3 de septiembre de 2014 00:05

Dos procesados por crimen de fisioterapista quiteño van a los tribunales

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 11
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 9
Contento 0

La Fiscalía fijó para este viernes 5 de septiembre la audiencia de juzgamiento por la muerte del fisioterapista Fabián Escudero, quien fue asesinado en enero de este año luego de que acudiera a vender su auto en la feria del sur de Quito. La enfermedad de su hermana y su madre eran los motivos para hacer de la venta de autos usados otra actividad.

Durante las investigaciones, la Fiscalía presentó pruebas como un video del momento en que dos procesados retiraban dinero de la cuenta bancaria de la víctima.

También se incluyó un contrato de compra y venta en blanco en el que se quedaron impregnadas huellas dactilares de los inculpados.

Con base en esas pruebas físicas y testimonios, el juez Segundo del Tribunal de Garantías Penales, Raúl Salgado, llamó a juicio a J.P. y R.B., como presuntos autores del asesinato de Escudero. Lo hizo en la audiencia preparatoria de juicio y formulación de dictamen.

El fiscal que lleva la causa, Marco Esquetini, acusó a los procesados J.P. y R.B., en calidad de autores del asesinato de Escudero, ocurrido el 12 de enero del 2014.

Ese día, este fisioterapista que laboraba en un hospital público de Quito, acudió a vender un vehículo en la feria de autos en Guamaní. Allí permaneció hasta las 16:30, donde se habría contactado con los ahora procesados, quienes supuestamente se interesaron en comprar el auto.

Pero la víctima no apareció sino hasta que el 17 de enero sus familiares lo encontraron muerto, en un sector del este de Quito.

Según las investigaciones de la Fiscalía, los procesados lo habían agredido hasta causarle la muerte, con el objetivo de robarle el automotor. Para eso, según la autopsia, le causaron heridas con armas cortopunzantes y golpes en el cráneo.

En el cuarto del joven, en la casa de su padre, todo está intacto. Nadie se atreve a colocar sus objetos en cajas. "Tras morir, todos son buenos, pero mi hermano amaba a su familia y era trabajador", recordaba con tristeza la hermana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)