31 de March de 2011 00:00

La pesadilla de los Alvarado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0



Los hermanos Vinicio y Fernando Alvarado creen que durante el 30 de septiembre, no solo la vida del presidente Rafael Correa estaba en peligro, sino también las suyas.

En la declaración que dio a la Fiscalía el secretario de Comunicación, Fernando Alvarado, aseguró que un grupo de policías, que estaban sublevados en el Regimiento Quito los persiguió y los agredió en varias ocasiones.

“La seguridad se vio amenazada, yo no vi qué pasó con Vinicio (Alvarado)”. Pero otros testigos observaron que corría con su seguridad, pues era perseguido por policías que lo habían golpeado y echado gas pimienta detrás de las gafas, dejándolo totalmente ciego. “Ya no podía actuar por sí mismo y tuvo que dejarse llevar por la seguridad”, dice una de las versiones del expediente judicial.

Asimismo, según Fernando Alvarado, un grupo de policías motorizados lo persiguió por la av. Mariana de Jesús y le lanzó gas pimienta en los ojos. Por ello, un grupo de su seguridad lo llevó hasta la sede de Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE), para resguardarlo. Allí, Alvarado se encontró con su hermano, que estaba muy golpeado.

En este momento, afirmó el Secretario de Comunicación, “ya sabía que era un golpe que estaba totalmente en marcha, sabía que el Presidente estaba secuestrado; estaba convencido que lo iban a intentar matar y recibía mensajes en mi celular que había saqueos en Guayaquil y que había corrida bancaria y que había la toma del aeropuerto”, señaló.

Por ello, buscó, junto con su hermano mayor un lugar para trabajar y lograr que el supuesto intento de golpe de Estado no se concrete. Escogieron el edificio de los medios públicos, desde donde podían emitir comunicados, dirigir la cadena nacional, que obligó a todos los canales y radios a enlazarse en la señal oficial. Y mantener reuniones con las otras autoridades del Estado.

Sin embargo, según recuenta Alvarado, en la noche nuevamente estuvieron “acorralados” por los policías y gente que iba a protestar en contra de la transmisión del canal Ecuador TV.

“Si nos agarraban ahí estábamos desprotegidos, pero al final nunca encontraron la puerta al sótano (en donde estaban), aunque hicieron lo que quisieron hacer en el canal, destruyendo bienes del Estado”.

Durante los incidentes del 30-S, ninguno de los Alvarado estuvo cerca del Presidente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)