7 de junio de 2015 15:09

Prisión preventiva para procesados que supuestamente 'facilitaban' el ingreso de aspirantes a la Policía

En los lugares allanados, la Policía encontró cédulas y fotografías que presumiblemente servían para adulterar documentos. Foto: Cuenta Twitter del Ministerio del Interior

En los lugares allanados, la Policía encontró cédulas y fotografías que presumiblemente servían para adulterar documentos. Foto: Cuenta Twitter del Ministerio del Interior

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 12
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 44
Diego Bravo

El juez de garantías penales, Juan Andrés Salazar, dictó prisión preventiva en contra de seis personas por presunta asociación ilícita. Estas fueron apresadas en el operativo ‘Aspirante’, que desarticuló a una banda que supuestamente se dedicaba a facilitar el ingreso de jóvenes a la Policía Nacional a cambio de “altas sumas” de dinero.

El Ministerio del Interior informó que hubo 14 detenidos en este caso (entre ellos dos policías en servicio activo) en este caso y la Fiscalía dijo que son nueve. La audiencia contra los sospechosos se desarrolló la madrugada del ayer, sábado 6 de junio del 2015, y el juez ordenó medidas sustitutivas para tres procesados, quienes no pueden salir del país y deben presentarse cada semana en la Fiscalía como parte de la investigación.

Ramiro Sánchez, fiscal del caso, informó que solicitó la libertad de dos personas, quienes también fueron aprehendidas, debido a que no se encontraron suficientes elementos de convicción en su contra”, informó la Fiscalía General.

Diego Fuentes, viceministro del Interior, informó que la organización cobraba entre USD 5000 y 11000 a los chicos interesados en ingresar a la Policía. Los agentes determinaron que la organización delictiva “ideó mecanismos para asegurar a los interesados su cupo en la entidad uniformada a cambio de USD 5000 para el ingreso a tropa y USD 8000 para oficiales”.

Los investigadores también descubrieron que se falsificaban cédulas de identidad (de las antiguas) a un costo de USD 300 en un local de fotografías en el sur de Quito. En estos documentos ponían los datos del aspirante interesado en ingresar a la Policía, pero con la cara de otro joven. La idea era que otra persona rindiera las pruebas físicas y académicas a nombre del postulante y así este obtuviera buenas calificaciones y pudiera ingresar a la institución uniformada.

“Suplantaban identidades en las pruebas de admisión de los ingresos y supuestamente ofrecían entregar las pruebas académicas y psicológicas”, manifestó Fuentes.

En el operativo se hizo allanamientos en los sectores de Quitumbe, Turubamba, La Ecuatoriana, Centro Histórico y Chimbacalle, en Quito y, en Guaranda (Bolívar). La investigación duró tres meses. “Hemos descartado que otra persona rindiera las pruebas de control de confianza (polígrafo) porque esas evaluaciones son grabadas”.

Inteligencia identificó que Patricia A. lideraba la organización. “Estafaban al no cumplir con el ingreso del ciudadano. En el 2014, su cuenta bancaria registró USD 150 000. En lo que va de este año tiene USD 50 000”. El funcionario aclaró que los sospechosos comenzaron a operar a partir de este año luego de que se abrieran dos convocatorias para ingresar a la Policía Nacional.

¿Cómo funcionaba la organización? En la Policía se explicó que Patricia A. captaba a los interesados en el sitio en donde los jóvenes se hacían fotos para adjuntarlas en sus carpetas. “Allí, ella les indicaba que tenía varios contactos en la Policía Nacional y que le facilitaban las pruebas académicas y psicológicas”, expresó el viceministro.

En cuanto a los dos policías que fueron detenidos, Inteligencia determinó que ellos ofrecían las pruebas a la gente de la organización delictiva, pero ellos no tenían acceso a estas. “Uno pertenecía a la Policía Judicial de Bolívar y el otro al Sistema de Salud en Quito. No trabajaban en la Dirección de Educación de la Policía Nacional”, dijo Fuentes. Ellos alertaban a los miembros de la organización sobre cuándo comenzaban los procesos (de reclutamiento) y las fechas de los exámenes para que comiencen a captar jóvenes interesados, según las investigaciones.

En el operativo, los agentes dijeron que encontraron evidencias: 69 cédulas falsificadas de aspirantes a policías, USD 6 500, cámaras fotográficas, cuatro vehículos, copias de licencias de conducir, teléfonos celulares, actas de compromiso, letras de cambio, exámenes de admisión, entre otros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)