Política

La Supertel espera dejar sin señal a 13 medios más

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Preocupado 0
Contento 0
15 de June de 2012 00:03

El proceso de clausura de emisoras de radio que lleva adelante la Superintendencia de Telecomunicaciones (Supertel) es irreversible.

Esa línea del organismo seguirá, pese a las quejas que los dueños de los medios han expresado por la forma en que se han registrado los cierres. A juicio de propietarios de emisoras y de agrupaciones como Fundamedios, no se ha respetado el debido proceso en la mayoría de los casos.

Pese a ello, Fabián Jaramillo, superintendente de Telecomunicaciones, ratificó ayer la medida de sacar del aire a las radios que tienen infracciones. Por ello -dijo- espera cerrar 13 estaciones de radio más en los próximos meses.

En ese sentido, anunció que el organismo tiene la potestad de realizar una convocatoria pública para cubrir las frecuencias vacantes, aunque no precisó fechas.

Solo argumentó que la Ley de Radio y Televisión, creada por el ex Consejo Nacional de Radiodifusión y Televisión, permite realizar ese procedimiento.

En lo que va del año se han clausurado 16 medios de comunicación. El mayor número de cierres corresponde a las estaciones de radio (ver infografía).

La falta de pagos en las cuotas y multas para que las frecuencias continúen funcionando, así como incumplimientos técnicos son las causales de los cierres. El proceso se ha cumplido en la Costa, la Sierra y la Amazonía. Cotopaxi es la provincia con mayor número de medios silenciados: los sistemas de video Full Chanel y Tecnocable, la estación televisiva Sistema La Maná y Radio Impacto.

De hecho, Impacto, propiedad de Roosevelt Icaza, es una de las estaciones que denuncia los abusos durante el proceso de cierre.

Su propietario está en Estados Unidos, según sus colaboradores. Por eso, delegó a Wilson Altamirano para que defendiera el caso. Según el abogado, la medida fue arbitraria porque está en trámite una impugnación en el Tribunal Contencioso Administrativo, en Quito. Por lo tanto, dice, “no podía ni el fiscal ni el juez ordenar el cierre en Cotopaxi. Incluso, tenemos un recibo de pago que tendría que devolvernos el Conatel”.

Fernando Guanoluisa, de Radio Cosmopolita, conocida como La Pantera; Marco Armas, de Radio Net; y, Carlos López, de Telesangay, también esperan una respuesta del Tribunal Contencioso Administrativo.

Los cuatro consideran ilegal la medida. Por eso esperan que se revoquen las órdenes de incautación y clausura de estos medios.

Su versión contrasta con la del titular de la Supertel. En el caso, de Impacto, Cosmopolita y Radio Net existió incumplimiento de pagos por el uso de la frecuencia, según declaraciones del superintendente Jaramillo.

Él también explicó que incumplieron con los pagos medios como La Maná TV, Mundial FM, Tecnocable, Perla Orense, Radio Palmeras, Líder, Líder Visión, Dorado FM y Full Channel.

La Asociación Ecuatoriana de Radio y Televisión (AER) no ha divulgado un pronunciamiento institucional sobre este tema. Roberto Manciati, titular de AER, reveló que mantuvo una reunión con Jaramillo, el miércoles. Por eso, advirtió que analizará los casos para emitir un comunicado oficial.

Manciati se reúne este día con representantes del canal TV Sangay de Morona Santiago. Ahí, se intercambiarán criterios de la estación que incumplió con pagos para seguir funcionando.

Según Manciati, “no se puede justificar ni defender una ilegalidad sin conocer los casos”.

Fundamedios difiere con esta postura. Su director, César Ricaurte, dice que la incautación de bienes de los medios es ilegal porque hay procesos legales abiertos. “Existe una cacería de medios. No se pueden incautar bienes”.

 Gobierno aplaude los cierres

Jaime Guerrero, ministro de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información, defendió la clausura masiva de medios de comunicación en el 2012.

“Muchas radiodifusoras fueron cerradas debido a que varias de ellas  se concesionaron hace 10 años y su concesión terminaba a fines del 2011 y 2012”, indica una parte de un comunicado firmado por el funcionario.

Guerrero apela al artículo 67 de la Ley  de Radio y Televisión, del Consejo Nacional de Telecomunicaciones. “Por mora en el pago de seis o más pensiones consecutivas de arrendamiento de la frecuencia concedida, (es) el  motivo por el que la Superintendencia de Telecomunicaciones clausuró varias emisoras”.

En el comunicado también se refiere al proyecto de  implementación de  radios comunitarias, a través de la concesión de nuevas frecuencias. Para ello, se  respaldará  a estos medios con apoyo  logístico, terrenos para los transmisores, financiamiento para instalar   transmisores. Además, se   capacitará  a 14 comunidades.

“A través de las radios comunitarias los ciudadanos de varias comunidades acceden a los mismos derechos a la información y pueden  transmitir a su comunidad,  contenidos en su idioma”.

Al respecto, Fabián Jaramillo, superintendente de Telecomunicaciones, dijo desconocer del plan para conceder frecuencias a radios comunitarias.

La organización Reporteros Sin Fronteras criticó los cierres masivos. “Aún no se han agotado todos los recursos legales. Este hecho basta para sospechar de esta serie de acciones contra medios audiovisuales, que no se limita a sacarlos del aire, sino que va hasta la confiscación de sus equipos”.

[[OBJECT]]