La unidad indígena se probará en estos comicios

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Reds. Política, Sierra Centro, Sierra Norte, Cuenca y Loja 

Una de las lecturas más importantes que surgirá luego de los resultados electorales del domingo 23 de febrero tiene que ver con el futuro del movimiento indígena. Su unidad, hablando en términos convencionales, está a prueba.

Pachakutik, el brazo político de la Conaie, tiene dos retos por superar. El primero, el triunfo en las provincias donde históricamente ha sido fuerte, sobre todo, en elecciones seccionales: Imbabura, las provincias de las Sierra central y las amazónicas. El segundo desafío tiene que ver con el fortalecimiento de sus bases, luego de que muchas de ellas dieran su apoyo en el oficialismo.

El clima en Chimborazo


Chimborazo es la única provincia donde Pachakutik tiene un acuerdo político, desde el 2009, con Alianza País. Por ese convenio, la organización se dividió a nivel provincial. El primer grupo está liderado por Miguel Lluco, expresidente de la Conaie y Mariano Curicama, prefecto que busca la reelección. Ambos controlan el Movimiento Indígena de Chimborazo (Mich) y la dirección de Pachakutik.

El segundo está dirigido por Delfín Tenesaca, expresidente de la Ecuarunari, la asambleísta Lourdes Tibán y Jerónimo Yantalema, actual candidato a la Alcaldía de Guamote. Ellos se cobijan en el Frente Unido por Guamote para triunfar en ese cantón e "integrar nuevamente a las bases", dice Yantalema.

Pero casa adentro, las diferencias parecen irreconciliables. Este dirigente acusa a Pachakutik de "vender" al Gobierno la lucha de años del movimiento indígena. Lluco y Curicama respaldan al presidente Rafael Correa. Tienen a su cargo varias jefaturas, tenencias políticas y comisarías nacionales. El candidato a la Prefectura señala que el acuerdo con Alianza País es programático y no electorero. "Pachakutik pone el candidato a la Prefectura y Alianza País a la Alcaldía de Riobamba".

Para el analista político Édison Barba, "en Chimborazo, los líderes indígenas visibles son Curicama y Lluco". Augura el triunfo del oficialismo en esta lid.

Qué pasa en Imbabura

El movimiento indígena también se ve disperso. Pachakutik solo inscribió candidatos a alcalde en Otavalo y Cotacachi. En Antonio Ante apoya al MPD. Por primera vez, no habrá candidatos en Ibarra, Urcuquí y Pimampiro. Alianza País, en cambio, apuesta por la reelección de líderes indígenas como Mario Conejo, alcalde de Otavalo, y Alberto Anrango, de Cotacachi. Conejo inició su vida política en Pachakutik; hoy está con el Gobierno. Lo mismo pasa Antonio Lema, el primer candidato a concejal urbano de Otavalo, que esta vez está con Creo. Anrango no es de la Conaie, pertenece a la Unión de Organizaciones Campesinas Indígenas de Cotacachi Para Auki Tituaña, exdirigente de Pachakutik, el movimiento indígena está fraccionado por las fallas de los dirigentes".

Según Manuel de la Torre, coordinador de Pachakutik, Conejo y Anrango están desgastados por lo que "Correa tiene que promocionarles".

Altos y bajos en el Austro

En Azuay y Loja, la presencia de Pachakutik se debilita. En la primera provincia, esta agrupación va aliada con el MPD, salvo parroquias como Tarqui, Victoria del Portete y Cumbe.

Carlos Pérez Guartambel, titular de la Ecuarunari, admite que la alianza electoral del año pasado fragmentó al movimiento indígena. En Loja la situación en similar. De sus 16 cantones, el mayor espacio se disputa en Saraguro, con Abel Sarango.

No obstante, en Zamora Chinchipe la fuerza indígena se consolida con el discurso antiminero de Salvador Quishpe, actual prefecto. Según el analista Lalo Cabrera, a diferencia de lo que sucede en Loja, en Zamora, la defensa de la naturaleza mueve a las comunidades indígenas. En cantones como Palanda, Chinchipe, El Pangui, Paquisha, Yacuambi la bandera arcoíris flamea en las viviendas, donde el liderazgo de Quishpe se medirá con el candidato del Gobierno: Eduardo Calvas.

_ En contexto En la segunda vuelta presidencial del 2006, el movimiento indígena apoyó a Rafael Correa. A partir del 2009, ese acercamiento se deterioró. Los indígenas aseguran que el Gobierno criminalizó su protesta. El Régimen lo ha negado.

no olvide Pachakutik,  desde sus inicios en 1996, ha tenido mayor presencia en los gobiernos locales. En el año 2000. por ejemplo, captó la mayor cantidad de prefecturas a nivel nacional (22,7%). Y fue la cuarta fuerza política con mayor porcentaje de alcaldías (12%) Entre el 2004 y el 2009 el movimiento del arcoíris obtuvo en promedio el 15% de prefecturas. En el 2009, se convirtió en la segunda fuerza provincial, luego de Alianza País.

En las pasadas elecciones,  Pachakutik experimentó un bajón. En alianza con el MPD, apostaron por el ex presidente de la Asamblea, Alberto Acosta, pero quedó en sexto puesto con el 3,26%. Su presencia legislativa se redujo a cinco curules de 137.

No olvide

Pachakutik,  desde sus inicios en 1996, ha tenido mayor presencia en los gobiernos locales. En el año 2000. por ejemplo, captó la mayor cantidad de prefecturas a nivel nacional (22,7%). Y fue la cuarta fuerza política con mayor porcentaje de alcaldías (12%)
Entre el 2004 y el 2009 el movimiento del arcoíris obtuvo en promedio el 15% de prefecturas. En el 2009, se convirtió en la segunda fuerza provincial, luego de Alianza País.

En las pasadas elecciones,  Pachakutik experimentó un bajón. En alianza con el MPD, apostaron por el ex presidente de la Asamblea, Alberto Acosta, pero quedó en sexto puesto con el 3,26%. Su presencia legislativa se redujo a cinco curules de 137.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)