22 de December de 2009 00:00

Una pugna interna divide a los jubilados

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Sociedad

Las puertas de la Confederación Nacional de Jubilados están cerradas con tres candados. Al lugar, ubicado en el octavo piso del edificio San Francisco (av. 6 de Diciembre y Cordero), en el norte de Quito, nadie puede ingresar.

Hasta el jueves último, allí trabajaba Édgar Sarabia, como presidente nacional de 260 000 pensionistas del IESS. Pero el viernes 18 fue separado de sus funciones. En una reunión urgente convocada para las 09:30 de ese día, 11 de 15 secretarios generales del país ratificaron la salida de Sarabia. Y nombraron a Carminia de Cantos como presidenta. Luego colocaron candados, para que nadie ingrese a la Confederación.

De Cantos, quien reconoció ser madre de la ex comisionada anticorrupción Alejandra Cantos, ayer permaneció en reuniones constantes en la Federación de Pichincha. Allí dijo que ejercerá la Presidencia hasta julio de 2011, cuando termina el período de cuatro años para el que Sarabia fue elegido. 

En un documento suscrito por los secretarios en esa reunión se indica que Sarabia cometió 16 supuestas irregularidades.

Se cita, por ejemplo, el no permitir la fiscalización a su administración; no informar el destino de USD 22 000 que mensualmente recibe por el descuento a los pensionistas bajo la figura del 1 x  1 000; no divulgar los rendimientos económicos de un hotel de 40 camas que la Confederación administra en Tonsupa, Esmeraldas.

En el numeral 9 del documento se indica que Sarabia nombró a su hija, Geovana, como administradora de ese hotel. Sarabia aseguró que esto último es verdad y que lo hizo porque “es la única persona que ha podido dar el informe total”. “Creo en su pulcritud y por el trabajo gana USD 500 al mes”. 

El dirigente, quien no puede entrar a sus oficinas, indicó que no tiene la obligación de informar todo a las federaciones provinciales, pero aclaró que los USD 22 000 se invierten, por ejemplo, en los sueldos de 11 personas que trabajan en la Confederación, en “auxilio que se entregan a las asociaciones, en los equipos de amplificación”.

Sarabia no reconoce a De Cantos e indicó que volverá a la Presidencia. El presidente de la Asociación de Jubilados Batalla de Tarqui, Gabriel Riera, dijo que lo ocurrido “es resultado de la inoperancia de varios años”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)