10 de septiembre de 2014 00:05

Cuatro proyectos cuencanos tienen demoras

Los obreros construyen el sistema de drenaje previo a la colocación de rieles del tranvía en la av. De las Américas. Foto: Xavier Caivinagua / EL COMERCIO

Los obreros construyen el sistema de drenaje previo a la colocación de rieles del tranvía en la av. De las Américas. Foto: Xavier Caivinagua / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Lineida Castillo. 
Redactora lcastillo@elcomercio.com (I)

Cuatro proyectos importantes para el desarrollo de Cuenca tienen retrasos. El cambio de administración municipal influyó en las demoras que registran las construcciones de la planta de biogás, del tranvía, de la planta para tratar las aguas residuales y la reconstrucción de la plaza de San Francisco.

En marzo pasado, dos meses antes de finalizar la administración del alcalde Paúl Granda, por un lado se bajó la intensidad de trabajo de los dos primeros proyectos. Los otros dos quedaron listos para que su sucesor, Marcelo Cabrera, los adjudicara.

Han pasado más de tres meses y no se concreta. Con el ingreso de Cabrera todos los proyectos fueron revisados desde los procesos cumplidos hasta la reorganizaron de cronogramas de ejecución. Lo último ha tomado, en el mejor de los casos tres semanas, como la planta de biogás.

Con este proyecto, la Empresa Municipal de Aseo de Cuenca busca aprovechar el gas metano que genera la basura del relleno sanitario de Pichacay, a 21 kilómetros de Cuenca.
Su objetivo es generar electricidad. Para ello, se creó la empresa de economía mixta Emacep-BGP Engineers.

La primera fase debía captar 500 metros cúbicos de biogás por hora, que generará un megavatio/hora y debía operar el año anterior. En la actualidad, se concluyó la perforación de 15 pozos de la zona norte 1, colocación de ductos y se fabrican los generadores en España.

Pero sigue pendiente la contratación de las obras de infraestructura de la planta. Según la gerenta de la empresa de Aseo, Andrea Arteaga, el proyecto tiene dos años de retraso y ahora se reorganizan los cronogramas de obras. Se prevé que la primera fase funcione a finales de abril próximo.

Según Cabrera, por esta demora Cuenca dejó de percibir USD 100 000 al año, por la venta de la energía eléctrica.

La nueva planta para aguas residuales aportará beneficios ambientales. En el 2004, los ejecutivos de la Empresa Municipal de Telecomunicaciones, Agua Potable y Alcantarillado (Etapa) determinaron que la actual planta de Ucubamba llegaría a su capacidad límite en el 2016 por el crecimiento urbanístico.

Según el exgerente de Agua Potable de Etapa, Carlos Julio Jaramillo, en caso de no adoptarse las medidas necesarias, el excedente (unos 200 litros por segundo de aguas servidas) se descargarían directamente al río Cuenca.

Para evitar este delito ambiental, Etapa diseñó la construcción de una nueva planta en el sector de Guangarcucho. Se realizaron los estudios técnicos, financieros y de factibilidad y se adquirieron los terrenos.

El Banco del Estado aprobó un crédito de USD 9 millones. El 40% no reembolsable para esta obra. El año anterior se llamó a licitación y calificó un solo oferente. La inversión es de USD 22 millones. Pese a los riesgos ambientales, el proyecto no se adjudica. Para el edil de Alianza País, Xavier Barrera, todos los proyectos quedaron financiados, pero en la campaña la oposición desacreditó varios proyectos. “Cuando asumieron la administración sufrieron un efecto rebote porque no supieron cómo desvirtuarlos”.

La reconstrucción integral de la plaza de San Francisco, en el Centro Histórico de Cuenca, lleva tres años de estudios. Según el exalcalde Granda, en mayo pasado todo quedó listo para que fuera adjudicado. Pero en julio pasado entró a una nueva evaluación por parte de la Unesco.

Los únicos que están pendientes del proyecto son los comerciantes de la zona, dice John González, presidente del Comité Central de la plaza de San Francisco.

No ocurre lo mismo con el tranvía, que genera polémica por el trazado de su ruta. Esta obra registra más de cinco meses de retrasos. En la actualidad se busca recuperar el tiempo perdido con la presencia de más personal.

Este nuevo sistema de movilidad costará USD 231 millones financiados por el Gobierno Nacional y un crédito de Francia. Debe estar listo en el 2015.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)