20 de julio de 2015 12:44

Productos ancestrales se comercializan en ferias agroecológicas

Productos de consumo ancestral como la mashua, oca, aceites para meditar y más, se ofertan en la Feria agroecológica del parque La Carolina. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO

Productos de consumo ancestral como la mashua, oca, aceites para meditar y más, se ofertan en la Feria agroecológica del parque La Carolina. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 11
Redacción Quito (F)
Contenido Intercultural

La Feria Agroecológica La Carolina se realizó este domingo 19 de julio del 2015, en el Jardín Botánico de Quito. Este espacio reúne a casi 45 productores de la ciudad y localidades cercanas para comercializar productos locales, propios de la herencia cultural agrícola.

“Nosotros buscamos rescatar productos ancestrales de nuestra tierra”, explica Lucy Tocagon, productora de la comunidad de Caluqui en Imbabura.

En la carpa de la familia Tocagon se mostraron productos como la mashua, oca y jícama. Estos tubérculos eran usados por las familias indígenas como parte de su dieta diaria, pero con el paso del tiempo han sido olvidados. Uno de los objetivos de la feria fue llevar este tipo de alimentos a las mesas de nuevos consumidores.

“La gente cada vez se interesa más por estos productos. No solo se convierte en la relación de compra y venta sino les enseñamos como y para qué sirven y la mejor forma de prepararlos”, explica Tocagon.

La iniciativa empezó hace seis años con el Colectivo Agroecológico, un grupo de productores y consumidores que buscaba opciones alimenticias más sanas, sin químicos o conservantes. “Es un esfuerzo por recuperar la gran agrodiversidad de la tierra y el saber ancestral de nuestros pueblos”, comentó Grace Almeida, productora macrobiótica quien comercializa sus productos en este tipo de ferias.

En la actualidad, la feria se realiza el primero y el tercer domingo de todos los meses, desde las 08:00 hasta las 14:00. Los clientes tienen una variedad de productos naturales y procesados. Se puede encontrar quesos, panes, embutidos y vegetales, como aceites para meditar o sesiones de masajes terapéuticos.
“La idea es brindar productos de buena calidad y con el precio justo para nosotros, los productores, y los consumidores”, agrega Tocagon.

Los productores ganan entre USD 250 y 300 durante el día de feria. Pero algo que diferencia es que no hay rivalidad entre ellos. La familia de Lucy Tocagon también hace pasteles de quinua, mashua y oca pero no los trae a la feria ya que otros “compañeros venden pasteles y no queremos competir”, agrega Tocagon.

La propuesta se realiza a través de Campaña Nacional por la soberanía alimentaria llamada ‘Come sano seguro y soberano’ y cuenta con el apoyo tanto del Programa de Pequeñas Donaciones del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, y el Movimiento de Economía Social y Solidaria.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)