27 de December de 2011 00:01

Veeduría al concurso de la Corte Constitucional estará ‘silenciada’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La veeduría ciudadana que vigilará el concurso para elegir a los nueve jueces de la estratégica Corte Constitucional (CC) deberá guardar con absoluta reserva la información de cada una de las fases de ese proceso de selección.

Así lo establece el literal c, del artículo 7 del Reglamento para la Conformación de la Comisión Calificadora, que fue aprobado por cinco de los siete vocales del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs).

Tres ex coordinadores de veedurías ciudadanas, que han vigilado procesos organizados por el Consejo, coinciden en que esta regla genera una peligrosa mordaza que impediría a los veedores alertar de posibles irregularidades.

En ese sentido, el jurista Santiago Guarderas sostiene que esta restricción se contradice con el artículo 2 del mismo Reglamento, que garantiza que la información generada será pública para transparentar el concurso.

Guarderas también alerta que se violentaría el “principio de publicidad”, establecido en la Ley de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional.

“Es una restricción que no tiene ni pies ni cabeza”, sostiene Pablo Chambers, coordinador de la veeduría que vigiló la cancelación de contratos del Estado con Fabricio Correa y cuyo informe determinó irregularidades.

Él sostiene que el veedor tiene la misión de informar lo que se está haciendo puertas adentro del concurso y prevenir de posibles irregularidades en los procesos. Por ello considera que esta ley establece “una mordaza”.

Andrea Rivera, vocal del Consejo, recuerda que esa norma se incluyó en el segundo debate de la reforma al Reglamento. Ella reconoce que se establece una contradicción interna y destaca que es un punto que tampoco consta en el Reglamento General para la Conformación de Veedurías.

A juicio de Rivera, ese es el cuerpo legal que debió haber regido para la conformación de esta veeduría. Ese texto establece que los veedores deben guardar absoluta reserva sobre las calificaciones e información relacionada con los resultados. Pero, en la nueva normativa la prohibición se amplía a todas las fases del concurso.

Hasta el momento, el común denominador de las veedurías ha sido las duras críticas que los coordinadores han realizado a los concursos. Karina Guerrero, coordinadora de la veeduría que vigiló el concurso del Fiscal General, asegura que los medios de comunicación han sido claves en su labor, pues han servido para hacer eco de las denuncias que el Pleno del Consejo de Participación no ha escuchado. Por ello, considera que las veedurías son los ojos de la ciudadanía. Pero a pesar de este obstáculo para transparentar el proceso, sostiene que en el informe final, que es público, los veedores tendrán la única herramienta para la denuncia.

Guerrero advirtió en su momento un posible favoritismo con Galo Chiriboga, quien finalmente fue seleccionado como Fiscal.

Esteban Médicis, veedor del concurso para Defensor del Pueblo, anticipa que la veeduría de la Corte Constitucional no tendrá poder de veto. Al contrario, cree que tendrá una mordaza en un concurso que luce hermético.

En su momento, Médicis denunció que Ramiro Rivadeneira, actual Defensor del Pueblo, no cumplía con el requisito de 10 años de ejercicio profesional.

Sin embargo, Tatiana Ordeñana, vocal del Consejo de Participación, sostiene que la idea no es poner un candado a la veeduría, sino que se maneje con responsabilidad la información que no tenga el carácter de pública.

Asegura que si alguno de los puntos del Reglamento limita el ejercicio del veedor, ella propondrá una nueva reforma.

Según el calendario que manejan en el Cpccs, en marzo estaría conformada la nueva Corte Constitucional, cuyos nueve titulares estarán nueve años en sus cargos.

Las inscripciones

Mañana vencerá el plazo para que los ciudadanos que deseen integrar esta veeduría presenten sus carpetas en las oficinas del Consejo de Participación a escala nacional.

Los interesados  deben  presentar el formulario de inscripción, una declaración juramentada, hoja de vida, copia de la cédula, copia de la papeleta de  votación y una fotografía a color.    

Hasta ayer hubo tres inscritos para ser veedores del concurso, en Pichincha. Este es un trabajo cívico y voluntario y el veedor no recibe paga alguna.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)