31 de mayo de 2017 22:25

El proyecto que propone el ingreso de semillas transgénicas para investigación se debate mañana en la Asamblea

Asambleista Encarnación Pachacuti e integrantes del Colectivo Ecuador Libre de Transgénicos. Foto: Patricia González / EL COMERCIO

Asambleista Encarnación Pachacuti e integrantes del Colectivo Ecuador Libre de Transgénicos. Foto: Patricia González / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Patricia Carolina González

El veto presidencial a la Ley de Agrobiodiversidad, Semillas y Fomento de la Agricultura Sustentable, aprobado el martes de la semana pasada por la Comisión de Soberanía Alimentaria de la Asamblea Nacional, será debatido mañana jueves, 1 de junio del 2017, en el Parlamento.

El veto propone una modificación al artículo 56 de la normativa, que prohíbe el ingreso al país de semillas y cultivos transgénicos, para que se permita su entrada al territorio nacional únicamente para fines investigativos.

El Colectivo Ecuador Libre de Transgénicos se pronunció hoy 31 de mayo del 2017 en contra del veto, alegando que significa una violación a la Constitución, que en su artículo 401 declara al país libre de cultivos y semillas transgénicas.

“El veto parcial es inconstitucional. El ex presidente Rafael Correa se acogió a una excepción de la Carta Magna”, subrayó Severino Sharupi, dirigente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador.

Esta excepción está en al artículo 401 de la Constitución y precisa que solo en caso de interés nacional, debidamente fundamentado por la Presidencia de la República y aprobado por la Asamblea, se podrán introducir al país semillas y cultivos genéticamente modificados.

Marcia Arregui, asambleísta de Alianza País e integrante de la Comisión de Soberanía Alimentaria, aseguró que con el ingreso de los transgénicos no se violentaría la Carta Magna. “Por el momento es solo para investigación, no vamos a cambiar la Constitución”.
No obstante la asambleísta, quien sí está de acuerdo con el uso de transgénicos para la producción agrícola, indicó que de aprobarse el veto a la Ley en el pleno de la Asamblea, más adelante podría pedirse una modificación a la Carta Magna, a través de la Corte Constitucional.

“Si continuamos cultivando solo semillas ancestrales no podremos competir con grandes trasnacionales”, agregó Arregui.

Elizabeth Bravo, representante de la ONG Acción Ecológica, señaló que la investigación a la que alude el veto, a su juicio, consistirá en sembrar semillas para evaluar si se adaptan a la realidad nacional, como "un preámbulo para el cultivo comercial”, advirtió.

Daniel Serrano, representante de la Coordinadora Nacional Campesina, recordó que en la propuesta de Ley de Agrobiodiversidad, Semillas y Fomento de la Agricultura Sustentable, se incluyeron siete puntos irrenunciables, entre ellos fomentar el uso de semillas nativas y cumplir con el mandato constitucional de no permitir el ingreso de semillas y cultivos transgénicos al país.

“Los transgénicos están diseñados para la producción masiva. La agricultura a gran escala genera pérdidas de fuentes de empleo en el sector campesino”, agregó José Rivadeneira, representante de la Coordinadora Ecuatoriana de Agroecológica.

Para Roberta Zambrano, diputada del Partido Social Cristiano y miembro de la Comisión de Soberanía Alimentaria, el veto fue aprobado por la Comisión de forma apresurada. “No hubo tiempo de que los nuevos asambleístas nos pusiéramos al día. No hubo socialización”.

Mauricio Proaño, exvicepresidente de la Comisión de Soberanía Alimentaria y actual miembro de la Comisión de Desarrollo Económico, Productivo y Microempresa, quien elaboró y propuso la Ley, subrayó que está en desacuerdo con el cambio del artículo 56 de la normativa.

“La propuesta habla de que puedan ingresar semillas para investigaciones. Pero estas semillas pertenecen a trasnacionales, por tanto están patentadas y no se permiten investigaciones sobre ellas”, aclaró Proaño, quien consideró que es posible que exista una equivocación en el veto entre “investigación” y “validación”.

Mañana los miembros del colectivo irán al organismo legislativo con cartas públicas y recolección de firmas ciudadanas en contra del veto parcial a la Ley.

De aprobarse el veto, las próximas acciones del grupo serán plantear la inconstitucionalidad de la inclusión de esta propuesta en la Ley de Agrobiodiversidad, Semillas y Fomento de la Agricultura Sustentable y proponer una reforma a la normativa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)