Fue a finales de la década de los sesenta.

Para los dos nuevos puentes se invirtieron USD 70 millones. Son parte de la Ruta Viva (fase dos) que estará habilitada a fines de año. La obra total tiene un avance del 64%.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)