18 de febrero de 2018 00:00

Los precandidatos para el relevo de Gustavo Baroja

Marcela Costales es viceprefecta de Pichincha. Tiene título de historiadora; es autora de 22 obras. Federico Pérez fue prefecto de Pichincha en 1992. A sus 70 años podría volver a la política formal. Mario Maldonado, de 34 años, tiene una licenciatura en

Marcela Costales es viceprefecta de Pichincha. Tiene título de historiadora; es autora de 22 obras. Federico Pérez fue prefecto de Pichincha en 1992. A sus 70 años podría volver a la política formal. Mario Maldonado, de 34 años, tiene una licenciatura en Ciencias Políticas y experiencia en medios. Diego Benítez es director de la Fundación Vista para Todos. Es licenciado en Administración. Fotos: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 52
Triste 6
Indiferente 7
Sorprendido 2
Contento 4
Diego Puente
Redactor
politica@elcomercio.com (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El timón de la Prefectura de Pichincha cambiará de manos en el 2019. Gustavo Baroja, con 12 años en el puesto, no podrá postularse por la entrada en vigencia, el 14 de febrero del 2018, de la norma que prohíbe la reelección indefinida.

Pichincha es la segunda provincia con mayor peso electoral, luego de Guayas; cuenta con 2 282 265 electores. En las próximas elecciones seccionales se medirán el oficialismo con figuras de movimientos y partidos políticos. Los primeros nombres para la Prefectura comienzan a conocerse.

La actual compañera de fórmula de Baroja en las dos elecciones pasadas, Marcela Costales, es una de las precandidatas. Pertenece al movimiento Alianza País (AP). Su nombre ha sido propuesto por organizaciones sociales y de mujeres, según Costales, quien aclara que no es la carta política definitiva del oficialismo para ocupar el cargo. Antes de definirse el nombre habrá reuniones de las directivas nacionales y provinciales para evaluar los perfiles y la aceptación que podrían tener en la ciudadanía.

Mientras esto se define, Costales cobra notoriedad pública; realiza recorridos por la provincia y, al subrogar a Baroja, tiene exposición mediática.

Desde el 8 de febrero y en el inicio del feriado de Carnaval encabezó las tareas de limpieza de la vía Calacalí - La Independencia, afectada por un derrumbe. Ella dice que cuenta con estrategias para mejorar la producción rural y la gestión en materia vial. También plantea fortalecer las empresas públicas de la Prefectura.

En el movimiento Creo, de Guillermo Lasso, uno de los precandidatos es Federico Pérez, exprefecto de Pichincha (1992). Él ya se desplaza por la provincia. A su criterio, debe empaparse de las quejas de los habitantes para ofrecer soluciones. El último viernes tuvo actividades en los barrios de Quito, Pisulí y Jaime Roldós, y en el Colegio de Abogados de Pichincha.

Pese a que en el Código de Ordenamiento Territorial (Cootad) se establecen competencias de los prefectos para el desarrollo productivo en el sector rural, el voto de los habitantes de las urbes también cuenta en las elecciones.

En Pichincha, más de 1,9 millones de personas habilitadas para votar viven en la capital.

La conexión de lo urbano con el desarrollo rural es una de las propuestas que planifica Mario Maldonado, de Centro Democrático (CD). Su nombre es uno de los más seguros para terciar en las próximas elecciones del 2019.

El líder máximo de la organización, Jimmy Jairala, reconoció que Maldonado es un postulante, en una visita a Quito. Las candidaturas a las elecciones seccionales se definirán en una convención que está prevista para marzo.

La experiencia de Jairala como prefecto de Guayas servirá para proyectos que Maldonado intentará aplicar en Pichincha. Por ejemplo, la implementación de un centro de equinoterapia para atender a las personas con algún tipo de discapacidad.

Al igual que los otros posibles precandidatos, él prevé mejorar la vialidad de la provincia. En este sentido, Maldonado planteará una alternativa para evitar paralizar la circulación de la Sierra a la Costa, por el cierre de una vía.

Al momento atiende entrevistas y habla de la organización política Centro Democrático. El precandidato espera que se formalice la inscripción y entrar a temporada electoral para realizar proselitismo.

En la Izquierda Democrática (ID) aún no se definen cuadros; el partido todavía se encuentran en una etapa de análisis, dijo la presidenta, Wilma Andrade.

Diego Benítez
, presidente de la Fundación Vista para Todos, confirmó que existen diálogos con la ID y que su precandidatura se analiza. También está en marcha un proceso de alianza entre la tienda naranja y su movimiento: Manos Solidarias. Benítez habla de dar mayor impulso al turismo.

Desde el Partido Avanza también buscan un protagonismo mayor para lograr gobiernos locales. A Javier Orti le fue encargado el desafío, en una reunión en Calderón. En ese cónclave, además, ya se decidieron nombres para alcaldes de Puerto Quito, Pedro Moncayo, Pedro Vicente Maldonado y Cayambe.

Orti señaló que está interesado por la Prefectura, pero no descartó declinar su candidatura para fortalecer una plataforma de movimientos y partidos única. En caso de que esto suceda, habrá representantes de Avanza para integrar listas para concejalías en distintos cantones del país.

Avanza tendrá que lidiar además con la sombra de las investigaciones judiciales en contra de su fundador y exdirigente Ramiro González.

En cambio, el grupo de la llamada ‘revolución ciudadana’, conformado por correístas, aún no define postulantes. Por ahora, su principal preocupación es inscribir su agrupación política en el Consejo Nacional Electoral (CNE). Prevén pedir esta semana la solicitud para recoger las firmas.

En Democracia Sí también se preocupan por legalizar el movimiento. El presidente de la agrupación, Gustavo Larrea, sostuvo que no hay un candidato todavía, pero que diseñan una “agenda 2030” para el desarrollo de la provincia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (27)
No (22)