2 de March de 2010 00:00

3 proyectos de reciclaje se realizan en la ciudad

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Quito

La primera planta para reciclar plástico se inauguró el pasado viernes en el colegio Fernando  Ortiz, en  Zámbiza.

La instalación, que fue financiada por varias empresas privadas, permite moler el plástico y convertirlo en un material reciclable. Después de ser molido, los residuos podrán utilizarse para el alivianamiento  de materiales de construcción.



Los costos
El molino que se  inauguró en el colegio Fernando Ortiz, en Zámbiza, tubo un costo aproximado de USD  25 000. El valor fue financiado por personas y empresas privadas.
La colocación de tachos  en  12 parroquias de la urbe tendrá un  costo de entre  USD 600 000 a 800 000, también con financiamiento de  empresas.
Para colaborar con  el proyecto  Quito Verde, el  Cabildo contrató a  200 recicladores, que serán capacitados.

El Laboratorio de Materiales de Ingeniería  Civil  de  la  Universidad Politécnica Nacional realiza estudios para valorar el  uso  del material reciclado que muela la planta. Esta tiene una capacidad para 150 kilogramos de plástico.
 
Está previsto realizar algunas actividades como parte del proyecto. Entre estas, se harán varias visitas  guiadas  para estudiantes y profesores de otros establecimientos educativos. Asimismo, efectuarán   demostraciones  del  reciclaje que realiza la máquina y se  efectuarán  talleres de   capacitación para otras instituciones.
 
El colegio Fernando Ortiz  será  el  centro de acopio de botellas plásticas del colegio Liceo Internacional y también del Parque Metropolitano. 

La Secretaría de  Ambiente organizó un proyecto al que denominó Quito Verde, buenas prácticas ambientales. Con este se pretende crear una cultura de conciencia en los ciudadanos para realizar una recolección selectiva y además no utilizar innecesariamente artículos que contaminen la ciudad.

Para Michelle Arcos,  coordinadora del proyecto,  se trata de clasificar los desechos plásticos, papeles y vidrios para que puedan reusarse.  La funcionaria dijo que el propósito es formar una cultura en la ciudadanía que permita evitar más contaminación en el ambiente de la ciudad.

Alrededor de 240 tachos serán ubicados en puntos de mayor flujo de personas, como sitios de esparcimiento y de  recreación. Así, el pasado domingo 21, el alcalde Augusto Barrera inauguró la instalación de uno de esos ‘puntos limpios’ en el parque La Carolina, en el norte.

En la entrada del Jardín Botánico se colocaron tres tachos para que las personas lleven  sus desechos y  puedan ser reutilizados.
Arcos explicó que los desechos de la  recolección selectiva no se llevan  al mismo relleno sanitario de El Inga. El papel, plástico y vidrio son recogidos por recicladores, que comercializan los desechos a empresas privadas.   
 
La Secretaría colocará seis puntos limpios en 14 zonas del Distrito Metropolitano. Los sectores que se definieron como prioritarios para el proyecto son El Condado, Carcelén Bajo, El Recreo, La Carolina, Granda Centeno, Centro Histórico, Cumbayá, Tumbaco, Quitumbe, Los Chillos y Carapungo.

Además,   confeccionaron 23  000 fundas de cambrela (material no tóxico) que fueron distribuidas gratuitamente en los centros comerciales desde el 13 de diciembre de 2009.
Una tercera propuesta es de la Secretaría de Desarrollo y Productividad. Su principal,  Eduardo Dousdebes, explicó que  la entidad  realiza un proyecto para dotar de papeleras a la urbe. El plan, que contará con inversión de empresas privadas, prevé ubicar los tachos en puntos estratégicos.  Serán 3 600 tachos que se distribuirán en grupos de tres, a partir de inicios de abril.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)