20 de mayo del 2015 00:00

Preservativos y juguetes sexuales son parte de los desechos arrojados a las calles de Quito

Basura

Fotografía referencial

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 90
Triste 1
Indiferente 6
Sorprendido 17
Contento 17
Evelyn Jácome

Va más allá de la típica basura callejera. No son solo botellas, fundas de frituras, palos de helados, ramas, frutas dañadas, alimentos... En las veredas, rejillas, quebradas y colectores de la capital se encuentran diariamente cientos de artículos extraños, a los que el personal encargado de realizar la limpieza ya está acostumbrado.

A las 10:20 de este 19 de mayo, una camioneta que transitaba por la avenida Diego Vásquez de Cepeda, unos 100 metros antes de llegar al intercambiador de la av. Galo Plaza, en el norte de la ciudad, arrojó por la ventana, a media vereda, una caja de rosas marchitas. Si eso ocurre a media mañana, a vista de todos, ¿qué otras cosas se pueden encontrar en horas de la noche?

El primer lugar de objetos extraños encontrados en la ciudad se lo llevan los preservativos. Uno de los empleados de Emaseo que se encarga de dar mantenimiento a las calles en este sector y que pidió no ser nombrado asegura que no hay un solo día que no encuentre al menos un condón mientras realiza la limpieza. En los tres años que trabaja barriendo las calles ha encontrado, además, juguetes eróticos, consoladores, ropa interior, jeringuillas, incluso dosis de droga.

El pasado San Valentín encontró una caja de cartón llena de cartas rotas y tarjetas, junto a una quebrada. ¿Ha encontrado algo de valor? Una sola vez halló un reloj en buen estado. Asegura que era de marca y que se lo regaló a su papá en su cumpleaños. Nunca ha encontrado grandes cantidades de dinero, pero, a veces, el día le sonríe con monedas de uno o cinco centavos.

Édgar Rodríguez, de 36 años, trabaja ejerciendo el mismo oficio en la Panamericana Norte, entre Quito y Guayllabamba. Asegura que los hallazgos más impresionantes han ocurrido en la noche. Cuenta que hasta el momento ha encontrado al menos cinco armas blancas arrojadas a un lado de la vía: cuchillos de todos los tipos y tamaños. “Supongo que algún pillo al verse acorralado los dejó botando luego de asaltar a alguien”, comenta.

Luego de que han ocurrido accidentes, ha encontrado restos de autos, como guardafangos, luces, vidrios rotos y fierros retorcidos; además,  huesos y hasta miembros de personas. Él trabaja en esa zona desde hace dos años. No es un sector muy poblado, pero el tránsito por allí es fluido. Además, ha encontrado zapatos chullas, uno que otro juguete infantil y las infaltables gorras. Y, por supuesto, basura, sopa en tarinas, arroz en funda y animales muertos, como perros y aves.

Toda la basura que está en las calles termina en los sumideros o colectores de la ciudad. La Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps), asegura que, aparte de basura y hojas, en los sumideros se encuentran sobre todo llantas de todo tipo: de bici, de carros y camiones. Además, palos, tablas, cajas y animales muertos. En las quebradas de la ciudad, personal de la Epmaps ha encontrado camas armadas, refrigeradoras, cocinas, carrocerías de carros, sillones, juegos de sala, televisores, equipos de sonido y hasta colchones. Todo para poder amoblar una casa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (33)
No (11)