29 de junio de 2017 00:00

12 provincias ofertan turismo de aventura

El rapel es uno de los atractivos en Puyo, Pastaza. Foto: Francisco Espinoza/PARA EL COMERCIO y Archivo

El rapel es uno de los atractivos en Puyo, Pastaza. Foto: Francisco Espinoza/PARA EL COMERCIO y Archivo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 9
Varias redacciones (I)

En 12 provincias del Ecuador hay sitios ideales para la práctica de actividades de aventura en tierra, aire y agua, como una opción para la temporada de vacaciones de la Sierra.

En las tres regiones existen lugares conocidos para la práctica de parapente, canopy, rapel, escalada, entre otros.
Uno de ellos está en la península de Santa Elena. 15 minutos en el aire, para contemplar el Pacífico es la oferta de los operadores de parapente, que despegan desde las comunas San Pedro y Libertador Bolívar.

“El servicio está avalado”, dice Jorge Mora. Él coordina los vuelos que salen desde Playa Bruja, en Libertador Bolívar, y que son parte de un registro del Ministerio de Turismo. Explica que antes de la partida los usuarios deben llenar un formulario, luego reciben una charla de instrucción y quedan listos para equiparse.

En esta práctica, los arneses son los más importantes. Mora explica que cada año y medio se renueva todo el equipamiento. Y en el caso de los parapentes que funcionan a motor se realiza un mantenimiento profundo cuando cumplen 100 horas de vuelo. El costo de esta aventura es de USD 34.

San Pedro es uno de los primeros sitios donde despegó esta práctica. Durante los feriados, Lorenzo Rosales calcula que han organizado más de 100 vuelos, por USD 30.

En la Sierra, los destinos más visitados para estas actividades están en Baños de Agua Santa (Tungurahua), Mindo (Pichincha), los alrededores del Parque Nacional Cotopaxi y de la Reserva del Chimborazo. En Imbabura, Pimampiro es parte de la oferta como nueva opción para este tipo de turismo. Ahí está ubicada la denominada Ruta del Vértigo.

Este recorrido implica tres propuestas. La primera es rapel, descendiendo con cabos por una roca de 50 metros de altura, en un encañonado junto al río Mataquí. La segunda es el canopy, un descenso de cerca de 1 kilómetro a una altura de 300 metros. La tercera opción es el columpio gigante, de 20 metros de altura, que se balancea junto a un precipicio de 300 metros, desde donde se aprecia al río Pisque. La prueba de rapel cuesta USD 18, la de canopy 12 y columpio 6.

En esta misma provincia está Yahuarcocha, considerado un sitio ideal para quienes gustan hacer vuelos en parapente. Las montañas aledañas a la laguna, ubicadas a 600 y 800 metros de altura, son los puntos de despegue de los aventureros.

En la Amazonía, los cuatro cantones de Pastaza ofertan todo tipo de deportes extremos. Patricio Garcés, propietario de Native Jungle (en Puyo), indica que para la práctica del canyoning, rafting y kayak se aprovechan los afluentes de la provincia como el Pastaza, Arajuno y Paitua. Además, hay recorridos de tres días con los indígenas de las comunas kichwas de Pastaza.

Otros atractivos son las 10 cavernas del río Anzu en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Llanganates del cantón Mera, que puede ser visitado con la ayuda de guías locales. “El visitante debe traer botas y linternas para la exploración de estos espacios”, asegura Franklin Lugo, guía naturalista.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)