5 de octubre de 2015 18:32

Cuatro presuntos delincuentes casi se llevan USD 500 de un chifa de la av. Napo

El parte policial también detalla que uno de los sospechosos tenía un revolver de 32 milímetros, cargado con dos balas, y llevaba USD 500 en efectivo. Foto: Twitter/ Policía Nacional.

El parte policial también detalla que uno de los sospechosos tenía un revolver de 32 milímetros, cargado con dos balas, y llevaba USD 500 en efectivo. Foto: Twitter/ Policía Nacional.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 20
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 2
Sara Ortiz

Les apuntaron y amenazaron con dispararles. De esta forma, los cuatro sospechosos lograron que el dueño y cuatro trabajadores de un chifa no se resistieran. Eran las 21:00, del domingo 4 de octubre del 2015 y los trabajadores cerraban la caja y aseaban el local cuando fueron sorprendidos por los desconocidos.

Así detalla el parte policial este hecho, que ocurrió en la av. Napo y calle Upano, en el sur de Quito.

El plan de la presunta banda delictiva consistía en someter a los meseros y llevarse la ganancia del día.

Sin embargo, los sospechosos no contaban con la llegada de esposa de propietario del local. Ella se percató de que algo malo pasaba cuando su esposo no le contestó el celular, tampoco respondía al teléfono fijo. Fue ahí cuando llamó a la Policía.

Los agentes de la Unidad de Policía Comunitaria de Chimbacalle acudieron al sitio para revisar qué ocurría. Dos miembros de la banda lograron escapar al notar la presencia policial. Otro fue capturado en la cocina, llevaba escondido en su cintura un revólver de fabricación artesanal.

Un cuarto integrante de la banda huyó por el tejado. Escaló más de cuatro casas y se escondió detrás de una piedra de lavar ropa, en una casa cercana. El parte policial también detalla que el hombre tenía un revolver de 32 milímetros, cargado con dos balas, y llevaba USD 500 en efectivo.

Los dos fueron identificados como Líder Ch., de 31 años, y Luis I., de 35. Fueron trasladados a la Unidad de Flagrancia, en el norte de la capital, y tras la audiencia respectiva les dieron prisión preventiva por la presunta tenencia de arma de fuego, un delito que se sanciona con tres y hasta cinco años de prisión.

La Fiscalía no pudo procesarlos por asalto a mano armada porque la dueña de local, luego de la acción policial, no quiso que el dinero quedara como evidencia. Ella alegó que esa suma sería para la compra de alimentos y el pago de sus empleados. Ellos fueron encontrados maniatados, escondido en los baños.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)