20 de August de 2010 00:00

La ONU y OEA hablan de ‘censura’ en Venezuela

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
DPA y Redacción Política

Los ojos del continente miran con preocupación la situación de la prensa en Venezuela. Ayer, los relatores para la libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (organismo adscrito a la OEA), Catalina Botero, y de la ONU, Frank La Rue, advirtieron que la prohibición de publicar imágenes violentas constituye una medida de “censura previa” contra la prensa.

El martes pasado, un tribunal de Justicia de ese país emitió un fallo que prohíbe la difusión de gráficas violentas. Esa decisión se concretó luego de que el Gobierno venezolano criticara una fotografía publicada por el diario El Nacional, uno de los más importantes de ese país.

El periódico publicó en su portada del viernes de la semana pasada, una fotografía de la morgue de Bello Monte (Caracas), en la cual se observan cadáveres amontonados en camillas y en el piso. Esa foto sirvió para ilustrar una nota sobre el aumento de la inseguridad. Actualmente, Caracas es considerada una de las urbes más peligrosas de la región con un promedio de 50 muertes violentas durante los fines de semana.

La publicación causó el rechazo oficialista. El director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (que maneja las morgues), Wilmer Flores denunció que esa foto fue tomada en el 2006 y no el año pasado como señalara el diario.

El editor y propietario del El Nacional, Miguel Otero, defendió la decisión editorial de publicar esa foto y dijo que la idea fue la de estimular el debate sobre la inseguridad que golpea a Venezuela.

El Cuerpo de Investigaciones Forenses y la Defensoría del Pueblo, apoyados en las críticas del presidente Hugo Chávez, demandaron al diario por atentar contra los derechos de los niños.

El martes pasado, el tribunal 12 de Primera Instancia de Mediación y Sustanciación de Protección del Niño y Adolescente de Caracas, prohibió a El Nacional y otros medios “la publicación de imágenes, informaciones y publicidad de cualquier tipo con contenido de sangre, armas, mensajes de terror, agresiones físicas que aticen contenidos de guerra y mensajes sobre muertes ”.

Para los relatores de la ONU y OEA, esa decisión “compromete seriamente el derecho a la libertad de expresión de ese país”.

Botero y La Rue afirmaron además que la decisión judicial impone límites “de tal vaguedad e imprecisión que impiden que la prensa escrita pueda publicar cualquier información que pueda perturbar o molestar a las autoridades gubernamentales”.

En el comunicado de los relatores de la ONU y de la OEA, se explicó que de mantenerse esta decisión se obligará a los medios a abstenerse de informar sobre una amplia gama de asuntos de interés público. Por ello, hicieron un “llamado urgente” a las autoridades venezolanas para que revisaran y establecieran las garantías plenas para la libre expresión”.

La Sociedad Interamericana de Prensa también condenó el fallo. La organización continental cree que esa resolución es una censura contra los medios. Su presidente, Alejandro Aguirre, manifestó que el fallo se trata de “un elemento más de censura dentro de un esquema gubernamental para silenciar a los medios, en épocas en que se quiere evadir las imágenes de la realidad dentro de estrategias electorales”.

En septiembre, los venezolanos irán a las urnas para elegir a los nuevos representantes para la Asamblea Nacional (Congreso). Justamente, ayer los legisladores aprobaron una nueva ley para prohibir a los dueños de bancos que sean propietarios de medios de comunicación, como sucede en Ecuador (ver recuadro del extremo derecho).

La sanción fue suspendida parcialmente

El Tribunal Duodécimo de Mediación y Protección del Niño de Caracas  suspendió ayer, parcialmente, la prohibición a medios de prensa impresos de publicar información e imágenes violentas, tras la polémica por la divulgación de una fotografía de la morgue de Caracas desbordada de cadáveres.

 

El Tribunal suspendió temporalmente la prohibición que se aplicó a El Nacional de difundir informaciones e imágenes con hechos sangrientos, hasta que se resuelvan las demandas introducidas contra el periódico.

Tras la medida, que se extendió a otros periódicos del país, El Nacional podrá volver a publicar noticias y algunas imágenes. Pero su editor, Miguel H. Otero, señaló que no aclara qué tipo de fotografías. “El Tribunal suspendió parcialmente la medida porque dice que se pueden publicar informaciones hasta que se decida sobre el caso. Esto sigue siendo censura previa, porque no dice nada sobre qué fotografía (...)   En la realidad suceden hechos de violencia a diario y cuando un medio publica eso, resulta que es su culpa”.

Una demanda judicial fue presentada también contra el tabloide Tal Cual, que dirige Teodoro Petkoff,  ex jefe guerrillero y ex ministro.   DPA

Norma al estilo del Ecuador

La Asamblea Nacional de Venezuela aprobó ayer una reforma legal que establece la prohibición de que dueños o directores de bancos sean simultáneamente accionistas de medios de prensa.

La mayoría oficialista pasó, en una segunda discusión, la reforma parcial a la Ley de Bancos. Se trata de dos artículos, uno de ellos relacionado con la prohibición de que banqueros sean accionistas de medios de prensa.

Antes del debate, los diputados gobiernistas recalcaron que la reforma fue impulsada por el caso de la televisora Globovisión, que mantiene una línea crítica al Régimen de Hugo Chávez, en vista de que uno de sus accionistas, el empresario Nelson Mezerhane, era dueño de un banco que fue intervenido por presentar problemas de liquidez.

El diputado Ricardo Sanguino, jefe de la Comisión de Finanzas, dijo que en efecto la reforma prohíbe a dueños y directores de bancos ser accionistas en los medios. Señaló que el cambio busca evitar la usura por parte de algunas instituciones financieras.

El diputado opositor Juan Molina rechazó la reforma y dijo que va en contra de la Constitución al prohibir a las personas emprender cualquier actividad económica. “Esto viola los principios constitucionales que permiten a las empresas a dedicarse a cualquier actividad económica”.

 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)