18 de April de 2011 00:00

El Prefecto de Cotopaxi apoya al no

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El prefecto de Cotopaxi César Umajinga organizó un mitin político con dos objetivos. El primero es pedir a los pobladores nativos y mestizos de esta provincia que voten no en la consulta popular convocada por el Ejecutivo para el próximo 7 de mayo. Y el segundo motivo fue la entrega de tierras a los indígenas.

El acto político se realizó ayer desde las 10:00 en una explanada en el sector de la Avelina en la vía Panamericana, entre Lasso y Latacunga. En ese lugar se concentraron los beneficiarios del programa Sin tierra, que lleva adelante la Prefectura de la provincia de Cotopaxi.

Desde una tarima y en la lengua quichua, Umajinga les preguntó: ¿Cómo votarán en la consulta popular ari ( sí) o mana (no)? Unos 1000 indígenas respondieron en coro “mana”.

Umajinga dijo en su discurso que el presidente Rafael Correa trata a los indígenas como se lo hacía hace 40 años. “En esa época, los patrones violaban, castigaban y trataban mal a los peones nativos”. Por este motivo hizo un llamado a votar no en el próximo proceso electoral.

El vicepresidente del Movimiento Indígena de Cotopaxi, Rodrigo Tucumbi, en cambio, mencionó que el Presidente de la República no cumplió las expectativas del sector indígena: “Correa dice que es de izquierda, pero sus acciones son de derecha”.

El Prefecto de Cotopaxi hizo notar que el sitio en donde se realizó la concentración pertenece a la primera hacienda que el Consejo Provincial compró para la construcción de planes de vivienda, con todos los servicios básicos. Aunque aclaró que las tierras no se adquirieron con fines de producción agrícola.

La Prefectura continuará con la compra de haciendas en Zumbahua, Sigchos, Salcedo, Latacunga y Saquisilí.

En el acto político también participó la asambleísta Lourdes Tibán. Ella al igual que las mujeres que asistieron a la concentración, vestían anaco de gamuza bordada, chalina y un sombrero de paño, aunque cambió las alpargatas por zapatos de cuero y taco número cinco. La dirigente fue muy eufórica para solicitar el voto por el no en la consulta y tuvo una respuesta similar del público. A final todos bailaron un saltashpa al ritmo de una banda de pueblo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)