28 de February de 2012 00:01

El ‘round’ internacional en la CIDH es inevitable para el Gobierno

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Las figuras de la remisión civil y del perdón penal al fallo en el caso contra el diario El Universo entrarán en vigencia una vez que la justicia ordene el archivo de la causa.

Esto significa que el presidente Rafael Correa “perdonará” la condena de tres años de prisión y condonará el pago de USD 40 millones a los hermanos Carlos, César y Nicolás Pérez, directivos del rotativo; así como a Emilio Palacio, ex editor de Opinión del matutino; según lo que establecen los códigos Civil y Penal, en sus artículos 1698 y 113, respectivamente.

Según el jurista Juan Francisco Guerrero, la remisión civil y el perdón penal de una condena solamente puede aplicarse antes de que la sentencia esté ejecutoriada. De esta forma, no surte efecto la pena. “Si se ejecutase la sentencia y se detuviera a los querellados, si ya fuesen privados de la libertad, deberían cumplir la condena total. No es que en medio de la pena se puede decir: ya salgan no más”, aclaró Guerrero.

Con este criterio coincidió el ex vicepresidente León Roldós. Aunque insiste en que la parte acusadora, al haber optado por el perdón penal y la remisión civil, se fue por una vía procesal compleja. En doctrina jurídica, el perdón no elimina el delito por el que fueron acusados Palacio y los hermanos Pérez, es decir, la injuria calumniosa en el primer caso, y su autoría coadyuvante, en el segundo caso. El perdón solo elimina la aplicación de la condena fijada.

Un ejemplo de ello fue la decisión que tomó Vinicio Alvarado, secretario de la Administración, en el juicio civil que presentó en contra de Mónica Chuji, ex secretaria de Comunicación. “En ese caso se aplicó la remisión, aunque ella estuvo en contra”, explicó Julio César Trujillo, defensor de la ex funcionaria. “Fuimos ante la Corte Constitucional para que determinara que Chuji no había cometido ningún delito, pero hasta el momento no han respondido. Mientras ello no ocurra, ella aparecerá ante la justicia como sentenciada por injurias”, dice.

De allí que Trujillo, en cuanto al caso El Universo, cree que la única forma que tienen sus directivos y Palacio para “limpiar” sus nombres es que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) reconozca su inocencia.

El caso está en manos del organismo internacional desde el 24 de octubre pasado, cuando la defensa del diario, tras la ratificación de la sentencia en segunda instancia en la Corte de Guayas, pidió medidas cautelares a favor de los demandados. El argumento fue que se había cometido una serie de violaciones al debido proceso en el juicio y a la libre expresión.

La CIDH, el 21 de febrero pasado, tras conocer que la Corte Nacional de Justicia, en última instancia desechó el pedido de casación, dispuso las medidas para evitar que se ejecutara la sentencia contra los acusados.

También convocó a una audiencia al Estado ecuatoriano y a los acusados para escuchar sus argumentos en el caso y, si corresponde, para mantener, modificar o levantar las medidas cautelares.

A pesar de que el Gobierno ha considerado que son “improcedentes” las medidas, igual acudirá una delegación ante la CIDH. Ayer, el canciller Ricardo Patiño señaló: “Vamos a responder la comunicación y participaremos en la audiencia en Washington, para dejar en claro los atropellos que se están cometiendo incluso desde la misma CIDH”, aseguró.

Esta respuesta fue redactada ayer. Y explicaba que los países no tienen la obligación de acatar la petición de medidas cautelares, porque esta facultad no consta en la Convención Americana de DD.HH., de la cual el Ecuador es signatario.

“A través de un reglamento se inventaron las medidas cautelares”, manifestó ayer Patiño.

Sin embargo, estas medidas podrían quedar insubsistentes, si es que la sentencia en el caso ya no entrara en vigencia.

Los directivos del diario guayaquileño y del ex articulista todavía no han decidido si continuarán con el proceso ante el organismo internacional. Según explicó Mauricio Guim, uno de los abogados de los hermanos Pérez, esta resolución se tomará luego de conocer el contenido completo de la remisión y del perdón que fue entregado ayer por los abogados del presidente Correa, Gutemberg y Alembert Vera.

Ellos esperan la notificación oficial de la resolución del Mandatario. Incluso, el medio difundió un comunicado oficial, en el que esperan conocer el alcance del perdón. “Ante la decisión que en uso de una facultad prevista en la ley ecuatoriana ha anunciado el presidente Rafael Correa, sobre las sanciones que nos impone la resolución de la Corte Nacional de Justicia, el diario El Universo se pronunciará una vez que las condenas sean archivadas. Seguiremos trabajando para servir a nuestros lectores, de acuerdo con nuestros principios e indeclinable empeño de hacer cada día más y mejor periodismo”, señaló el rotativo, a través de su web.

Emilio Palacio, en entrevista con el canal internacional CNN, dijo que la remisión fue un “triunfo de la solidaridad mundial”, (ver nota inferior).

La situación de los Pérez

De su lado, los hermanos Pérez prefieren no pronunciarse al respecto. César y Nicolás analizan su retorno al país, luego de la gira que emprendieron por distintas ciudades de Estados Unidos, para “denunciar” la situación de la libertad de expresión en el país.

Sin embargo, Carlos Pérez continuará asilado en la Embajada de Panamá en Quito. Su abogado, Hernán Salgado, explicó que el asilo solicitado y concedido no está relacionado con la sentencia condenatoria en contra de los directivos del diario. “Había sufrido una serie de ataques en Guayaquil y había sido víctima de violencia, que lo ponía en peligro a él y a su familia, con o sin sentencia. El asilo está concedido y ahora nuestro Gobierno tiene que conceder el salvoconducto”, puntualizó.

Sin embargo, la Cancillería ecuatoriana espera que Panamá justifique sus razones para dictar el asilo a favor de Pérez. A criterio del ministro Ricardo Patiño, él no es un perseguido y no se han cumplido los requisitos necesarios para ser asilado político.

Ayer, el Gobierno panameño dijo que las puertas de su país siguen abiertas para Pérez, si él lo desea. Así, el canciller Roberto Henríquez, durante una entrevista en el canal local TVN-2, dijo que si Pérez decide “abandonar la sede” de la Embajada de Panamá en Quito, donde permanece 12 días, y “trasladarse a Panamá (...) obviamente se le recibiría”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)