22 de November de 2012 00:03

La política seduce a ex figuras del deporte desde hace 24 años

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

En las pistas y en las canchas brillaron más que en las tarimas de la política. Ex figuras deportivas del país que pasaron por el Congreso y organismos públicos tuvieron poco protagonismo en esas funciones.

Al final de sus respectivos períodos, en la mayoría de casos, se alejaron de la política y ahora cumplen otras actividades.

Luis Garzón, Eduardo Vásconez, Rolando Vera, Polo Carrera o Ernesto Guerra se pasaron a la política en diferentes épocas. Los tres primeros fueron diputados, mientras que los otros se desempeñaron como consejeros provinciales de Pichincha.

Esa vinculación vuelve a la palestra con las candidaturas de tres ex seleccionados mundialistas de fútbol (Agustín Delgado, Ulises de la Cruz e Iván Hurtado). Ellos se postularon para asambleístas por el oficialismo para las elecciones de febrero del 2013.

Este tipo de nexos se inició hace 24 años (en 1988) cuando ‘Lucho’ Garzón, ex defensa de Liga de Quito, se ganó un escaño como diputado por Esmeraldas con el partido Concentración de Fuerzas Populares (CFP).

Garzón empezó esta asociación político deportiva. El ex futbolista presentó 13 proyectos, según los archivos de la Asamblea Nacional. Pero solo se concretó su plan de cantonización de Atacames.

Por el Congreso también pasó Eduardo Vásconez, ex jugador de Deportivo Quito. Él fue electo diputado por el Partido Conservador Ecuatoriano (1998-2000) por Pastaza. Presentó tres proyectos, pero ninguno se efectivizó.

Rolando Vera pasó algo similar entre 1998 y el 2002, lapso en el que fue diputado. La carrera del ‘Chasqui de Oro’ en la ‘arena’ política fue opuesta a la gloria que disfrutó en su época de atleta con los cuatro títulos que conquistó en la prestigiosa prueba San Silvestre de Brasil y los ocho galardones en la Quito Últimas Noticias.

En el asfalto recibió aplausos, pero como legislador halló obstáculos. Antes de candidatizarse se había retirado del atletismo. Entonces, recibió llamadas de miembros de la Democracia Popular y aceptó postularse. Sin embargo, advierte, su trabajo no fue como esperaba. “Tenía iniciativas, pero nada se podía hacer sin el apoyo de la bancada”.

Se decepcionó por un conflicto con la Comisión de Educación Cultura y Deportes. Relata que a las 10:00 de un día lo habían nombrado representante a legislador de la Comisión de Deportes. Pero cinco horas después, al volver al Congreso tras el almuerzo, le dijeron que sería vicepresidente de la Subcomisión. “Fue algo inmoral. Bajé mi perfil, pese a que nunca lo había hecho”.

En el balance, de cinco proyectos que presentó solo logró que en el 2000 se aprobara un indulto para liberar de la cárcel a Geovanny Hurtado, quien entonces estaba apresado y se encontraba en una etapa terminal por cáncer.

El ex ‘fondista’ prefiere olvidar esa experiencia y admite que fue llamado por su imagen.

A criterio del politólogo Felipe Burbano de Lara, los partidos tienen una débil estructura y por eso buscan a reconocidos como Vera (ver punto de vista). Según el catedrático, los ex astros solo prestan su prestigio y su credibilidad.

El analista y psicólogo deportivo Shubert Carrera profundiza la reflexión. “La política siempre tiene esas contradicciones: utiliza figuras con algunos propósitos”. Para el especialista, los ex deportistas deben armar un buen proyecto para sus comunidades y tener buenos asesores para cumplir una buena labor en la política.

Polo Carrera, ex jugador de Liga de Quito y Peñarol de Uruguay, defiende que sí llegó con un proyecto al Consejo Provincial de Pichincha (donde fue consejero entre el 2003 y el 2007 por el Partido Social Cristiano).

