22 de January de 2011 00:00

El único Alcalde de la UDC pelea por su cargo en el proceso revocatorio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El sol hace arder la piel en Naranjito. Son las 12:00. Al llegar, inmediatamente se divisa en una pared y con mayúsculas la leyenda en verde y rojo “Vota no a la revocatoria de mandato de Máximo Betancourth”, el alcalde.

Una cuadra después, otro emblema en un muro: “Vota no para que la salud, el deporte y más obras continúen” y una caricatura de un campesino. Son muestras de la campaña de Betancourth por no perder su puesto mañana, cuando los 25 865 electores del cantón vuelvan a las urnas.Desde el 2005, él asumió la Alcaldía con el sello de la Unión Demócrata Cristiana (UDC), ex DP. Actualmente es el único que tiene esa dignidad por ese partido, pues ganó la elección del 2009. Se hizo reconocido en Naranjito por tener una farmacia y por ser evangélico. Barajó opciones de varias listas y eligió lanzarse por la UDC, debido a sus afinidades cristianas, asegura un allegado.

2 587 firmas de naranjiteños necesitaba Hipólito Vásquez, ex alcalde y principal detractor, para que el Consejo Nacional Electoral (CNE) aceptara convocar a la revocatoria en el cantón, que tiene 80 recintos en la zona rural. Él asegura que consiguió casi 3 500 rúbricas “con ayuda de dos personas” pero no las nombra.

Javier Cáceres, coordinador de Lucha Independiente Juvenil, dice que a Vásquez lo apoyaron los hermanos Verónica y Juan Guevara. Ella es la Jefa Política del movimiento Alianza País (AP), y su hermano ocupó el mismo cargo, pocos años atrás.

La revocatoria “no la hacen como movimiento político”, agrega el joven que apoya a Betancourth y da información en su central. Según él, la campaña tampoco fue contra otros partidos.

Lo ratifica Humberto Zurita, dirigente de A. País en el cantón. El domingo pasado, las agrupaciones que forman el movimiento gubernamental se reunieron para decidir si apoyan la revocatoria. “Varios dirigentes plantearon la libertad a los partidarios en decidir' otros acordaron rechazar; no se tomó ninguna resolución, se dejó a criterio de cada uno”, dice.

La campaña con la voz de Vásquez recorre Naranjito en los parlantes de las tricimotos, que ofrecen servicio de transporte público. La tarde del miércoles, se escucha un mensaje: “Una de las mil mentiras de este cuentero fue cuando lo denuncié por presunta usurpación de título ¡no es ingeniero!'”. Además, grita que el Alcalde es “el angelito cubierto de fuego”.Según su detractor, el Burgomaestre invirtió mal en el alcantarillado. Betancourth no está en su despacho ni contesta las llamadas telefónicas de este Diario.

Washington Márquez, profesor de una escuela que mañana será recinto electoral, confía en la honestidad de su autoridad. “Ahora no nos inundamos' siempre hay distorsiones en la labor que un Alcalde quiere hacer”.

Contrario a él, Carlos Vásquez cree que el dignatario de la UDC debe salir del Municipio. Se queja de que las piscinas de oxidación, construidas hace un año, están cerca de su casa, en el sector de Las Cañitas, dice mientras trabaja como obrero en la construcción de un edificio, junto a la vivienda de color melón de dos pisos de Betancourth. Está frente al Mercado Municipal, en el centro de la cabecera cantonal de Naranjito.

Otro proceso

A 15 minutos se encuentra el cantón Milagro. En su parroquia Chobo mañana también se votará por la revocatoria de mandato de la presidenta de la junta parroquial Glendis Vera (AP). Ella ejerce como consejera en la Prefectura del Guayas. Chobo tiene ocho recintos. En el 2009 sufragaron 707 personas y para la revocatoria firmaron94 personas.

Desde la carretera, Chobo aparenta estar desolado. La alta vegetación cubre una fila de casas humildes. Antes era una zona próspera. Tenía un ingenio azucarero del que hay unas puertas de metal verde que abren paso a un camino de piedra y al caserío de caña.

Allí, una casita blanca tiene un letrero improvisado que indica ser la Tenencia Política. Adentro, sobre un mesón, está un afiche del presidente Rafael Correa. Afuera cuelga una Bandera del Ecuador desteñida. En el centro de Chobo quedan más restos: un pilar de cemento, con más 10 metros, y una cisterna llena de hierba. “Hemos pedido a la presidenta que boten ese pilar pero nos dice que nos da sombra”, reclama Lida Parra.

Otros vecinos se quejan de que no tienen títulos de propiedad. Vera “dice que nos va a ayudar, que esto era propiedad privada, es mentira” dijo Yanina Mantena.

La presidenta cuenta que ya llegó personal municipal a medir los solares. Un tendero del recinto El Paraíso, Ángel Navas, prefiere no votar. No le importa el resultado “da igual, los políticos son iguales”, concluye.

Un caso está en revisión

Hasta la semana pasada, el Consejo Nacional Electoral (CNE) había decidido que el 20 de marzo sería la revocatoria de mandato del cantón Santa Lucía.

Pero el alcalde Edson Alvarado apeló la resolución y las rúbricas serán revisadas. Esto ocurre luego de que el organismo aumentó una regla más.

Consiste en que los firmantes de la revocatoria no deberán tener multas pendientes por no haber votado en el 2009.

Pero la revocatoria en contra del alcalde de Playas, Michel Achi (AP), sigue en marcha. Se realizará el 27 de febrero. Así como a 10 autoridades más a nivel nacional. Además, a la Junta Electoral del Guayas, ya llegaron las rúbricas para consolidar las revocatorias de mandato de otras autoridades. En Tenguel, parroquia rural de Guayaquil, se intentará despojar de sus cargos a los cinco miembros de la junta parroquial. Lo mismo sucede con el alcalde de Marcelino Maridueña, Nelson Herrera.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)