6 de November de 2009 00:00

Preguntas

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Gonzalo Ruiz Álvarez

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La caída del helicóptero Dhruv, en plena ceremonia de celebración del aniversario de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, deja muchas interrogantes que deberán ser despejadas con rigor y seriedad por las autoridades nacionales.

Lució como apresurado el parlamento del Comandante de la FAE, a pocos minutos del impacto al decir que la precipitación de la nave pudo deberse a una emoción de los tripulantes por la ceremonia. Me parece una siembra innecesaria de dudas sobre la calidad profesional de los pilotos y una contradicción a los postulados que han sido habituales en casos similares cuando se adelantan criterios. Siempre se ha dicho que hay que esperar los informes técnicos de la Junta Investigadora de Accidentes.

El ex comandante general de la FAE, Jorge Gabela, informó que en el pasado este tipo de equipo fue desechado. En Chile se analizó la posibilidad de una compra similar y se la dejó de lado.

Surgen dudas sobre la certificación de este tipo de equipos de organizaciones como la FAA y la FAR (norteamericanas) para la operación en casos de naves militares o en usos de carácter civil, como consta que era al menos una de ellas, ya pintada con emblemas de la propaganda del Gobierno y para uso del Presidente.

Vale preguntar si se cumplió al pie de la letra - y la Ley no deja opción- con todos los requisitos precontractuales que estipuló el Comité de Contrataciones de la Fuerza Aérea.

Es importante establecer si es que, más allá de los bombos y platillos y la información oficial, a la llegada del nuevo equipo se establecieron todos los chequeos técnicos estipulados en el procedimiento de entrega de los helicópteros para recibir las naves en perfecto estado y con sus motores en regla y en concordancia con las especificaciones técnicas establecidas en el Anexo E, tales como el año de fabricación, el potencial al 100% y si son nuevos o no, además de las certificaciones de aeronavegabilidad.

Es importante saber si las naves contaban con radares meteorológicos en perfecto estado de funcionamiento, si los sistemas de visores eran los adecuados y si el equipo cuenta con los manuales operativos que incluyan situaciones de emergencia para operar con un solo motor. Vale la pena saber si había informes técnicos que respalden la capacidad operativa en la altura

Es un reto para las autoridades del Ministerio de Defensa, la Fuerza Aérea, para la Contraloría y acaso para la Fiscalía, revisar los procedimientos detalladamente, su apego a derecho y la normativa técnica y establecer si el precio del contrato corresponde a las condiciones del mercado.

Ahora que se está anunciando la compra de dos helicópteros en Rusia, vale la pena saber si se llamó a concurso público o se tomó la decisión con otro  fundamento legal y establecer si el precio de las dos naves (USD 22 millones) es el que el mercado determina.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)