8 de diciembre de 2016 00:00

Quito no reportó muertes violentas durante sus fiestas

ALFREDO LAGLA / EL COMERCIO El martes, la Policía y los organismos de socorro atendieron a personas que eran golpeadas en la zona centro.

El martes, la Policía y los organismos de socorro atendieron a personas que eran golpeadas en la zona centro. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 12
Redacción Seguridad

Los policías que operan en Quito presentaron el miércoles 7 de noviembre una evaluación de lo que fueron las fiestas de Quito y señalaron que al igual que en el 2016 esta vez tampoco se reportaron muertes violentas.

“Hemos disminuido los índices delincuenciales”, dijo el comandante de Quito, coronel Mauricio Gutiérrez.

Los agentes dicen que los dos decesos que se reportaron entre el jueves y el viernes de la semana pasada no se incluye en esta lista, porque no se produjeron en eventos relacionados con las festividades.

El primero de estos sucesos se produjo en el sur de Quito y el segundo en un chancho solidario, en el norte.

Según los reportes oficiales, lo que sí hubo fueron 78 denuncias por robo de documentos personales y de celulares.

Frente a estos últimos hechos, el Gobierno incluso habilitó una página en Internet que permite descubrir si un teléfono está reportado como robado.

Quienes compren un celular de segunda mano y quieran identificar si su procedencia es legal, pueden visitar la plataforma digital 

En las fiestas de la capital además hubo 18 riñas que fueron atendidos en Calderón, Carapungo, La Bota, etc.

Por eso, los uniformados dicen que el personal realizó el trabajo en todos los eventos organizados por el Municipio. “Estuvimos en la plaza de Santo Domingo, en Cumandá y todo se llevó sin novedades”, señalaron los gendarmes.

De hecho, en los operativos también actuó personal administrativo de la Policía.

Lo que sí detectaron los agentes durante estas festividades es el alto consumo de alcohol. “Lo que se vio es que hubo bastante ingesta. Esto no necesariamente derivó en cosas que lamentar, pero siempre es importante disminuir aquello, porque una persona alcoholizada no sabe cómo reaccionar o qué le puede suceder”, aseguró Gutiérrez.

Por eso se controló que en las chivas no exista consumo de licor y verificaron hasta las botellas de canelazos que se encontraban en las unidades.

Los controles también incluyeron la revisión del estado de los neumáticos, las plumas y los documentos del conductor. La idea fue frenar todo tipo de accidente vehicular.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)