22 de abril de 2016 00:00

El polvo de la demolición y la falta de letrinas causaron problemas de salud

René Torales tiene gastroenteritis bacteriana. Está en una carpa de salud en Pedernales. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

René Torales tiene gastroenteritis bacteriana. Está en una carpa de salud en Pedernales. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 48
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sociedad

Los recolectores de basura limpian los desperdicios que están en las calles y plazas de Pedernales, uno de los puntos más afectados por el terremoto. Lo hacen mientras las grandes palas mecánicas retiran los escombros de viviendas y otras edificaciones. Levantan nubes de polvo entre la gente que camina.

La limpieza de desechos es constante en esta localidad, porque las autoridades del Municipio buscan que no se acumulen para evitar la propagación de enfermedades. Basura, pedazos de cemento y piedras se recogen y trasladan simultáneamente a tres puntos ubicados en las vías que conducen a El Carmen, Cojimíes y Chamanga.

Juan Quizanga, director del Distrito de Salud de Pedernales, señaló que debido a que ya pasaron más de 72 horas desde el día de la tragedia, el tipo de atenciones cambió en las zonas afectadas.

En un principio había pacientes con golpes, cortes, fracturas, politraumatismos por la caída de objetos, paredes, casas. Ahora, en cambio, se presentan complicaciones clínicas como irritaciones e infecciones respiratorias, en la piel, alteraciones estomacales, estrés postraumático, dolores lumbares y deshidratación.

Santos Torales, de 20 años, fue atendido ayer en uno de los puestos de salud ubicados en el estadio Maximino Puerta, en el centro de Pedernales. Le habían colocado un suero y cubierto su rostro con una toalla. Sus familiares contaron que, luego de la emergencia, presentó problemas respiratorios y fue atendido para evitar complicaciones.

Según los médicos, 2 839 pacientes han sido atendidos en Pedernales desde el domingo hasta ayer al mediodía. También se ha referido a 132 pacientes a centros de salud en El Carmen, Santo Domingo y otros lugares del país. La mayoría de ellos ha presentado golpes y fracturas.

La basura no ha ocasionado problemas de enfermedades en la zona, según las autoridades municipales, pero sí ha molestado el polvo de las edificaciones derrumbadas. También, los trastornos gastrointestinales e irritaciones. Solo ayer (de 00:00 a 14:00) –explicó Quizanga- hubo 132 atenciones y una mujer embarazada trasladada al hospital de Cojimíes por esta razón.

José Loyola es coordinador de Salud en Jama, un cantón ubicado a una hora de Pedernales. Contó que, en las primeras 48 horas luego del terremoto, el panorama de heridos fue similar al de Pedernales con personas golpeadas, fracturadas y con cortes en la piel.

Ahora le preocupa que se presenten problemas gastrointestinales. “No hubo abastecimiento de letrinas (al inicio de la emergencia), están llegando pero ya pasaron algunos días”, precisó Loyola.

Mientras tanto los pacientes siguen llegando a los centros de atención y unidades móviles para ser revisados por los médicos en las zonas del desastre. Hay 243 voluntarios y médicos del Ministerio de Salud .

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)