15 de March de 2012 00:02

Presunto infiltrado, ayer en la marcha

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Los dirigentes de la marcha Plurinacional por la Vida descubrieron ayer un supuesto plan del Gobierno para desestabilizar la caminata que partió desde Zamora Chinchipe, el 8 de marzo.

A las 13:00, un grupo de marchantes descubrió a un supuesto policía infiltrado. Se trata del cabo segundo Édison M., quien estaba en la sede de la Organización Indígenas de Cañar vestido de civil. Portaba una credencial que confirmaba que es policía activo, además un celular que contenía el mensaje: “Porque han hecho un buen trabajo mi Mayor habló con mi General para que vayas a Inteligencia Azogues”.

A más de estos datos, lo que más preocupó a los dirigentes indígenas es que tenía un su poder una pistola Glock 9 milímetros con la serie MXC851; estaba cargada con 11 cartuchos.

Salvador Quishpe, prefecto de Zamora Ch. y Pepe Acacho, vicepresidente de la Conaie, sostienen que el objetivo del presunto infiltrado pudo haber sido iniciar un ataque dentro de la marcha y que esto podría haber ocasionado el apresamiento de los dirigentes. Para reforzar esta teoría, Quishpe leyó dos mensajes de texto que, según él, habría recibido el dirigente político Marcelo Larrea horas antes. Allí se habría advertido del supuesto plan: “Marcelito, sé de fuentes fidedignas que el Gobierno está tramando provocar alguna muerte para disolver la marcha pretextando inseguridad para los ciudadanos”. “Tengan bien abiertos los ojos porque habrá infiltrados que harán la acción”.

El presidente de la Ecuarunari (filial de la Conaie), Delfín Tenesaca y sus compañeros responsabilizaron al Gobierno por la integridad de los manifestantes.

Acacho recordó que fue inculpado por sabotaje y terrorismo en el 2009 durante la marcha por el agua donde murió el profesor Bosco Wisuma. “Este tipo de personas se infiltran, matan y nos culpan a nosotros”, dijo.

Los dirigentes decidieron no aplicar la justicia indígena y optaron por entregar al policía a la Justicia ordinaria. Hasta la sede indígena del cantón Cañar llegaron el general de Policía, Víctor Hugo Gangotena, el jefe de la Policía Judicial de Cañar, Richard Karolis y el fiscal provincial Xavier Cárdenas. A Karolis le sorprendió la noticia y dijo que iban a elaborar el parte pertinente.

Los marchantes junto con el Fiscal se dirigieron al vehículo que era conducido por Édison M. Ahí se encontraron anotaciones en donde se nombraba al Presidente de la República y se analizaba las acciones diarias de seguimiento a la marcha. Según la dirigencia estos documentos revelan el plan de persecución.

Larrea aseguró que se debe hacer una investigación exhaustiva para determinar a los altos funcionarios que están detrás de este hecho. Cárdenas dijo que una vez que la Policía Judicial emita el parte, realizarán diligencias para pedir una audiencia con un Juez de lo Penal para la formulación de cargos. Gangotena prefirió no referirse del supuesto infiltrado y dijo que todo está en manos de la Fiscalía. Los marchantes almorzaron en Zhud (Cañar). Está previsto que hoy lleguen a Alausí.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)