3 de agosto de 2016 06:30

El presidente Rafael Correa dice que Chevron boicoteó emisión de bonos

Rafael Correa lanzó esta acusación durante un encuentro con periodistas en Guayaquil (suroeste), donde se refirió al reciente pago de USD 112 millones efectuado por el Estado en favor de Chevron. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Rafael Correa dijo que Chevron boicoteó una emisión de bonos colocada por el Ministerio de Finanzas. El mandatario se refirio al tema durante un encuentro con periodistas en Guayaquil. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 83
Triste 4
Indiferente 8
Sorprendido 9
Contento 186
Agencia EFE

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo el 2 de agosto que la petrolera estadounidense Chevron boicoteó una emisión de bonos colocados la pasada semana por el Ministerio de Finanzas para financiar el presupuesto del Estado del 2016.

"Nos boicotearon la emisión de USD 1 000  millones que necesitábamos para financiar el presupuesto. Ahora lo podemos decir. Esa emisión salió la semana pasada. Debió de salir hace dos semanas. La boicotearon", dijo el gobernante.

Según el mandatario, Chevron maneja "todas las bancas de inversión. Chevron es un monstruo, es de las petroleras más grandes del planeta, tiene recursos ilimitados, centenas de abogados".

"Las bancas de inversión que trabajan con nosotros para reestructurar deuda, para colocar bonos, más lealtad tienen con Chevron que con nosotros o más miedo le tienen a Chevron que a nosotros", agregó, sin dar mayores detalles.

Correa lanzó esta acusación durante un encuentro con periodistas en Guayaquil (suroeste), donde se refirió al reciente pago de USD 112 millones efectuado por el Estado en favor de la multinacional petrolera por orden de la Corte Suprema de Estados Unidos.

Se trata de un proceso arbitral iniciado por la compañía por "denegación de justicia" en el país andino por unos juicios comerciales que no prosperaron durante el tiempo en que la petrolera operó en el país, entre 1964 y 1992.

La decisión del Supremo de EEUU se basó en el Tratado Bilateral de Inversiones (TBI) que entró en vigor en 1997, cinco años después de que la petrolera abandonara el país, por lo que Ecuador calificó de "desacertado" el fallo al considerar que no podía aplicarse ese instrumento de manera retroactiva.

El pago se efectuó luego de que no prosperara una propuesta de Ecuador para crear una cuenta de garantía para el depósito de esa cuantía, ya que en el país está en vigor una orden de embargo contra los activos de Chevron, que en otro juicio privado fue condenada a pagar 9 500 millones por graves daños ambientales en la Amazonía.

Según el presidente ecuatoriano, la propuesta del Estado para depositar los fondos en una cuenta de garantía, a la que la compañía no respondió, obedecía a que no se podía desatender la orden de embargo entregando los 112 millones a la petrolera, ni tampoco desatender la resolución del tribunal estadounidense.

La medida pretendía dejar los fondos en depósito en la cuenta de garantía hasta que se resuelva el litigio por los daños ambientales.

Pero Correa aseguró que la gigante petrolera pretendía "liquidar al Ecuador", por lo que el Gobierno pidió a los afectados amazónicos por los perjuicios ambientales que desistieran del embargo, a lo que éstos accedieron "en una acción muy patriota y le estaré eternamente agradecido; si no, estaríamos en gravísimos problemas", aseguró el mandatario.

Con el desistimiento del embargo "pudimos pagar a Chevron, pudimos colocar los bonos, pudimos obtener ese financiamiento que tanto necesitaba la República y eso fue gracias a los amazónicos que, pese a tener claros sus derechos, renunciaron temporalmente a ellos por beneficio de la patria", agregó.
"Así que mi reconocimiento público a los compañeros amazónicos", apostilló.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (40)
No (37)