22 de noviembre de 2016 14:48

Los presidenciables viven de su profesión, pensiones y ahorros

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 51
Triste 4
Indiferente 13
Sorprendido 25
Contento 11
Mónica Mendoza
Andrés Jaramillo

Cada uno de los binomios postulantes para las elecciones del 19 de febrero del 2017 contará con un monto de promoción electoral de USD 576 751 dólares, establecido por el Consejo Nacional Electoral (CNE). EL COMERCIO consultó con qué recursos viven los 8 candidatos a la Presidencia de Ecuador inscritos en el CNE.

En un buen mes, el candidato presidencial por Unión Ecuatoriana, Washington Pesántez, tiene ingresos de entre USD 20 000 y USD 30 000. Da clases de posgrados y tiene el estudio Pesántez & Asociados. “En un mes malo puede ser que no gane nada”, dice el exfiscal general, sobre cómo vive ahora que la actividad política copa buena parte de su tiempo laborable.

Los recorridos por el país, en cambio, se cubren con los aportes de los dirigentes del partido y su estructura, dice Pesántez, quien en el 2015 tributó USD 10 235 por Impuesto a la Renta y USD 760,7 por Impuesto a la Salida de Divisas.

El candidato de Fuerza Ecuador Abdalá ‘Dalo’ Bucaram, en cambio, menciona que es parte de la compañía Damaga, que constituyó con su esposa, la presentadora de TV Gabriela Pazmiño. Según la Superintendencia de Compañías, la firma fue constituida el 1 de septiembre del 2016 y su objeto social son las actividades de programación y transmisión.

“Hemos sabido producir no solo en la actividad profesional de mi esposa, sino también con las redes sociales. Se ha podido generar para la mantención de nuestro hogar”, dice Bucaram, quien en 2015 no registró tributos por Impuesto a la Renta, según la base de datos del Servicio de Rentas Internas (SRI), aunque pagó USD 188 por Impuesto a la Salida de Divisas.

Bucaram tiene una sociedad con un estudio jurídico, al que da asesoría. Sus movilizaciones -sostiene- se financian con los recursos del partido y este, a su vez, de un sistema de levantamiento de fondos: “Un modelo piramidal, de no pedir en abundancia, sino de muchos aportes pequeños voluntarios”, dice.

Paco Moncayo, presidenciable de la Izquierda Democrática, depende de su pensión de retiro de las Fuerzas Armadas, como exjefe del Comando Conjunto. Como general retirado percibe USD 3 500 al mes. Los viajes los financia-dice-  con recursos propios. “Si voy a viajar a Guayaquil me pago mis pasajes y las personas que nos reciben del Acuerdo Nacional por el Cambio a veces nos cubren el hotel y otras pago yo”.

Moncayo también tiene ahorros: USD 14 000 de una consultoría que hizo. Quienes quieran apoyarlo como financistas tendrán un techo de USD 5 000.“Si alguien me quiere pedir un favor a cuenta de esos USD 5 000 le devuelvo aunque sea de mi sueldo”, afirma Moncayo, quien por su jubilación y edad (base imponible) registra cero de Impuesto a la Renta desde 2013.

Desde el 24 de octubre, este Diario solicitó a los candidatos a la Presidencia su declaración patrimonial, con excepción de Patricio Zuquilanda, de Sociedad Patriótica, quien se inscribió a última hora.

Solamente Moncayo e Iván Espinel, de Compromiso Social,entregaron el documento. La mayoría de aspirantes a Carondelet ha sido servidor público y, por esa razón, debían presentar esa declaración. Quienes no, podían hacerlo de manera voluntaria, para la ciudadanía.

Moncayo, exalcalde de Quito, tiene un patrimonio total de USD 454 217,49. Mientras que Espinel tiene un patrimonio de USD 176 244,38, según sus declaraciones juramentadas.

Iván Espinel afirma que sus ganancias son producto de su actividad como médico y de la relación de dependencia con una firma de hemodiálisis. Su ingreso mensual promedia USD 4 000. Según el SRI, en el 2015 pagó USD 3 182 de Impuesto a la Renta y USD 238,5 de Impuesto a la Salida de Divisas. Él asegura que financia los recorridos y encuentros por el país con aportes de amigos y actividades del partido.

Lo mismo afirma Zuquilanda. La estructura del partido sostiene las actividades de la campaña, dice. Según la base de datos del SRI, el excanciller aún no ha presentado su declaración a la renta de los años 2011, 2014 y 2015. Él está jubilado de la carrera diplomática, se registran tributos cero en los años 2012 y 2013. Vive de su pensión, aunque prefiere mantener en reserva el monto. “Es personal”. También su carrera diplomática le dejó ahorros.

Guillermo Lasso, presidenciable de Creo, sostiene que su buena situación financiera responde al trabajo que ha hecho desde los 15 años y a los ingresos de las utilidades de la empresa en la que ha realizado inversiones. Tiene una carrera de 40 años en el sector financiero y empresarial. En 2012 renunció a la Presidencia del Banco de Guayaquil, para iniciar su carrera presidencial.

Los recorridos para la campaña -agrega- se hacen en los autos de su propiedad. “Y todos los carteles y camisetas obedecen a la contribución de miles de simpatizantes y militantes de Creo”.

En el 2006, Lasso pagó por Impuesto a la Renta -según el SRI- USD 28 229. En el 2014, la cifra subió a USD 5,2 millones y en el 2015, tributó USD 976 003. 

Cynthia Viteri, presidenciable del Partido Social Cristiano, percibía hasta su renuncia a la Asamblea Nacional USD 5 009 al mes. Ahora dice subsistir de sus ahorros. “Y tengo un esposo que también produce”. Los viajes a las provincias se financian con aportes de sus familiares;“anfitrión que invita me recibe”. Y en la campaña oficial será el partido el que se encargue. Viteri pagó USD 3 949 por Impuesto a la Renta en el 2015 y USD 1 103 por Impuesto a la Salida de Divisas el mismo año.

Lenín Moreno, candidato de Alianza País, no respondió al pedido de información del 24 de octubre. En el 2013 pagó por Impuesto a la Renta USD 27 981 y en el 2015 0, según el SRI.

La Ley de Servicio Público establece una pensión vitalicia para los vicepresidentes. Moreno gana USD 4 341 al mes por esa causa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (59)
No (9)