16 de enero de 2017 08:19

La Primera Familia Trump aterriza en la Casa Blanca

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, junto a dos de sus hijos, Ivanka y Donald Trump Jr. Foto: AFP

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, junto a dos de sus hijos, Ivanka y Donald Trump Jr. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 4
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 2
Agencia AFP

La familia de Donald Trump siempre estuvo íntimamente ligada a sus negocios, y ahora lo estará a su gobierno. Esquivando críticas por nepotismo y conflictos de interés, Trump quiere a su hija Ivanka y a su yerno en la Casa Blanca.

El magnate neoyorquino, que será el presidente más rico de la historia de Estados Unidos, designó al marido de su glamorosa hija Ivanka, el también multimillonario de los negocios inmobiliarios Jared Kushner, como alto asesor de su gobierno. Para muchos expertos esa nominación viola la ley federal de nepotismo.

La pareja anunció que se mudará con sus tres hijos pequeños a Washington, donde Ivanka parece prepararse asimismo para ejercer un rol importante en el equipo de la presidencia.

Pese a su inexperiencia en la vida política y su juventud, Kushner e Ivanka, de 36 y 35 años, ya pueden ser considerados como dos de los jóvenes más poderosos en la vida política de Estados Unidos.

Los otros dos hijos de Trump, Donald Jr. y Eric, que como Kushner e Ivanka lo asesoraron durante la campaña e integran su equipo de transición, no tendrán cargos formales en su administración, pero controlarán su vasto imperio inmobiliario.

“Lo dirigirán de manera muy profesional”, dijo Trump a periodistas. “No discutirán el asunto conmigo”, añadió en un esfuerzo por acallar las críticas sobre potenciales conflictos de interés.

Un asunto de confianza

Para Michael D'Antonio, autor de una biografía sobre Trump, la dependencia de su familia tiene sus raíces en la infancia del magnate, cuando sus padres lo enviaron como pupilo a una academia militar para encarrilarlo. “Esto creó una profunda inseguridad en él, afectando su confianza en los demás”, estimó.

“Y para una persona extremadamente rica, siempre es difícil encontrar a alguien en quien confiar (...) Confía en sus hijos más que en los demás y casi excluyendo a todos los demás”, dijo a la AFP el autor de “La verdad sobre Donald Trump” (2015), basado en varias entrevistas con el magnate.

“Aunque sus hijos varones no estarán involucrados en la política, estoy seguro de que él los llamará y les pedirá su opinión casi todos los días”, apuntó.

El director de la oficina de ética gubernamental de Estados Unidos insiste en que Trump debería vender sus activos. Su plan de delegar el control de sus negocios a sus hijos es “totalmente inadecuado” y le deja vulnerable a “sospechas de corrupción”, dijo Walter M. Shaub.

Por ejemplo, Trump tratará con jefes de Estado extranjeros en cuyos países tiene negocios la Trump Organization. Y supervisará la regulación de los bancos, que le prestan dinero a su compañía.

¿Oficina de la Primera Familia?

La Oficina de la Primera Dama en el ala este de la Casa Blanca se convertirá a partir de la investidura de Trump el 20 de enero en la Oficina de la Primera Familia, informó Fox News.

Si se confirma, la noticia sugiere que la exmodelo y empresaria Ivanka ocupará un espacio tradicionalmente dedicado a la primera dama.

“Los Trump se consideran de alguna manera como la realeza” de Estados Unidos, dijo D'Antonio al comentar este reporte de prensa. “Realmente creen que son superiores a casi todo el mundo, al punto de que se creen genéticamente superiores”, destacó.

No hay anuncio oficial aún del rol que tendrá Ivanka, pero ésta ya confirmó que dejará su alto cargo en la Trump Organization y delegó el control de su propia marca de ropa y joyas. Al igual que su padre, se niega a vender sus activos.

Ivanka sorprendió cuando participó en la reunión con el primer ministro de Japón Shinzo Abe, el primer mandatario extranjero en visitar al mandatario electo. También conversó con el presidente argentino, Mauricio Macri, cuando éste llamó para felicitar a Trump.

Últimamente ha estado llamando a legisladores para impulsar un proyecto de ley que eliminaría los impuestos a los gastos en cuidado de los niños.

¿Y Melania? No está claro aún cuáles serán las prioridades de la tercera esposa de Trump en la Casa Blanca.

La exmodelo eslovena de 46 años mantiene un bajo perfil. Por ahora ha dicho que permanecerá en la Trump Tower de Manhattan, para que su hijo de 10 años -el menor de los Trump, Barron, y medio hermano de Ivanka, Don Jr, Eric y Tiffany- pueda finalizar el año escolar.

Será la segunda primera dama nacida en el extranjero, y no parece muy cómoda en la escena política, donde arrancó con el pie izquierdo: un discurso plagiado a Michelle Obama durante la convención republicana que nominó a su marido, quien es 24 años mayor que ella.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (4)