26 de junio de 2016 00:00

El Precio del arriendo cae en algunos inmuebles caros

Santiago Maldonado, corredor de bienes raíces, muestra un inmueble en la 6 de Diciembre. La renta es de USD 600. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO.

Santiago Maldonado, corredor de bienes raíces, muestra un inmueble en la 6 de Diciembre. La renta es de USD 600. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 58
Triste 17
Indiferente 7
Sorprendido 8
Contento 107
Valeria Heredia

Los precios de los alquileres en inmuebles de alta plusvalía cayeron en Quito. En la capital se registró una disminución de entre el 30 y 50% en los valores de renta de estos inmuebles durante los primeros cinco meses del año frente al mismo período del 2015, según datos de MarketWatch .

Un inmueble de alta plusvalía o llamado ‘media ascendente’, según la firma, son las unidades habitacionales ubicados en zonas económicamente activas, cercanas a los centros comerciales, con áreas comunales, sitios verdes, con poco tiempo de construcción, etc.

El ‘boom inmobiliario’ se sintió en el 2013 cuando el precio del metro cuadrado de alquiler en este segmento fue de USD 12,26 en Quito. Dos años después se observó un descenso. En el 2015 el valor de metro cuadrado en este nicho cayó en un 12% en la capital.

En Guayaquil también se redujo en un 22% en el mismo período, al pasar de USD 14,06 en el 2013 a 11,02 al cierre del año pasado, de acuerdo con datos de la misma consultora.

Germán Carvajal, gerente de División Inmobiliaria de esta firma, explicó que la tendencia a la baja continuó este año.

En Quito, en sectores ubicados en el centro norte, que son los de más alta plusvalía, el costo del metro cuadrado de alquiler se ubicó hasta mayo entre USD 5 y 7, en promedio, cuando el año pasado promediaba los USD 10. Es decir, una baja que oscila entre 30 y 50%.

“Hubo personas que adquirieron departamentos de USD 100 000 con el deseo de cobrar rentas que superen los USD 700. Con la crisis, los precios cayeron y la inversión es difícil de compensar”.

Para él, el problema radica en que si caen los precios de las rentas de los inmuebles aumenta la morosidad.

Según datos de la Superintendencia de Bancos, el índice de morosidad de la banca privada en la cartera inmobiliaria cerró en mayo de este año en 3,5%. En este mes del año pasado fue de 2,12% (incluido vivienda de interés social).

Los propietarios han tenido dos opciones frente a esta situación: rentar a menor precio o no alquilar. Carvajal señaló que, por ejemplo, en Cumbayá, los precios de los arriendos pasaron de USD 2 000 a  1 100, mientras que en La Carolina, en el norte, pasaron de USD 800 a 450, en promedio.

Otras personas no aceptan bajar el precio y prefieren demorarse tres meses o más hasta rentar un inmueble.

Santiago Maldonado, corredor de bienes raíces, tiene departamentos sin rentar desde hace tres meses y permanecen vacíos. Antes se demoraba entre una y dos semanas en colocar unidades similares. El problema, dice, es que no hay el poder adquisitivo suficiente para arrendar a precios altos.

Al momento, Maldonado ofrece a sus clientes un departamento remodelado en la av. 6 de Diciembre y San Ignacio, en el norte. La renta está en USD 600. “Es un monto alto” considerando la situación, dice.

Otro departamento que ofrece Maldonado está en el edificio Proaño, ubicado en la av. Amazonas y La Niña. La última familia que rentó el departamento amoblado pagaba USD 800, ya que la ubicación es buena. Está cerca de dos bancos, tiendas, locales tecnológicos, farmacias, parqueaderos y otros servicios que hacen que la plusvalía aumente. “En épocas de una economía baja, la solución es bajar los precios o no arrendar. Este inmueble bajó a USD 700”, señaló.

Los portales inmobiliarios también evidencian esta situación. Isabel Gómez, directora comercial de Plusvalía.com, señaló que en los últimos 12 meses ha cambiado la oferta en su portal electrónico.

En los primeros meses de 2015, del total de inmuebles ofertados en Quito para venta y arriendo, un 15% de inmuebles eran para renta. Ahora el rubro representa un 30% del total. El número de unidades habitacionales para alquiler pasó de 4 000 a 9 000 en ese período. “Las personas no cuentan con el dinero necesario para rentar a altos precios”, sostuvo la Directora.

Para Rubén Gómez, presidente de la Asociación de Corredores de Bienes Raíces de Pichincha, no solo los departamentos de alta plusvalía registran una baja sino todos los inmuebles como oficinas, departamentos, casas, bodegas de todos los sectores.

“Estamos en un momento de crisis que nos impide rentar a este precio. En los siguientes meses la situación no mejorará”.

Manuel Fueres y su esposa buscaban un departamento en el sector de la 6 de Diciembre y Portugal, en el norte. Encontraron un pequeño departamento a USD 420. El monto fue alto, por lo que tuvieron que negociar y bajó a USD 320.A

Las rentas en inmuebles de media descendente, que están en zonas de baja plusvalía, también bajaron en algunos casos a USD 3, el metro cuadrado en promedio y otros mantuvieron USD 5, según la firma.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (123)
No (17)