22 de diciembre de 2015 00:00

Quito Mágico tiene el primer lugar del concurso de pesebres

Gerardo Luguaña se llevó el primer lugar en el Concurso Municipal de Pesebres Artísticos, con su obra Quito Mágico. Fotos: Julio Estrella / EL COMERCIO

Gerardo Luguaña se llevó el primer lugar en el Concurso Municipal de Pesebres Artísticos, con su obra Quito Mágico. Fotos: Julio Estrella / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Betty Beltrán

El pesebre Quito Mágico obtuvo el primer lugar del Concurso Municipal de Pesebres Artísticos Una Navidad de Colores 2015. El autor es Gerardo Luguaña.

La obra, calificada por el jurado como “muy cálida”, se puede apreciar por los cuatro costados y ha tomado en cuenta personajes de las comunidades indígenas; también le apostó a las tradiciones y leyendas.

El segundo puesto fue para el artista Luis Molina, con la obra Sueño de Navidad; y el tercero para Jorge Rivera, del Nacimiento robótico.

Los pesebres son una tradición viva de la ciudad. Los padres franciscanos fueron los primeros en llegar con las avanzadas españolas. Además de una talla gemela de la Virgen del Pilar de Zaragoza y del trigo, estos sacerdotes trajeron la costumbre de su fundador: en cada Navidad representaban con figuras la cueva donde, según el conocido relato bíblico, nació el Niño Dios.

El objetivo de este concurso artístico, que se realiza hace alrededor de 10 años, es abrir un espacio para que la creatividad y el ingenio de los quiteños sobresalgan en esta época de Navidad, asegura Marcia Vásconez, uno de los tres jurados calificadores. Este año se procuró que los belenes no tengan una temática específica y los artistas exploren aún más sus potencialidades.

Por ejemplo, Luguaña mostró a su pesebre Quito Mágico con una técnica mixta, con materiales reciclados: cartón, alambre, piezas de radios. Además, una combinación de historias del Quito antiguo y del moderno. El trabajo demoró siete meses, pues lo hacía solo por la noche. En el día es docente en un plantel educativo de la parroquia de Nayón. Es el sexto año que participa y en todas las ediciones ha alcanzado lugares estelares, cuenta Luguaña.

Sueño de Navidad se llevó el segundo puesto. Todo el Belén está realizado con metal, telas, madera, piñones de bicicletas, tornillos, monedas y, según Molina, requirió de cuatro días para hacerlo. La técnica: punto de equilibrio, toda la instalación tiene movimiento.

Es como si fuera un sueño, admite su autor. Los reyes magos son una libélula, un ave y un globo. Molina ya lleva 20 años de trabajar con la suelda, en el sector de Barrionuevo. Este escultor siempre participa en este concurso y en algunas ocasiones se ha llevado el primer lugar, en otras el tercero y hasta el sexto lugar.

Según Édgar Vásquez, otro de los jurados, esta obra se llevó el segundo lugar por el uso del material (latas, por ejemplo) y por el movimiento.

El tercer lugar fue para Jorge Rivera, gracias a su obra: Nacimiento Robótico, un trabajo que demoró un año. Labora en reciclaje electrónico y ha realizado minuciosamente las piezas: María, José y Jesús fueron elaborados con las piezas de cámara y flash; los reyes magos no tienen camellos sino motos. Y en una nave espacial llegaron los robots a adorar a Jesús. Es un pesebre futurista.

Patricio Estévez, el tercer jurado calificador, destacó que la propuesta de este pesebre es interesante y “es un bello trabajo”; sin embargo, “estaba un poco desligada la confección de las diversas piezas con el objeto central que era la fe y la religiosidad, un escorpión gigante y un dinosaurio no hacen una verosimilitud histórica”, acota.

Al Concurso Municipal de Pesebres Artísticos ‘Una Navidad de Colores 2015’ se presentaron ocho artistas, de los cuales -en una primera selección- quedaron seis. En la segunda: tres.

Los belenes de este concurso, a lo largo de los 10 años de existencia, siempre han mantenido una consigna: utilizar materiales reciclados y no atentar contra la naturaleza. Las exposiciones se han realizado en el Itchimbía, también en el Palacio Arzobispal, Casa de las Bandas, Casa de las Artes La Ronda y en el Centro Cultural Metropolitano, en el Centro Histórico de la ciudad.

En esta ocasión (2015) los pesebres ganadores, junto a tres más -finalistas de este certamen-, se expondrán hasta el 17 de enero del 2016 en el hall de la biblioteca Federico González Suárez del Centro Cultural Metropolitano (calles García Moreno y Espejo, esquina); los horarios: de lunes a sábado, desde las 09:00 hasta las 16:00; y domingos, de 10:00 a 16:00. La entrada es gratuita.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)