29 de enero de 2018 10:41

Israel y Ucrania protestan por ley polaca sobre el Holocausto

El partido conservador nacionalista Derecho y Justicia (PiS) instauró desde que llegó al poder en octubre de 2015 una “política histórica” para despertar el patriotismo polaco.

El partido conservador nacionalista Derecho y Justicia (PiS) instauró desde que llegó al poder en octubre de 2015 una “política histórica” para despertar el patriotismo polaco. Foto: Agencia AFP

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una ley adoptada por la Cámara Baja polaca destinada a defender la imagen de Polonia y que prevé penas de cárcel para los que hablen de “campos de la muerte polacos” suscitó una fuerte reacción de Israel, que acusó a Varsovia de negar el Holocausto, y de Ucrania.

El partido conservador nacionalista Derecho y Justicia (PiS) instauró desde que llegó al poder en octubre de 2015 una “política histórica” para despertar el patriotismo polaco.

Esta política busca exaltar las acciones de resistencia a la Alemania nazi, al régimen comunista, a los nacionalistas ucranianos o al Ejército Rojo, así como a aquellos polacos que arriesgaron sus vidas para salvar a judíos.

Pero también apunta a impedir la difusión de versiones de la historia que Varsovia considera injustas o hirientes.

Hasta hace poco esta política no despertó muchas críticas, sólo algunos fríos intercambios con Ucrania. El pedido de indemnización por la guerra enviado a Alemania tampoco hizo olas. Berlín considera que el tema está saldado desde el punto de vista jurídico.

Crímenes nazis

Pero la tensión aumentó con la adopción el viernes 26 de enero de 2018 por los diputados de una ley sobre el exterminio de los judíos por los nazis que tuvo lugar en gran parte en Polonia, ocupada por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial.

Con este texto, los conservadores polacos quieren evitar que se atribuyan “a la nación o al Estado” los crímenes cometidos por los nazis e impedir el uso de la expresión “campos de la muerte polacos” para referirse a los campos de exterminio instalados en Polonia.

Pero el gobierno israelí interpretó parte del texto como un intento de negar la participación de algunos polacos en el exterminio de los judíos por los nazis, e incluso la posibilidad de demandas judiciales contra sobrevivientes del holocausto judío que evoquen tales casos.

“No toleraremos que se deforme la verdad y se reescriba la historia o que se niegue el Holocausto”, dijo el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

El mismo día, el ministerio de Relaciones Exteriores ucraniano denunció otro proyecto de ley que permite entablar acciones legales contra quienes nieguen los crímenes de nacionalistas ucranianos cometidos entre 1925 y 1950, incluso de los que colaboraron con la Alemania nazi.

Ucrania “se opone categóricamente a un nuevo intento de imponer un manejo unilateral de sucesos históricos”, declaró el ministerio en un comunicado, expresando su “gran inquietud frente a la intención de presentar a los ucranianos únicamente como 'nacionalistas criminales' y 'colaboradores del III Reich'”.

Flexibilidad

El director del Instituto para la Memoria Nacional de Ucrania, Volodymyr Vyatrovych, criticó la ley polaca en su cuenta de Facebook. Es “peligrosa no para Ucrania, sino para Polonia”, afirmó, estimando que “marca un paso importante hacia la limitación de la libertad de expresión e introducción de la censura”.

Varsovia reaccionó primero a los reproches israelíes. El presidente Andrzej Duda buscó poner fin a la crisis naciente dando muestras de flexibilidad. El domingo prometió estudiar las secciones de la ley que Israel critica.

Se presentará su evaluación “luego de las conclusiones del trabajo parlamentario y un análisis cuidadoso de la forma final de este acto”, según un comunicado de la presidencia. Para que entre en vigor, el texto tiene aún que ser votado por el Senado y promulgado por el presidente.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, conversó por teléfono el domingo por la noche con su homólogo israelí. Según un comunicado de la oficina de Netanyahu, los dos jefes de gobierno se pusieron de acuerdo para “iniciar inmediatamente un diálogo” y “tratar de llegar a un entendimiento sobre la ley” polaca.

Pero la portavoz del PiS, Beata Mazurek, adoptó un tono menos conciliador. “No cambiaremos ninguna disposición de la ley (...). Estamos hartos de las acusaciones contra Polonia y los polacos por los crímenes de alemanes”, escribió en su cuenta Twitter.

Seis millones de polacos, entre ellos tres millones de judíos, murieron durante la Segunda Guerra Mundial.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)