'O se reforma la OEA y se la fortalece o morirá de inanición'

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Política

Entrevista a Marco Albuja, embajador ante la OEA, sobre su futura gestión en la entidad.

La OEA ha sido una de las instancias regionales más fuertes desde hace muchos años. ¿Cuál es el objetivo con el que usted va allá?
Desde su nacimiento la Organización comienza con un déficit para el desarrollo de los pueblos de América, pues únicamente dio énfasis a los temas políticos (...). Siendo tan antigua la Organización, se quedó inmovilizada en el tiempo, anquilosada, no acompañó a la evolución social del continente, tiene aún puesta su mirada en la "seguridad nacional" y en minimizar la expresión diferente de los pueblos que entienden la historia como un futuro común y no como aislamiento para protegerse de influencias extra continentales.

El Gobierno ha hablado de reformas a la OEA y la creación de un organismo paralelo, en el cual no esté EE.UU. ni Canadá.
Voy orgullosamente representando la voz soberana del pueblo ecuatoriano y como representante personal del Presidente de la República, mi misión será proponer y hacer todo lo posible para reformar la OEA, con el fin de que responda a las necesidades de todos los países que formamos América, para ello las propuestas que hacemos son concretas, medibles y aceptables para todos los Estados, queremos una organización eficiente y eficaz. (…) Si la OEA no cambia y se convierte en una organización fuerte y moderna, entonces deberá dar paso a una organización que cumpla con ese papel.

El Gobierno ha insistido en reformar al Sistema Interamericano de DD.HH. ¿Este tema seguirá siendo parte de la agenda en la OEA?
Las reformas a la CIDH ya fueron realizadas en su mayoría y se encuentran en vigencia, pero aún quedan varios temas de fondo que deben ser resueltos y que marcarán un rumbo claro para la Comisión: que todos los países sean parte del Pacto de San José; la sede debe estar en un Estado parte del Pacto; un Código de Conducta para los Comisionados y Relatores; elevar a todas las relatorías a categoría de especiales, con debido financiamiento, definición y confirmación por parte de los Estados de que es una función de la CIDH emitir las medidas cautelares; y presupuesto de la CIDH financiado por los Estados miembros.

Si no se concretan, ¿el país se va de la organización?
El presidente Rafael Correa ha sido muy claro en pedir las reformas necesarias para hacer de la CIDH y de la OEA instituciones coherentes con la realidad histórica que vivimos y con el futuro que esperamos, en esa medida tenemos que trabajar con organismos vitales. No se puede desarrollar al ser humano, a las sociedades y realizar una verdadera integración con entes enfermos o desahuciados. O se reforma la OEA y se la fortalece o morirá de inanición. La OEA es lo que los países queremos que sea.

Hoja de vida

Su trayectoria Es doctor en Jurisprudencia, máster en Leyes por la Universidad de Rochiville, máster en Gestión y Dirección Comercial, Marketing, Publicidad, Comunicación y E-commerce por el Instituto IEFOL de Madrid.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)