5 de septiembre del 2015 00:00

Los expresos escolares se mantienen este año; hay 13 recorridos más

expresos escolar

Los expresos operan desde las 06:00, de lunes a viernes; hay 13 recorridos más este año. Foto: Archivo EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Redacción Quito (I) 
quito@elcomercio.com

Con el inicio de clases en el Distrito Metropolitano de Quito, se incrementa en un 30% el número de vehículos recorriendo las vías entre las 06:00 y las 07:30. Esto genera congestiones y demoras en la movilidad de los estudiantes.

En el caso de Quito, son cerca de 700 000 alumnos, de todos los niveles, que vuelven a las aulas, lo que implica más carga de vehículos particulares y de transporte de estudiantes: estos últimos son unos 4 200 conductores registrados, al igual que 6 000 unidades. Incluso, el servicio de transporte público ajusta sus recorridos.

Este año, se sigue apostando por el funcionamiento de los expresos y semiexpresos escolares, en los sistemas integrados de transporte. Son 33 unidades que cumplirán con esta función en tres corredores: Trole, Ecovía y el Suroriental y en otros servicios, como La Marín-valle de Los Chillos y la ruta Carapungo-NN.UU.

En el Corredor Sur Oriental, Quitumbe-Recreo y Marín –Valle se habilitará, de lunes a viernes, el servicio estudiantil semi-exprés de 06:00 a 06:30.

En el Trole y en el Sur Oriental operará un semi exprés sur-norte de La Recoleta a la Colón, de 06:00 a 06:30; y un servicio expreso desde El Recreo a La Y y viceversa, de 06:00 a 08:00, de lunes a viernes.

El recorrido de estas unidades, desde un punto a otro, se reduce significativamente. A diferencia de las unidades regulares del sistema integrado, los expresos y semiexpresos tienen un menor número de paradas; incluso rebasan a las unidades “normales”.

Por ejemplo, en el recorrido desde la av. Colón hasta la estación de El Recreo, los expresos del trolebús se detienen en cinco de las 15 paradas que hay en este tramo; lo que le permite trasladarse, en 20 o 25 minutos.

Igual ocurre con los estudiantes que abordan estas unidades entre La Marín y la estación de la Ecovía, en la Río Coca. Se detiene en siete de las 16 paradas habilitadas. En las terminales de El Recreo o Río Coca hay respuestas positivas a este sistema.

Luis León tiene dos hijos (13 y 16 años) en una unidad educativa del centro norte de Quito. Cuenta que, al igual a lo ocurrido en años anteriores, los expresos permiten que sus hijos lleguen más rápido, “pero sobre todo más seguros. Se van de una”, dice.

El lado de la seguridad también destaca Elizabeth García. Su hija utiliza el expreso que va desde El Capulí (sur) hasta la parada cercana a las universidades Católica, Salesiana y Politécnica. Adiciona, el ahorro en el pasaje diario.

Desde el 2013, la anterior administración apostó retomar este servicio. En ese año eran 15 articulados y cuatro buses convencionales.

Tanto el alcalde Mauricio Rodas como Julio Puga, director de Operaciones de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) hablaron de la necesidad de continuar con la operación de este servicio. Por esta razón, en este año, se incorporaron más unidades.

Para garantizar la fluidez de estas unidades, y de las que realizan los recorridos “normales”, en cada uno de los circuitos, se incrementará el control en los carriles exclusivos. Además, en la programación de los semáforos se aplicará la prioridad para los buses que van por los corredores. También se ha dispuesto una mayor cantidad de agentes de tránsito en las diferentes rutas.

Estudiantes de algunos colegios nocturnos, como el Mejía, Gabriela Mistral, por ejemplo, a través de llamadas a este Diario, piden un servicio similar en la noche, “tomando en cuenta las particularidades del horario y, además, la ubicación de los dos establecimientos y también la cantidad de estudiantes nocturnos que hay en la urbe.

El Municipio, a través de la Secretaría de Movilidad y la Agencia Metropolitana de Tránsito habilitó el número 1800 268268 para recibir denuncias sobre el servicio del sistema integrado.

Otras medidas

Como parte del plan ‘A clases seguras 2015’ está la activación de brigadas escolares de seguridad vial; estas instancias estarán a cargo de estudiantes de segundo de bachillerato. Este es un requisito para graduarse.

La obligación de los estudiantes es garantizar el buen uso de las señales de tránsito, tanto para conductores como para los estudiantes. Ahí está, por ejemplo, el respeto a paso cebra, a las señales de reducción de velocidad cuando los vehículos pasan por los establecimientos educativos.
Adicionalmente se ha dispuesto, en algunos planteles, un mejor ordenamiento de las ventas en los exteriores.

En contexto

Conservar una acción municipal, en beneficio de los estudiantes, es importante y positivo. Con los buses expresos y semiexpresos, en el sistema integrado, los estudiantes son los beneficiarios. El reto, ahora, es incluir otra población estudiantil, como la nocturna.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)