7 de July de 2010 00:00

‘Personalmente tengo mis reparos’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Política

La socialista Silvia Salgado aseguró que con Alianza País tienen un acuerdo programático que todavía tiene vigencia. Pero también discrepan. Por eso quedarán en libertad los cinco miembros para votar. Marisol Peñafiel, una de sus integrantes, ya dijo no ser de esta tienda sino del bloque oficialista de Alianza País, algo que a Salgado tomó por sorpresa.

¿Los socialistas votarán a favor de Alianza País en el proyecto de Ley de Medios?

Las leyes de Educación y Comunicación son parte de un acuerdo político con el movimiento País. Pero además son derechos fundamentales, tenemos coincidencias con País y otras fuerzas. No se trata de estar en la oposición y no estar de acuerdo con esos derechos.

Entonces, ¿no se oponen a aprobar el proyecto así como está? ¿Se han reunido con Doris Soliz, ministra de Coordinación Política?La Dirección del partido decidió que hasta el miércoles tendremos una propuesta para la Ley de Comunicación, pero sobre contenidos. Eso definirá nuestra decisión y no la reunión con una Ministra, que no se ha dado. Tenemos 20 observaciones al proyecto de Ley de Comunicación.

¿Cuándo presentarán esas observaciones y dónde?

El Pleno es y debería ser el sitio en donde expongamos nuestras posiciones. Luego, cuando se cierre el segundo debate, sabremos si las observaciones fueron recogidas. Ahí tomaremos una posición. No secundamos la idea de que lo que sale de la Comisión de Comunicación se debe votar.

¿Qué espera usted que ocurra en el Pleno, cuando se debata este proyecto?No queremos tener solo 10 minutos para hablar y ninguna respuesta. No queremos que pase eso, no podemos adelantarnos, claro que los hechos dicen que esa puede ser una realidad. Pero mantenemos una posición de propuesta, debate, de discusión y de partido. Coincidimos en la necesidad de una Ley, archivarla es renunciar a la capacidad de debatir, proponer y legislar.

¿Qué opina usted de los ‘spots’ a través de los cuales el Gobierno muestra su posición sobre el proyecto?

Necesitamos una Ley e instituciones sólidas, afianzar un sistema democrático en el país y no preocuparnos solamente del estilo personal de un Presidente de la República. Nuestra posición está lejos de aquello. No es una Ley para este Gobierno o para el presidente Rafael Correa. Queremos afianzar los derechos de las personas. Y mantener los principios que hemos defendido ante los gobiernos autoritarios y en este caso del presidente Correa.

¿Qué opina de la integración del Consejo de Comunicación, con peso de representantes del Ejecutivo?

Partimos de un diagnóstico, de los resultados de la autorregulación de los medios, de la existencia de un Consejo que está operativo al momento. No podemos en este momento decir que no es necesaria una instancia en donde se precautele la vigencia de los derechos, eso debe hacer el Consejo y es responsabilidad también del Estado y de los gobiernos de turno, que han tenido tres y hasta cuatro representantes. Necesitamos consolidar la participación ciudadana empoderada en el derecho para que así el gobierno de turno tenga todo el Consejo, la sociedad tenga la capacidad de exigir sus derechos.

¿Cuál es su opinión sobre la falta de límites a las intervenciones de funcionarios de Gobierno a través de cadenas, además de la hora diaria para programas de corte educativo, de salud?

Es fundamental que los medios asuman responsabilidad social, que no puede ser confundida con espacios para promoción política. Me preocupa también que cosas fundamentales se dejen para el reglamento como la cuestión del acceso democrático, equitativo a la publicidad. Hay situaciones que no se pueden dejar a discreción; la garantía del derecho a la libertad de expresión debe regularse.

¿Usted apoyó con su firma la moción de la oposición para revisar el orden del día del jueves y analizar si fue lícita o no la actuación de Rolando Panchana como presidente?

Si el tema es discutir el procedimiento que dio paso a la construcción del proyecto que tenemos hoy día hay que apoyar eso. Hay que buscar puntos de consenso, no se puede poner como pretexto que el señor Panchana titularizó también a su suplente para no aprobar una Ley.

¿Fue legal esa acción?

En la medida en que ese día hubo 125 asambleístas y no 124 es cuestionable. Pero no me hace perder de vista la necesidad de tener una nueva Ley de Comunicación. Aunque partamos de cero, siempre vamos a encontrar en el camino problemas y resolver los mismos problemas y temas, es una situación política en la cual debemos ponernos de acuerdo.

¿Usted coincide con Paco Moncayo, quien habla de que debe haber una propuesta para debatir en el Pleno?

Así es y no una propuesta que venga con el sello de oposición ni de coincidir con los medios de comunicación ni con los ‘spots’ de Gobierno. Somos transitorios, los gobiernos y los políticos, hay que dar paso a una propuesta que permita sentir que el Estado nos respalda cuando nos expresemos.

¿Usted considera que sí se pone en riesgo la libertad de expresión con el proyecto de Alianza País?

Venimos de la protesta, de la movilización, cuando joven -como dirigente- siempre fui contestataria, antisistema. Personalmente no quisiera que mis hijos rechacen este sistema algún día y por ello puedan ser encarcelados. Eso es lo que está en juego.

¿Qué hacer en medio de posiciones polarizadas?

Hay que cambiar el discurso, para que el país y las instituciones entiendan qué es libertad de expresión. La educación gratuita nos puede permitir ser contestatarios, pero ese derecho no se concretará sin libertad de expresión.

Esas respuestas dejan ver que usted no está a favor...

Personalmente tengo mis reparos, entre los socialistas hay visiones diferentes frente a cómo vemos el proceso de cambio. De pronto no estamos lejanos a la idea de Marisol Peñafiel, pero ella puede pensar que hoy se justifica la posición de País, por estar en un proceso transitorio. Pero quienes vivimos dictaduras y procesos represivos sí nos detenemos. No es una discrepancia de fondo en el partido socialista sino de forma frente a una situación coyuntural, de lo que significan las libertades.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)