27 de octubre de 2015 00:00

Cinco sectores soportan la mayor carga vehicular

El paso de la av. Granados a la 6 de Diciembre es conflictivo; el Municipio apuesta por un intercambiador en la Eloy Alfaro. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

El paso de la av. Granados a la 6 de Diciembre es conflictivo; el Municipio apuesta por un intercambiador en la Eloy Alfaro. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 45
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 3
Evelyn Jácome

Son esas intersecciones por las que nadie quisiera pasar. Cruces de vías donde las filas de autos pueden llegar a ocupar cuatro, cinco o seis cuadras y el paso de los vehículos se vuelve lento.

Es cierto que en la capital aún no se registran trancones como los que ocurren en México, donde un embotellamiento puede durar más de ocho horas; pero en Quito hay cruces caóticos, donde avanzar 500 m puede tomar hasta 30 minutos.

La av. Patria es el mejor ejemplo. A las 17:30 del miércoles pasado, desde la 6 de Diciembre hasta la 10 de Agosto, los tres carriles por sentido estaban llenos de autos y buses. La lluvia complicó aún más el escenario. La gente corría, tratando de hallar techo. La mayoría de conductores pitaba, hacía señas, intentaba rebasar pero no había hacia dónde. Ir desde la Pérez Guerrero hasta la 12 de Octubre tomó 32 minutos.

La Patria no es extensa. Mide 900 m, pero acoge uno de los trancones más pesados de la ciudad. La razón es, según Alfredo Viteri, especialista en movilidad, que esa es una de las pocas avenidas amplias ubicadas en el hipercentro de Quito, que cruza la ciudad de oriente a occidente. Además, al ser esa una zona financiera comercial, hay cientos de empleados que deben llegar a sus trabajos. A las 18:00, estudiantes, mujeres con medias nailon y tacones, hombres con terno y maletín, intentaban abordar un bus.

Pero la Patria no es la única vía que muestra el tráfico pesado y los gestos de agobio de los conductores. La Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), identificó otros cuatro cruces que encabezan el listado de las zonas con más tráfico de la capital: De los Granados y Eloy Alfaro, Naciones Unidas y 10 de Agosto, Pana Norte y Simón Bolívar, y El Trébol. Por esos tramos circulan 294 008 vehículos al día.

¿Qué es lo que tienen en común esas arterias que las vuelve un dolor de cabeza? Para Viteri algunas sirven de conexión entre la ciudad y los valles o porque están ubicadas cerca de establecimientos educativos, centros comerciales o dependencias públicas.

¿La solución es aumentar vías? Para Darío Tapia, secretario de Movilidad, la respuesta es no. La clave para mejorar la movilidad es desmotivar el uso de automóvil y potenciar el servicio de transporte público.

No obstante, la Secretaría está desarrollando medidas para mejorar la fluidez. En Carapungo se está construyendo un intercambiador. En la Eloy Alfaro y De los Granados están terminados los estudios para la construcción de otro intercambiador. Además, hay cuatro contraflujos en vías clave. Uno de ellos es el de El Trébol.

Tapia asegura que el tema del tránsito está atado a la responsabilidad ciudadana. En Quito, cada auto transporta en promedio 1,3 personas, mientras que un articulado moviliza a 160. Una alternativa pudiera ser, que los miembros de familia usen un solo auto que permita hacer un recorrido y deje a cada persona en su destino. Pero eso no ocurre. En la av. De los Granados, el jueves, de 10 autos, en ocho iba una persona.

Asimismo, se creó un nuevo corredor de El Labrador a Carcelén y desde allí hay alimentadores a Calderón. Además, se está construyendo el corredor Quitumbe- Guamaní.

Para Tapia, la congestión disminuirá con la habilitación de los metrocables, que formarán parte del sistema integrado de transporte. “La línea Tumbaco-Cumbayá- La Carolina va a hacer que la gente viaje en 10 minutos de los valles a Quito. Eso hará que la gente opte por usar servicio público”, sostiene.

El trabajo de los agentes de tránsito es fundamental. De los 2 000 uniformados, 150 están en el hipercentro, y hay grupos que acuden solo a zonas conflictivas. Sin embargo,el mayor problema del tránsito es el auto y el crecimiento del parque automotor es abrumador; casi llega al medio millón.

Desde el 14 de mayo del 2014, han entrado a Quito 90 000 autos. Tapia aclara que la política de restricción de compras de autos nuevos no está en el Municipio.

Vías   

Intercambiadores, más agentes y contraflujos están entre las soluciones que están en ejecución

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (22)
No (5)