24 de julio de 2014 00:05

Con ‘Quito multicolor’, Rodas busca posicionar su gestión

fOTOS: mARÍA iSABEL vALAREZO y Galo Paguay/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 38
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 60
Contento 0
Ana Guerrero. Redactora

guerreroa@elcomercio.com

Vallas, integrados, dependencias municipales ya tienen el nuevo diseño; así se reemplaza a la Q de la administración anterior. Algunos aún no la han visto y otros se han ido familiarizando con el ‘Quito multicolor’. Se trata de la nueva imagen de la ciudad: cinco letras con distintos elementos de la capital.

Sin embargo, en el Distrito aún conviven la Q representativa de la Alcaldía anterior y, de a poco, se va situando la reciente marca ciudad.

Si alguien usaba la BiciQ, debe acostumbrarse a llamar al sistema BiciQuito. Si un capitalino iba al Parque Urbano Qmandá ahora acudirá al Cumandá. La firma de la nueva administración parte de la idea de generar alegría y representar diversidad. Aunque para el alcalde Mauricio Rodas se trata de un tema de forma, paulatinamente, dice, la imagen se irá situando y difundiendo en Quito.

Diego Machado es un usuario del sistema de bicicleta pública y diseñador gráfico. Para él, se trata de un logo orgánico y fuerte. El joven es uno de los que debe acostumbrarse a dejar de llamar BiciQ al medio de transporte alternativo que usa a diario, al igual que 24 246 (con corte 31 de mayo del 2014) usuarios carnetizados.

Por otro lado, como diseñador, Machado menciona que le molesta que la letra Q no esté integrada con el resto de los caracteres e incluso se confunda con la ‘a’. Sobre el logo colocado en siete articulados de la Ecovía y Sur Oriental comenta que para él no está bien aprovechado el espacio.

Pero, Machado destaca que los colores usados en el nuevo logo giran en torno a la diversidad. Como un joven de 31 años, le parece que la imagen no se quedó únicamente en el Quito antiguo, sino recoge elementos de la ciudad contemporánea.

Para Zoila Vinueza, de 72 años, en cambio, la Q sigue ligada a su cotidianidad. Ella es una de las alrededor de 16 000 personas que asisten al programa 60 y Piquito, quienes también tendrán que dejar atrás el distintivo con la que inició el programa, liderado por el Patronato San José.

Para Rodas, la nueva imagen refleja positivismo y representa los valores que por generaciones han estado presentes en los quiteños. “Quito no es de un solo color, es multicolor”.

Rodrigo Jordán, consultor en comunicación, apunta que en una ciudad como la capital, en promedio, las autoridades gastan unos USD 15 millones durante toda la gestión, para la nueva marca ciudad. Eso incluye puntos como letreros en parques, edificios...

De acuerdo con docentes de las facultades de Marketing y Ciencias Sociales de la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE), se trata de un logo cuyo manejo simbólico combina una mirada renovada de la ciudad, sin dejar fuera los elementos del Quito antiguo. Hace posible entrar a un target de gente joven.

Además, explican, hay una variación respecto de administraciones anteriores. Se cambió el ‘Ilustre Municipio’ por la ‘Alcaldía’, colocada debajo de la palabra Quito. “El impacto es muy alto. Busca demostrar que no es la Alcaldía que supedita a Quito, sino el Quito que supedita a la Alcaldía”.

Mencionan que uno de los elementos es una línea multicolor debajo del nombre de la ciudad, la cual se irá posicionando en la comunidad. “Esos colores podrán ser ocupados no solo para distinguir a la ciudad, sino en cualquier tipo de campaña, porque el nivel de recordación en la gente será alto”.

Jordán da otras pautas sobre tener una nueva marca ciudad. Menciona que cuando una nueva administración llega, uno de los objetivos es la comunicación política y está dirigida a generar tres efectos: posicionamiento de la nueva autoridad, generar recordación de la gestión y dar una nueva identidad.

Una nueva marca también va atada al plano turístico. En Quito, por ejemplo, para este año la proyección es que lleguen
680 000 turistas.

Sin embargo, en las calles, aún la Q prima. Por ejemplo, en la av. Napo, en el sector de la pasteurizadora, un bus con el nuevo logo se cruza con una estructura de al menos dos metros de altura, con el logo de la administración anterior.

Jordán explica que cuando no se hace el posicionamiento de una nueva firma, los pasivos comunicacionales de la anterior administración pueden ser los que la gente tenga como referencia en el día a día.

Normalmente, se hace que cada dependencia comience a cambiar la señalética. En las páginas web de empresas metropolitanas, de las 12 solo tres tienen el actual logo; en dos, el escudo y en siete, la Q.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)