27 de November de 2011 00:01

‘No podemos comparar a Correa con Febres Cordero’

valore
Descrición
Indignado 13
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La nueva secretaria de Pueblos, Rosa Mireya Cárdenas, acepta que hay tensiones políticas en el país  y convoca a un diálogo generoso de las partes “para construir la revolución”.

HOJA DE VIDA.

Su vida.  Quiteña, nacida en 1960. Ex miembro del grupo guerrillero Alfaro Vive Carajo (AVC).  Integró la Comisión de la Verdad.    
Sus publicaciones. Escribió, entre otros,  ‘Dónde está la Sangre del Pueblo’, una compilación  histórica del grupo AVC.

¿Es ético pasar del antipoder al ejercicio del poder?

Lo es si se pasa con sueños, con una historia de lucha y trabajo por los derechos de nuestra gente y de nuestro pueblo. Con esperanza en las propuestas que tiene este proceso revolucionario y los cambios que estamos viviendo.

¿Hay nepotismo en su nombramiento, si tomamos en cuenta que su cuñado Edwin Jarrín es secretario de Transparencia?

No, porque para que exista nepotismo la relación debe darse entre la autoridad nominadora, en este caso el Presidente de la República y la servidora pública dentro de una misma entidad.

¿Cómo alguien como usted, siempre crítica del poder , dijo en una de sus primeras declaraciones que no hará críticas al Presidente?

Es una demostración de lealtad y es una frase de (el poeta Mario) Benedetti que dice: “Amigo, no estoy aquí para ver tus errores, sino para apoyarlos…”.

Después de cinco años de Gobierno y siendo usted una persona forjada en la insurgencia, ¿no le parece que es el momento de ver los errores y no ser contemplativos?

Por lo mismo que ya tiene demasiadas, muchísimas críticas, es el momento que la izquierda se deje de discursos y que arrimemos el hombro.

Pero “arrimar el hombro” no implica dejar de ser crítico y autocrítico...

No, pero es el momento de ser corresponsables de una gestión. No debemos dejarle solo a un líder como es el presidente Correa ni dejar solo al Movimiento País.

¿Por qué?

Porque es un proceso que no se volverá a repetir. No podemos dejar que la derecha gane el siguiente proceso electoral.

¿Un proceso revolucionario sin autocrítica?

La autocrítica válida y las diferencias también. Eso sirve para ir construyendo. Esa frase de no criticar al Presidente no quiere decir que vamos a dejar pasar las cosas, pero es un deseo de apoyo.

¿Qué no le dejaría pasar al presidente de la República?

Que se fuera en contra de los postulados que él ha propuesto y ejecuta en favor de esta lucha…

¿Por ejemplo?

Por ejemplo que deje de preocuparse de los pobres, que deje de luchar por ellos.

Pero hay otras cosas que podrían ser susceptibles de crítica, por ejemplo la presencia del Presidente en la audiencia del juicio por injurias contra la dirigente indígena Mónica Chuji...

Mónica Chuji se pronunció en forma personal y el problema de fondo es que hemos estado acostumbrados a decir lo que fuera del prójimo…

¿Y si hubiera sido un funcionario del Gobierno del presidente Febres Cordero?

No podemos comparar la figura de León Febres Cordero con la de Rafael Correa, de ninguna manera... León Febres Cordero aquí cometió delitos de lesa humanidad y crímenes de Estado…

¿Cómo se lleva usted con Alexis Mera, un hombre que trabajó con Febres Cordero?

No tenemos una relación dentro del Gobierno, porque yo recién estoy posesionada.

Pero la va a tener...

Sí, es posible… Ese es el poder, conseguir que ellos también vayan construyendo. Y en eso están incluidos Vinicio y Fernando Alvarado, que también aportan.

El actual Régimen ha procesado por terrorismo a 200 dirigentes indígenas.

Es diferente porque estos procesos son casos aislados.

¿Por qué aislados?

Ellos se han ido contra un Gobierno que con valentía está haciendo cosas en bien del país.

Ellos han salido a las calles a protestar, como ustedes lo hacían en los años 80.

Nosotros como Alfaro Vive nunca hicimos actos de terrorismo, nunca destruimos, nunca pusimos una bomba, nunca matamos, y sin embargo fuimos llamados terroristas…

Ustedes rechazan ese calificativo y, sin embargo, ahora se pone esa acusación contra los dirigentes indígenas...

Hay casos como el del señor Marcelo Rivera (ex presidente de la FEUE) que se fue contra la vida del rector de la Universidad Central y destruyó instalaciones. ¿Cuándo Alfaro Vive Carajo hizo una cosa así?

¿Lo de Marcelo Rivera le parece justo?

Creo que este es el momento de poner orden y dejarse de actos vandálicos…

‘Poner orden’ era una de las consignas del Régimen de León Febres Cordero...

Febres Cordero llamaba al orden con las armas en la mano, con cientos de policías, así llamaba al orden.

¿Y ahora no ocurre eso?

Ahora hay juicios justos y se está tratando de recuperar la institucionalidad. Yo misma me entregué en el año 1991 a la justicia para recuperar mi legalidad porque sufría persecución. Ahora tenemos que trabajar en recuperar la justicia, en que las cosas no se queden en la impunidad.

Por eso mismo. ¿Cómo se entiende que haya 200 dirigentes indígenas acusados de terrorismo en un Gobierno que supuestamente responde a los intereses de la gente indígena, de la gente que se opuso a la derecha?

Tiene que abrirse el diálogo con mucha generosidad, un diálogo franco, abierto, transparente de parte y parte.

