20 de February de 2010 00:00

El puente avanza en el Río Chone

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Manta
[email protected]

Una vez lista la armadura se la cubre con un encofrado metálico (elaborado en el país) de 1,85 metros de altura por 1,26 metros de grosor, en promedio.

Luego se procede a la fundición con 25 m³ de hormigones de alta resistencia (500 kg/cm²). Cada viga se llena con 12,5 toneladas de cemento.

Cuatro mixer (concretaras móviles con capacidad de   hasta 6 m³) se utilizan en las tareas de fundido.

El secado dura  tres días, gracias a una fórmula de aditivos que lograron conjugar  tres empresas nacionales expertas en secado rápido de concretos.

En el trabajo de cada viga participan hasta 45 obreros, comenta Máximo Pico, maestro con 20 años de experiencia en la construcción de elementos prefabricados de concretos. “Hasta cuatro  vigas al día elaboramos”.

Para garantizar que el elemento quede en óptimas condiciones de funcionamiento se procede al tensado de los 11 cables, ese trabajo se realiza con la ayuda de gatos hidráulicos.  

Una vez listas las vigas en tierra, son ubicadas en una grúa móvil que la lleva hacia un muelle especialmente construido para esa maniobra, ubicado  entre el agua y la zona seca.

Los brazos metálicos de la grúa depositan cuidadosamente las vigas en barcazas.  En esa embarcación son haladas por remolques   hasta llegar al centro del estuario. Allí, con la ayuda de dos grúas más, las ubican cuidadosamente sobre un conjunto de cuatro aisladores sísmicos. Ello garantiza la flexibilidad del puente en caso de movimientos telúricos.

Los 160 aisladores forman parte de los 40 pilotes que fueron hincados en el agua.

Desde enero   han sido colocadas 72 vigas en el tramo central y 60 en los accesos en tierra entre  Bahía y San Vicente. El proceso es secuencial. Se ubican de seis en seis. Hay un conjunto de hierros pasantes que se unen al cuerpo del puente a la hora de la fundición de las losas.

La próxima semana se fundirá la primera losa sobre el agua en San Vicente. Es de 90 m de largo por 13,20 de ancho y 20 cm de espesor.

Posteriormente se colocará una capa de asfalto de 10 centímetros. El trabajo en el agua es apoyado con cuatro barcazas. Dos  tienen una capacidad de 150 toneladas. 

El precio final del puente será de USD 102 millones. Hasta  la fecha el Estado ha cancelado USD 65 millones. El proyecto incluye iluminación decorativa, que tendrá focos LED iluminando los pilotes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)