14 de July de 2010 00:00

Un perfil riguroso para el escolta presidencial

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Redacción Política



El nuevo escolta del presidente Rafael Correa deberá pasar por un detector de mentiras. Este será uno de los requisitos que se establecerá en el perfil de los integrantes del recientemente creado Servicio de Protección Presidencial.

La Casa Militar de Carondelet trabaja en los lineamientos del equipo hace unos meses. Uno de ellos es la definición del perfil profesional de quienes trabajarán en esa unidad especial.

Este grupo nació el 8 de julio pasado, mediante Decreto Ejecutivo N°418. En este documento se unificó la Casa Militar con el Escuadrón Presidencial de la FAE.

Según una fuente militar que trabaja en la Presidencia y que pidió no ser identificada, el objetivo de esta unidad es facilitar y agilizar las tareas para dar seguridad al Primer Mandatario, al Vicepresidente y al Secretario Nacional de la Administración.

fakeFCKRemovePara ello, el Servicio se encargará de reclutar al personal más calificado para cada tarea. No solamente de las Fuerzas Armadas o de la Policía, sino también civiles. Por ejemplo, habrá especialistas en operaciones de Inteligencia, defensa personal, manejo de armas, francotiradores...

“Hay expertos que pueden infiltrarse en grupos sociales y advertirnos de una posible manifestación contra los mandatarios. Dependiendo de la gravedad, se puede suspender cualquier actividad”, aseguró el funcionario.

Como parte del perfil, se busca una persona honesta y reservada, por eso se piensa en las pruebas del polígrafo. En el Decreto Presidencial se establece que cualquier filtración de información de los escogidos será castigada bajo las normas penales. Incluso, los actuales integrantes de la Casa Militar y la guardia personal de los funcionarios deberán pasar por un proceso de evaluación, para ser parte del nuevo equipo.

Anteriormente, los miembros de la seguridad presidencial eran nombrados por las FF.AA. y la Policía. “A veces se enviaba a los amigos del Comandante o a sus conocidos, pero no siempre estaban preparados para cumplir las tareas de protección presidencial”, agregó la fuente.

Pero el ex jefe del Comando Conjunto de las FF.AA., Paco Moncayo, dice que eso no es cierto. “Esas funciones eran asignadas a los mejores militares y policías”.

Recuerda que el Ministerio de Defensa tenía un rol clave en la selección de los edecanes (asistentes y guardaespaldas de los mandatarios) y del Jefe de la Casa Militar de Carondelet. El ex militar y ahora asambleísta sostiene que la novedad del Servicio de Protección es que será independiente de las FF.AA. y de esa Cartera.

La idea del Servicio de Protección nació hace un año. En septiembre se recibió el visto bueno de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades) y del Ministerio de Finanzas, para añadir el grupo a la estructura orgánica de la Presidencia y al Presupuesto General del Estado.

Según la fuente, con esto se evitarán los trámites burocráticos que “entorpecían el trabajo” para la adquisición de equipos y para solicitar medios de transporte, especialmente cuando se requieran aviones y helicópteros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)