5 de octubre del 2016 00:00

La prolongación de la Simón Bolívar está en un 55%

El puente de Los Pájaros, en San Antonio de Pichincha, tiene una extensión de 195 metros y se sostiene sobre dos bases de 35 metros de alto. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

El puente de Los Pájaros, en San Antonio de Pichincha, tiene una extensión de 195 metros y se sostiene sobre dos bases de 35 metros de alto. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 24
Evelyn Jácome
Redactora
njacome@elcomercio.com

La vía está trazada. Aunque todavía es de tierra y el público aún no puede utilizarla, ya existe un camino que une a Calderón con la Mitad del Mundo. La extensión de la avenida Simón Bolívar tiene un 55 % de avance. Según el alcalde Mauricio Rodas, cuando la obra se entregue beneficiará a 300 000 personas.

Ayer se lanzaron las vigas del puente de Los Pájaros, que forma parte de la extensión y que cruzará la quebrada del río Monjas, para anclarse a la Mitad del Mundo. El paso elevado, que empezó a ser construido en septiembre del 2015, costó USD 16 269 501 y funcionará en diciembre.

La estructura tiene 195 metros longitud, empalma con la Córdova Galarza en el sector de Maresa. Tendrá cuatro carriles (dos por sentido) y un carril exclusivo para bicicletas. Esa es precisamente una de las características de la extensión de la Simón Bolívar. Habrá una ciclovía en toda la arteria.

Al momento, el único acceso para quienes llegan a la capital desde Nanegalito, Nono, Mindo y el noroccidente del país es la avenida Manuel Córdova Galarza, que se construyó en 1976 y que, debido al crecimiento urbanístico de la ciudad, hoy es insuficiente.

Pomasqui, Pusuquí y San Antonio han acogido a decenas de nuevos conjuntos. Junto con Calderón y Quitumbe, son las parroquias de mayor crecimiento. Más casas se traduce en mayor número de autos y, por lo tanto, más tráfico.

Salir de San Antonio en hora pico y llegar hasta el redondel de El Condado puede tomar más de 45 minutos. Llegar hasta Carapungo, más de una hora. Según la Secretaría de Movilidad, por ella circulan unos 50 000 vehículos cada día. De allí la importancia de la obra. Con la vía habilitada, ir desde San Antonio hasta Calderón tomará 20 minutos.

La obra completa se realizará en dos fases y tiene una extensión de 14,82 km y costará USD 160 millones. De ellos, USD 80 millones provienen de un crédito chino y el otro 50% del Municipio de Quito.

La obra contempla cinco redondeles en San José de Morán, Tajamar, La Marquesa, Urbanización LDU y San Antonio de Pichincha.

Según Alejandro Larrea, gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas, toda la primera fase se habilitará entre abril y mayo del año entrante, y la obra estará completa en el segundo semestre del 2017.

La vía atravesará 10 barrios, entre ellos San Francisco del Norte, Caminos de los Eucaliptos, La Marquesa y Veintimilla, Santa Clara...

Desde Pomasqui se pueden ver los trabajos de protección de taludes que se realizaron para evitar deslizamientos. Este sector del norte se caracterizaba hasta hace dos años por la presencia de canteras ilegales. Los mineros ‘comieron’ parte de las montañas y debilitaron la tierra, por lo que fue necesario usar una técnica de hormigón lanzado para poder habilitar ciertos tramos.

Para construir la extensión fue necesario expropiar 360 predios. Para llevar a cabo el tramo 1, el 90% de los predios ya ha sido expropiado y en el tramo 2, el 60%. Larrea explicó que son lugares puntuales que han tenido inconvenientes especialmente cuando los vecinos entregan las escrituras y no coinciden con la superficie.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (1)