14 de agosto de 2016 12:49

20 000 personas asistieron al QuitoFest, según datos de la organización

10 bandas ecuatorianas participaron en la edición 2016 del Quitofest. El festival de música reunió a cientos de seguidores del rock. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

10 bandas ecuatorianas participaron en la edición 2016 del Quitofest. El festival de música reunió a cientos de seguidores del rock. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 1
Paola Gavilanes

La situación económica que vive el país, el terremoto del pasado 16 de abril y el deseo de promocionar a bandas locales influyeron, según María José Saez, productora del Festival Internacional de Música Independiente QuitoFest, en la conformación del cartel -10 agrupaciones locales- que se presentó el pasado 12 de agosto del 2016, en el parque Itchimbía como parte del Verano de las Artes, organizado por el Municipio de Quito.

Y ante la crítica de algunos seguidores del encuentro alternativo por la falta de músicos extranjeros, Saez señaló que el festival "no tiene que contar necesariamente con bandas internacionales. Además, la recaudación del dinero es un tema súper crítico a lo largo del año. La organización se acopló a la situación que vive el país". Por esa razón en esta ocasión trabajaron junto con el Municipio.

Añadió también que para cumplir con esta edición contaron con la quinta parte del presupuesto utilizado en el festival del año pasado. Con ese dinero, recolectado durante enero y agosto, contó que costearon el hospedaje de las bandas invitadas, la movilización, entre otros. "Este año logramos recaudar más o menos 40 000 (dólares), de un festival que se logra hacer en un rango de 180 (mil) o 250 000".

El viernes 12 de agosto tocaron –desde las 11:00- una decena de bandas ecuatorianas: Mortal Decision, Kanhiwara, 3Vol, Oponente Interno, Descomunal, Bajos Sueños (de Cuenca), Ciclos y Legión (Portoviejo), Kabeza de Lenteja y Réplika (Manta). Descomunal y Bajos Sueños, precisamente, convocaron a una multitud de personas. Según datos de la organización, acudieron entre 15 000 y 20 000 aficionados.

Descomunal se presentó pasadas las 17:00, mientas que Bajos Sueños cerró la jornada musical. Antes (13:40), Édison Molina, Mayor de la Policía Nacional, registró alrededor de
250 personas. Ese número, según Saez, se debe a que "la gente viene y va. Hay personas que llegan para ver a una banda determinada".

Saez destacó la presencia de las bandas que llegaron a la capital desde Manta y Portoviejo. "Son bandas que no tienen un espacio masivo y esta es la oportunidad para que puedan mostrar su música".

Con ella coincidió Juan Pablo Rosales, integrante de Curare. Añadió que el Festival de Música Independiente es una plataforma para que las bandas "mejoren o desaparezcan". Sobre el uso de palabras subidas de tono que utilizaron ciertas bandas, dijo que "son cosas del momento". Sin embargo, aseguró que los integrantes de Curare "no lo hacemos todo el tiempo".

Juan Carlos Hurtado, de Decapitados, en cambio, aseguró que "tampoco utilizamos palabras subidas de tono para arengar a la gente. He asistido a conciertos de bandas anglosajonas, europeas, y tampoco las he escuchado ahí. El rock es un tema cultural e intelectual donde no hay cabida para esas palabras".

Decapitados participó en el QuitoFest en el 2008 y de esa participación Hurtado guarda buenos recuerdos, pues considera que es una plataforma importante para que las bandas nacionales puedan mostrarse. Sin embargo, dijo que muchas veces es importante la presencia de una banda internacional para atraer a la gente y que después puedan engancharse con la música de las agrupaciones nacionales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)