14 de March de 2012 15:08

Virgilio Hernández: la información de El Ciudadano no ayuda a la ciudadanía a tener su propio criterio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

 ¿Es una ligereza referirse en los términos que lo hace El Ciudadano a una autoridad, Salvador Quishpe, un líder indígena?

Este tipo de información no ayuda a que la ciudadanía pueda tener su propio criterio, su balance de la situación que vive el país, y sigue el mismo formato de medios que están claramente en la oposición. Es decir enfatizar sobre aspectos triviales y sin importancia, que se les da una connotación más allá de lo que pueden tener. Se deja de lado temas trascendentes. Está en debate el tema programático y eso es lo fundamental. Es decir cómo logramos establecer respuestas al país, si ahora tenemos que responder y básicamente que cumplir derechos establecidos en la Constitución, como educación, salud e inclusión social, uno puede ver que todas las inversiones importantes, en los últimos años, han sido insuficientes, lo que está en debate es el tema del desarrollo. Cómo lograr los derechos. Ese tema fundamental no se toca.

¿Es una nota injuriosa?

Creo que hace una interpretación, como le vuelvo a decir. Me preocupa que se pueda encontrar el mismo formato que pueden tener también los medios de oposición. Si queremos tratar de que la ciudadanía tenga una oposición sobre lo que pasa, lo fundamental será centrarse en temas centrales: desarrollo, desarrollo agrario, agua, redistribución, los derechos sociales.

¿Ud. Plantearía un proyecto de resolución para discutir en el Pleno sobre esta plataforma de lucha de los movilizados?

La voluntad de diálogo implica la misma actitud de cada uno de los sectores políticos. Y creo que en los participantes de la marcha solo hay la intención de rechazar algunas políticas, plantear su posición, en un acto de medir fuerzas en un proceso pre electoral.

¿Pero podrían aprobar esa resolución para abrir el diálogo?

A la Asamblea le toca discutir lo que le corresponde, la Ley de Tierras, la Ley de Aguas, empantanada, y no puede impedir que los actores políticos planteen sus propuestas. Más allá de eso, creo que lo fundamental es poder discutir lo programático, para eso se requiere voluntad y aquí no la hay para un acuerdo.

Tampoco desde el oficialismo hay esa voluntad, ¿el Gobierno respondió con una contra marcha, o no?

Esta marcha es diferente a la de Bolivia, en la que había un punto concreto, sujeto a negociación y demanda de parte del Gobierno, acá no se espera llevarla a una discusión política programática. No buscan un diálogo, no existió voluntad de encontrar metodología para llegar al diálogo.

¿Ve mal que las fuerzas políticas se unan a movimientos sociales, pese a que usted lo hizo en su momento, tras ser parte de la Coordinadora de Movimientos Sociales?

Es que no se puede, ningún actor, desconoce que es un evento político. Sería una locura decir que todos los procesos en los que he participado no fueron políticos. Pere ese es el mecanismo escogido para plantear esa plataforma, no hay voluntad de encontrar una agenda programática.

¿Podrían sentarse a conversar sobre la criminalización de la lucha política, el caso de Marcelo Rivera, ex presidente de la FEUE en la U. Central, y líderes indígenas? ¿El Gobierno podría sentarse a conversar de eso y otros temas, tiene la voluntad?

¿Usted cree que en ese caso hay una persecución política?

No le he dado mi opinión. Le formulé una pregunta. ¿Qué responde?

Es un tema de la justicia, fueron públicas y notorias las razones que llevaron a ese caso. Estoy en contra de la judicialización de la política pero hay que precisar… El 95% de esos casos son llevados por particulares, que hacen las denuncias, mire el informe de la Defensoría del Pueblo, el resto son demandas de particulares.

Como el ex diputado Oswaldo Flores, quien dijo haber intentado desistir de la demanda por agresiones, pero la justicia le dio un año más de prisión a Rivera.

Pero son casos planteados por particulares y no una acción sistemática de persecución y eso no se corresponde a la realidad, son acciones planteadas por particulares. Los mecanismos del debate político hay que agotarlos en ese escenario no judicializar nada.

¿Podrían llegar a un consenso con el pedido de trabajadores de dejar de lado las renuncias obligatorias?

Pudo haber equivocación en las formas, hay casos en los que este proceso fue esperado por personas que buscaban la jubilación y otro, de personas que tenían denuncias, otros de quienes olvidaron su objetivo de ser servidores públicos. ¿Cuál es el bien superior? ¿Derechos consagrados para el trabajador o el de la sociedad? Pudo haber discrecionalidad, no la descarto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)