7 de enero de 2017 00:00

La prevención es la clave en la temporada de lluvias

Alfredo Lagla/El Comercio Un muro del Colegio Tarqui se desplomó. Los contratistas de la obra fueron multados.

Un muro del Colegio Tarqui se desplomó. Los contratistas de la obra fueron multados. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Patricia Carolina González

Durante el mes de enero, el promedio normal de precipitaciones en la zona norte de Quito es de 82 milímetros. En los primeros seis días del mes se acumularon 37,8 mm, lo que equivale al 46% de lo esperado, según los registros del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi). Es por eso que estos días lluviosos han generado emergencias en el Distrito.

En el sur se acumulaban hasta el viernes 6 de enero 40,2 mm de precipitaciones, lo que representa 30% de lo esperado para enero (133,8 mm). “Si la intensidad de las lluvias continúa, fácilmente se superará el promedio normal de precipitaciones de enero”, señaló Vladimir Arriaga, técnico del Inamhi.

Las fuertes y constantes lluvias de los últimos días han causado distintas emergencias en la ciudad. En la mañana de ayer, un muro colapsó en el Colegio Tarqui, ubicado en el sur de Quito. En la Ciudadela México, sector La Argelia, se registró el colapso estructural en una vivienda.

En los tres últimos días, el Municipio ha atendido 48 llamadas de emergencias. Desde hace dos meses se registran 78 emergencias, informó el secretario de Seguridad del Municipio, Juan Zapata.

El técnico del Inamhi prevé que continúen las lluvias en las próximos tres días, principalmente durante las horas de la tarde y la noche, pero posiblemente en menor intensidad que en días anteriores.

Es fundamental tomar las precauciones debidas ante posibles emergencias o accidentes viales. Al respecto, Zapata precisa que por lo general la ocurrencia de accidentes de tránsito aumenta de 15 a 20% en esta temporada.

Como medidas preventivas, el funcionario pide a los conductores mantener los vehículos en el mejor estado posible. “Lo fundamental es el tema de los neumáticos. La ley pide un mínimo de 1,6 milímetros de grosor (en los surcos), ya que eso es lo que genera agarre entre el neumático y la calzada. Los neumáticos lisos generan el efecto de libre planeamiento, no existe el agarre suficiente y es lo que provoca los volcamientos o los choques por alcance”, señala.

Agrega que también es importante que las luces estén en buenas condiciones, para que puedan mantenerse encendidas cuando hay excesiva lluvia o neblina, y así avisar a los otros conductores. Adicionalmente, indica que las plumas de los limpiaparabrisas deben estar en buen estado para que cumplan su función y exista buena visibilidad.

“Hay que respetar los límites de velocidad. En vías urbanas es de 50 km por hora. Donde más problemas tenemos es en las perimetrales, donde el límite es de 90 km por hora. Pero cuando hay lluvia y la calzada está mojada se debe reducir por lo menos un 30% la velocidad”, señala el Secretario de Seguridad.

Cristóbal Buendía, presidente del Observatorio de Movilidad, coincide en que se deben disminuir considerablemente las velocidades de desplazamiento, “puesto que las condiciones de frenado y reacción son más difíciles en tiempos de lluvia”. Recomienda, además, calcular mayores tiempos de traslado durante estos días y revisar que las condiciones mecánicas del auto sean las adecuadas, principalmente el tema de los frenos.

Prevención

En relación a emergencias como inundaciones, colapsos de estructuras, deslizamientos de tierra o taponamientos en sumideros y alcantarillas, también se deben tomar en cuenta algunas sugerencias.

El Secretario de Seguridad exhorta a la ciudadanía a no botar basura en las vías para evitar colapsar los sumideros y alcantarillas y realizar la limpieza respectiva en las cunetas que dan frente a las casas.

El Municipio ha detectado 100 barrios propensos a derrumbes e inundaciones. Las administraciones más susceptibles son Calderón, Eloy Alfaro y Los Chillos. Desde el jueves pasado, la Secretaría de Seguridad del Municipio mantiene activada las mesas 2 y 3, que tratan las inundaciones y los deslizamientos de tierra.

Como medidas de seguridad en construcciones, Zapata recomienda que lo principal es que un arquitecto esté a cargo, que se manejen los niveles constructivos que indica la norma y que se utilicen los materiales adecuados ante sismos. Ante una emergencia, lo fundamental que debe hacerse es llamar al 911 para que los equipos de respuesta se trasladen a realizar las inspecciones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)