2 de febrero de 2015 15:42

Negocios y prostitución, una relación tabú pero 'frecuente'

Un bosquejo muestra en la corte al abogado francés y al  acusado Emmanuel Riglaire ( Izq ). Foto: Benoit Peyrucq/ AFP.

Un bosquejo muestra en la corte al abogado francés y al acusado Emmanuel Riglaire (Izq). Foto: Benoit Peyrucq/ AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Agencia AFP
Cécile Azzaro.
París

“Me consideraban una VIP y me ofrecían como regalo a los empresarios o a los políticos”: Carole, una exprostituta, confirma una práctica frecuente en el mundo empresarial, antes de que se abra en Francia el juicio por proxenetismo contra Dominique Strauss-Kahn.

El exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI) compareció hoy, 2 de febrero del 2015, junto a otras 13 personas ante un tribunal de Lille (norte), por un asunto de proxenetismo en el que están implicados varios empresarios.

Carole, que conversa con la AFP bajo un nombre falso, afirma que es habitual en este entorno ofrecer una prostituta como agradecimiento o para poner en buena disposición a los clientes, con el fin de favorecer los contratos.

Esta mujer de 41 años dejó la prostitución en 2013 después de tres años en 'bares de champán' y casas de citas en Bélgica. En tanto que exempresaria, explica, “me reservaban para una clientela de alto nivel”, esto es, hombres de negocios o políticos locales del norte de Francia.

Carole cobraba de los encargados de estos locales. “Las empresas, a veces grandes estructuras internacionales, venían a verles para pedirles que se ofreciera a una chica como regalo” a alguien determinado. Recuerda el caso de una empresa del sector del automóvil que quería “firmar un contrato para la venta de tres camiones” con el responsable de una sociedad local. “Debía hacer todo lo necesario para que firmara”.

“Es una práctica tabú, pero que existe, para mantener un buen ambiente”, confirma Yves Charpenel, presidente de la Fundación Scelles, que lucha contra la prostitución. Cita el ejemplo del diseñador italiano Francesco Smalto, condenado en 1995 por proxenetismo por haber entregado con 'call-girls' ropa al presidente gabonés Omar Bongo.

“Habitación con almohada” o “habitación equipada” son expresiones para designar estas “escorts”, prostitutas de las esferas pudientes.

'Un asunto de hombres'

¿Quiénes son ellas? La mayoría de estas mujeres no trabaja en la calle, sino en “redes de casas de citas o en 'escorting' en internet y aunque el precio es elevado, 75% de éste se lo queda el proxeneta”, señala Charpenel.

Eric Dupond-Moretti, abogado de uno de los acusados en el juicio de Lille, David Roquet, expresidente de una filial del grupo de construcción Eiffage, confirma que en 80%, quizás 70% de los casos, se recurre a call-girls cuando hay que cerrar un acuerdo.

“Está ampliamente admitido en el mundo empresarial concluir un contrato por una oferta de prostitución”, destaca Gregoire Thery, del Movimiento del Nido, de ayuda a las prostitutas.

Esto representa además otro obstáculo para la igualdad entre hombres y mujeres en las empresas. “Cuando se concluye un contrato en un burdel o en una habitación de hotel”, es “un asunto de hombres”, agrega Thery.

Es sobre todo frecuente allí donde hay corrupción y sobornos, precisa Jean-Sebastien Mallet, experto europeo en prostitución, citando los sectores de la construcción, la importación-exportación, el sector petrolero... Y en el extranjero, “en algunos países árabes, un empresario que no tenga 'almohada' en su habitación rechazará firmar un contrato”.

Pero el sexo también se utiliza para presionar. Así, un dirigente de una multinacional francesa halló una vez a una chica en su habitación de hotel en Rumanía, según Mallet. “La hizo salir. '¿Cómo puede uno negociar después? Si aceptas, te tienen atrapado', me dijo”.

Carole confirma que en ocasiones a los empresarios se les tienden “trampas”. “Nos enviaban a un bar, a un restaurante, donde el blanco estaba solo o con colegas. Teníamos que seducirlo, para que cometiera un error” y así poder chantajearlo.

“A las empresas que recurren a las 'escorts' se las juzga muy poco”, deplora Charpenel, puesto que son casos difíciles de identificar, a no ser que, cosa rara, “una chica lo denuncie o acepte testimoniar”.

Para el juicio del lunes, en que el movimiento del Nido acompaña a algunas de estas mujeres, Thery denuncia una “verdadera presión para que no presten testimonio”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)