13 de agosto de 2015 09:40

Quito tiene una Asamblea Popular que rechaza el paro y fomenta el diálogo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 198
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 61
Redacción Política (I)

Alrededor de ochenta colectivos sociales de Quito se reunieron para discutir sobre la coyuntura política que vive el Ecuador. Lo hicieron alrededor de una Asamblea Popular.

Sus representantes acordaron impulsar un proceso de diálogo en la capital.

En la resolución de la Asamblea Popular se exhortó también a la ciudadanía a rechazar el paro liderado por sindicatos y el movimiento indígena, que se realiza hoy (13 de agosto del 2015).

Wilson Hidalgo, vocero de la Asamblea, aclaró que la organización respeta el derecho a protestar pacíficamente de otros sectores.

Pero también que no está de acuerdo con las paralizaciones porque pueden ser un caldo de cultivo de confrontaciones. “Defenderemos el derecho a trabajar. Es el único camino que tenemos para el desarrollo de nuestro sector en el país”, señaló el Hidalgo.

Para él, es el mejor momento para fomentar el diálogo con todas las instancias de la sociedad y no solo con los representantes de los partidos políticos.

La Asamblea precisamente busca ser un canal de comunicación para lograr acuerdos y generar soluciones a los problemas que a diario sienten las personas que viven en Quito.

Por eso el espacio busca ser incluyente. Hasta ahora se han sumado a la iniciativa trabajadores, estudiantes, transportistas, comerciantes de diferentes barrios de la capital y se espera que más sectores se sumen.

Una primera reunión se hizo el sábado 8 de agosto en el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (Ciespal). 

Se abordaron varios temas como la convivencia en la urbe, apoyo a pequeños y medianos comerciantes y el pronunciamiento de sectores como el de los trabajadores únicos y el foro de las mujeres.

La secretaria de los trabajadores de la Salud, Norma Vallejo, aseguró que esta organización no tiene carácter político ni partidista.

Según ella, el objetivo es debatir las principales inquietudes y buscar salidas. Con estos conceptos coincide el estudiante Erick Mozo, quien representa a los alumnos de las universidades privadas.

Él dirigente aseguró que la Asamblea no es un espacio de confrontación sino de consenso. Reiteró que es necesario que más sectores se unan al diálogo y se evite el conflicto.

Aunque no hay una fecha definida de la próxima reunión, existe un compromiso entre los integrantes de la Asamblea de que se haga cada mes un encuentro. El objetivo es llegar a los barrios de la capital y luego remitir las propuestas a las autoridades, como el alcalde Mauricio Rodas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (7)