12 de December de 2010 00:00

San José y Twintza estrenan hoy la figura de la revocatoria

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Modesto Moreta,

Alianza País y Sociedad Patriótica son dos agrupaciones políticas que en el espectro nacional mantienen una confrontación permanente. Pero en la parroquia San José del cantón Santa Clara (Pastaza) se han unido para impulsar un objetivo común.

Este es revocar el mandato de Eustralia Morales, presidenta de la junta parroquial rural. El proceso que se inicia hoy a las 07:00 en esta localidad, así como el que se llevará a cabo en el cantón Tiwintza (Morona Santiago) son las primeras experiencias revocatorias que, a través de las urnas, se realizan en el país (ver nota inferior).Morales es la cabeza política de San José, un poblado donde viven 250 familias de agricultores repartidas en ocho comunidades.

Desde agosto, los representantes de Alianza País y el PSP se han unido para sacar del cargo a Morales, quien representa al Movimiento Independiente Unidos por Pastaza.

Peter Núñez, presidente del Consejo Electoral de Pastaza, reconoce la importancia del acto político de hoy, a pesar de que en las últimas semanas la Asociación de Municipalidades del Ecuador ha mostrado su preocupación por la falta de un reglamento que establezca las causales para la revocatoria.

Según Núñez, la Constitución, la Ley de Participación Ciudadana y el Código de la Democracia solo exigen el 10% de las firmas del padrón electoral.

“En San José se requerían 49 firmas de los 482 electores empadronados en las elecciones del 2009”. Pero se presentaron 126 firmas, de las cuales se invalidaron 11. La única pregunta de la papeleta es: ¿Está de acuerdo en revocar el mandato a Eustralia Morales, presidenta de la Junta Parroquia de San José? Sí o no.

Es mediodía. El calor se siente con fuerza en los muros de la sede de la Junta. Está ubicada a un costado de la vía Puyo-Tena. Al pueblo, con construcciones de madera, bloque y techos de zinc, se lo recorre en cinco minutos.

Dos de las cuatro calles están adoquinadas. Las otras son polvorientas y con piedras. Sus moradores transitan descalzos.

Es un sitio partido en dos por la carretera asfaltada que conduce a Tena. San José antes del 2005 era un recinto de la también parroquia rural de Fátima. En el cerro hay una pequeña capilla y una cancha de cemento, que están desoladas, no hay gente.

Los representantes de las bandadas políticas de esta parroquia, ubicada a 21 kilómetros de Puyo, cuestionan el trabajo realizado por Morales, quien asumió el cargo en agosto del 2009.

La acusan de supuesto mal manejo de fondos, falta de obra pública y su ausencia continua en su despacho. Además de no rendir cuentas ni convocar a las asambleas del pueblo.

Rodrigo Chalán, ex candidato a vocal de la Junta Parroquial por el PSP, fue el mentor de este pedido. “La solicitud de revocatoria no es política o por captar el poder, sino por la situación económica difícil que se afronta. No hay obra ni proyectos”.

Morales se defiende. “Quieren es pescar a río revuelto. Ellos no aceptan que una mujer esté al frente de la entidad”.

Según ella, los USD 45 957 que recibió de presupuesto en este año no son suficientes para impulsar proyectos productivos, adoquinado de calles y la construcción de grandes obras. Más del 80% del presupuesto se destina a gasto corriente (pago de remuneraciones, dietas, seguro social, entre otros).

Morales dice que buscó ayuda en el Municipio y en el Consejo Provincial de Pastaza. Esta última institución financió el adoquinado y la iluminación de las calles. “No me aferro al cargo, si tengo que irme me iré”.

Los indicadores sociales que maneja esta Junta son preocupantes. El 70% de su población vive con menos de USD 1 diario. La desnutrición afecta a más del 60% de los 600 niños que hay en la parroquia integrada por las comunidades Mariscal, El Dorado, Cajabamba 1 y 2, San Vicente, Césalo Marín y Sama Sunchi.

Las familias se dedican a la producción de naranjilla, papa china y caña de azúcar.

Ramón Aguinda es uno de los moradores. Está dedicado a la producción del tubérculo, pero los USD 120 que recibe cada mes no le alcanzan para alimentar a su familia.

Hace dos semanas recibió 200 plantas de naranjilla mejorada y cinco sacos de abono que entregó la Junta Parroquial que Morales lidera. “Esperamos con este apoyo sacar adelante a mi familia”, concluye.

fakeFCKRemove

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)