Se refiere a la creación de escuelas de fútbol en nueve cantones de Pichincha dirigidas a 9 000 niños. De hecho, en los archivos de la entidad provincial, es su único proyecto de largo alcance.

Carrera, quien también fue DT, ahora trabaja como comentarista de fútbol en radio y televisión (en EcuadorTV) y dice que no pertenece a ningún partido político.

El ‘Trompudo’ Guerra, ex jugador y DT, también fue consejero. En 1993, condujo como DT a El Nacional al título local y tenía una imagen exitosa, cuentan ex jugadores de esa época. Por esto, al año siguiente y por el pedido de Jaime Nebot, aceptó postularse a consejero por el Partido Social Cristiano y ganó.

Entre 1994 y 1998 realizó obras de instalación de agua potable y casas comunales en Quito, según documentos de entonces. Él dice que, por esto, la gente lo apreciaba. Sin embargo, buscó la reelección y perdió.

Ahora dedicado a un negocio particular, admite que su popularidad le permitió tener ventaja sobre otros adversarios en la contienda política. También defiende que Hurtado, De la Cruz y Delgado tienen capacidad para ser asambleístas en el 2013.

Tres ex seleccionados defienden sus postulaciones

De la Cruz tiene un nuevo apodo. En su club, Liga de Quito, algunos de sus compañeros le dicen el ‘asambleísta’. El carchense, de 38 años y quien aún no piensa en retirarse del fútbol, solo sonríe cuando escucha el apelativo.

Al ex jugador, al igual que sus ex compañeros en los mundiales de fútbol 2002 y 2006, defiende su postulación con las obras sociales que hizo en Piquiucho (Carchi). “Hago muchas obras por mi cuenta. Tengo aprendizaje europeo en ayudas comunitarias e independiente de la política pienso seguir en ese propósito”.

Iván Hurtado es otro de los que sostiene que a través de una fundación ayudó a los barrios marginales de Esmeraldas. “La gente piensa que sabemos de fútbol, pero atrás de nosotros hay grupos de trabajos comunitarios desde hace muchos años”.

Punto de vista

Felipe Burbano de Lara / Politólogo

‘Prestan su prestigio’

Los partidos buscan a figuras mediáticas por su debilidad organizativa, su poco alcance, la precariedad de sus programas e ideología. Por esto, acuden a figuras para llenar esas debilidades. Pero al llenar esos vacíos con figuras de la TV y el deporte caen  en un círculo vicioso. Además, con el afán de captar cargos de elección popular no realizan un proceso de maduración con las dinámicas de la sociedad. Entonces, buscan satisfacer sus ambiciones personales.

Las figuras se prestan a un juego de manipulación y prestan su prestigio y credibilidad. No se sabe a cambio de qué.

Cevallos habló con candidatos

José Francisco Cevallos, ministro de Deportes, defiende la candidatura para asambleístas  de Ulises de la Cruz, Agustín Delgado e Iván Hurtado, sus ex compañeros en la Selección  de fútbol.

Ante la pregunta de si  motivó a sus ex colegas   para que  se postularan a asambleístas   responde que solo mantuvo diálogos. “Pero ante todo ellos  se motivaron por servir y ser recíprocos con todo lo que nos ha dado el deporte tal como nosotros estamos empeñados”.

Cevallos también fue una figura  mediática del deporte. Sin embargo,  decidió retirarse del balompié  para asumir el cargo de Ministro de Deportes por una invitación del presidente  Rafael Correa, en mayo de este año.

Desde entonces,  se ha enfocado en que se reestructuren las directivas deportivas del país. Por esto,  la Cartera del Deporte mantiene una pugna con el Comité Olímpico Ecuatoriano (COE). Este último organismo  no ha aceptado las resoluciones de la conformación de nuevas directivas deportivas del país. 

Hasta el momento, 21 federaciones deportivas tienen nuevos directorios.

Cevallos, en su Ministerio, ha reclutado a ex compañeros como Luis ‘El Chino’ Gómez.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)