15 de July de 2009 00:00

Primera muerte por AH1N1, en Quito

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0




Reds.  Sociedad y Sierra Centro 

La gripe AH1N1 afecta a más personas.   Hasta ayer, el  Ministerio de Salud   confirmó 264 casos y cuatro muertes a escala nacional.
     
En la mañana de ayer,   la  directora técnica del hospital Carlos Andrade Marín   (IESS-Quito), Patricia  Villacís,    reconoció que la paciente de  48 años   que murió el  domingo en este centro    sí estuvo afectada  por el virus de la gripe.

Se trataba de una enfermera que laboraba  en el  Patronato Municipal. Al    presentar  infección  pulmonar fue llevada  a una clínica y luego al hospital del IESS.    
 
Este   caso se constituyó  en  la    primera  muerte   registrada    en Quito.
 
El hospital  pediátrico Baca Ortiz también tiene   el primer caso.  El director de este centro, Milton Jijón, dijo que  es   un niño de 23 meses que  fue internado   en   terapia intensiva, pero que  en el momento  se encuentra estable.

El número de pacientes con  síntomas gripales   aumentó    en el hospital Eugenio  Espejo, considerado de referencia para atender esta enfermedad. Su  director, Álex Camacho,  señaló  que  no  existen   nuevos ingresos y que  la paciente de 18 años, confirmada con AH1N1,       está  bien.
 
En  la Dirección  de Salud de Pichincha hay preocupación  porque  las clínicas particulares no  reportan los hechos.  Jorge Cueva, director  provincial,   aseguró que todos los médicos y los centros hospitalarios privados están obligados a reportar los casos sospechosos. “Pero hay un 25% de establecimientos que no cumple con esa disposición oficial”.

El funcionario indicó que en  estos  centros se instaló el ‘software’ para  reportar  casos de infecciones respiratorias agudas o graves.
Mientras esto sucedía en Quito, en el Fuerte Militar Amazonas, en  Pastaza,  el paso está restringido.
 
Cinco militares impiden el ingreso al cuartel donde el Ministerio de Salud registró seis casos de  AH1N1.  Alonso Núñez, director del Hospital Militar de la provincia, explicó que los militares contagiados se recuperan. “Ellos están fuera de peligro y no hay por qué  preocuparse. Se estableció un cerco epidemiológico”.

En el momento, 500 militares están  en sus habitaciones como parte de un plan de prevención dispuesto por el Ministerio.

Según Núñez, el primer caso de gripe AH1N1 registrado en el cuartel  ocurrió el 5 de julio. “Un conscripto presentó los síntomas de la enfermedad. Se presume que un familiar lo contagió.  En el cuartel está prohibido  el ingreso de familiares, vendedores y proveedores a la pista de aterrizaje y a las oficinas administrativas”.

Carlos Vimos, jefe de Epidemiología de la Dirección de Salud de Pastaza, agregó que hasta ayer se contabilizaron ocho personas  contagiadas con el virus en la provincia. Seis son militares y el resto, civil. Además,  hay 16 sospechosos que son evaluados por los médicos. Dijo que en el Hospital de Puyo se ubicó una unidad móvil para atender posibles   gripes.

Este Diario conoció que en el Fuerte Militar Amazonas hay malestar por las declaraciones de las autoridades.  “Es mentira que un familiar contagió a los conscriptos. Nosotros no salimos ni tenemos contacto con otras personas. Más bien  un oficial    contagió al resto”, indicó una persona desde el interior del cuartel. Y añadió que, la semana pasada, se distribuyeron pastillas para la gripe.

 “Decían que  se trata de un trancazo  y que no nos preocupemos. Los oficiales no atendieron rápido a los enfermos. En las filas había compañeros que escupían flema y no hicieron nada”, contaron.

Al respecto, Núñez señaló que un conscripto no puede determinar quién contagió a los seis militares. “Esta persona no es un experto para señalar eso. Hemos informado la verdad y tomado las precauciones necesarias. Estos comentarios no son válidos”.

En las afueras del cuartel un grupo de personas buscaba información de sus familiares. María Banguera  llegó a las 10:00 para averiguar sobre la salud de su esposo. “Ojalá  no tenga la gripe”.

Banguera esperó 10 minutos.  “Esté tranquila señora su esposo está bien. No se preocupe.  Todos están bajo control, nadie puede salir ni hablar con sus familiares o amigos”, le dijo un militar.
 
En el centro de Puyo las actividades comerciales se desarrollaron  con normalidad.  Por precaución,  en  las  tiendas  se comenzó  a   utilizar mascarillas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)