Usted dice que AVC no hizo actos violentos, pero, por poner un ejemplo, hubo el secuestro de un banquero y como consecuencia de ello hubo muertos... ¿AVC es responsable de eso?

Le invito a leer el informe de la Comisión de la Verdad. Ahí está muy claro todo lo que pasó en relación a los actos que realizó AVC y queda claro realmente de dónde vinieron las balas…

¿Y los asaltos a bancos?

Lo que se hacía en los bancos tenía un sentido político. Eran recuperaciones.

¿Cómo puede haber diálogo con juicios, acusaciones y procesos de por medio?

Sí lo creo posible. Sí creo en la generosidad de parte y parte. Juntos tenemos que construir una patria diferente, una patria de respeto y compromiso.

¿Y esa generosidad de la que usted habla la tiene el Presidente de la República?

Yo creo que sí existe y seríamos ciegos si no viéramos aquello.

¿Está hablando usted de una actitud de ceder, de abrirse al diálogo, de decir basta de enfrentamientos y de violencia verbal?

Exactamente.

La Secretaría que usted maneja es justamente la expresión de la diversidad, pero la democracia y el pluralismo nos incluyen a todos, no solo a Alianza País o a los que están en el Gobierno...

Por supuesto que sí. Y eso es lo que venimos a construir y entrelazar. La Secretaría de Pueblos debe luchar por una democracia directa con las instituciones del Estado. En eso vamos a trabajar incansablemente.

¿La idea es construir una democracia que no sea vertical, sino horizontal?

Ese es el objetivo.

¿Pero cómo lograrlo si vivimos bajo un modelo vertical y unidireccional?

Mire que el Presidente informa a sus mandantes todo lo que está realizando el Gobierno. Participé por primera vez en un gabinete y allí todos los ministros y el Presidente trabajan muy fuerte, muy duro en jornadas intensas.

¿Y el contacto con el pueblo, con la gente?

Luego de esas jornadas, al día siguiente nos reunimos con las autoridades del lugar y ellas exponen absolutamente todas sus necesidades y hacen reclamos al Gobierno por las cosas que no ha cumplido. Finalmente, nos reunimos con las bases en un gabinete ciudadano donde están sentados todos los ministros…

¿En los enlaces sabatinos? Ahí solo habla el Presidente, a menos que pida que algún funcionario intervenga...

Díganme ustedes cuándo y en qué Gobierno ha habido esta apertura y este encuentro de ministros, Presidente y ciudadanos. Cuándo se ha conversado y recibido las demandas del pueblo. Nunca antes. Por eso digo que existe una real participación ciudadana en este Gobierno.

Pero las obras que hace el Gobierno se realizan con el dinero del pueblo y de todos los ecuatorianos.

Todos los gobiernos anteriores pudieron hacerlo y no lo hicieron. Ahora se tienen carreteras en lugares donde antes no se podía llegar. Los pequeños productores se asocian y sacan sus productos al mercado. Los cambios son evidentes, no podemos ser ciegos. Sí existen grandes cambios en estos cinco años.

¿En qué quisiera que se cambie más rápido? Usted habla de una revolución y nos consta cuánto ha viajado por el país usted en estos días. ¿Qué ha visto de malo? ¿En qué cree que es necesario dar un giro?

Al Gobierno le hace falta pisar el acelerador dentro de las instituciones. Todavía hay una burocracia que impide que las acciones se hagan con mayor rapidez y que se vayan cumpliendo los cronogramas trazados por el Gobierno y el Presidente.

¿A pesar de que ahora hay más burocracia?

Ahora hay tecnología y se hace una administración por resultados. Es ahí donde se pueden acelerar los procesos. Dentro de las instituciones necesitamos capacitar en gestión pública porque ya no es lo mismo un servidor público de hace años que venía, se sentaba y tenía poco por hacer. Ahora todo está integrado.

¿Para transformar esa burocracia es importante contar con gente vinculada o militante de Alianza País? ¿Por eso se está despidiendo a tanta gente?

Mire, aquí (en la Secretaría) no tenemos gente de Alianza País y nosotros tampoco hemos sido de Alianza País…

¿Alfaro Vive Carajo no es de Alianza País?

Alfaro Vive no ha sido de Alianza País. Y nosotros ya no somos de Alfaro Vive, tampoco. Recuerde que nos disolvimos en 1991.

El Gobierno ha marginado a sectores de izquierda y usted nos habla de integrar. Incluso les han llamado “izquierda infantil”.

Nosotros haremos lo posible por integrar a todos los sectores que quieran el cambio.

Sin embargo, marginan a gente como Alberto Acosta y a otros militantes que fueron parte del proyecto inicial. Es como si se le hubiera marginado a usted por haber sido de Alfaro Vive Carajo.

Yo creo en la generosidad de todos los sectores. Y sobre lo que me pregunta, debo decirle que seguimos con la misma fuerza porque nunca hemos dejado de luchar por nuestros ideales.

¿Con la misma fuerza de hace 25 años?

De hace 25 años y de hace 30 años. Es toda una vida. Con esa misma fuerza venimos a construir patria y llamamos a todos a unirse a esta minga para trabajar por el proceso.

¿La Secretaría servirá para la campaña electoral del próximo año?

No. La Secretaría de Pueblos tiene como objetivo construir y fortalecer un proceso de participación ciudadana que vaya mucho más allá de este Gobierno o del Gobierno de turno.

En el hipotético caso de que el Gobierno actual fallara a quienes dice representar, ¿cabría la aparición de otro AVC que haga recuperaciones, retenciones, etc.?

Estamos en otro momento a nivel mundial y de América Latina. Nuestros jóvenes están en otro proceso. Pero es un pasado del cual me siento muy orgullosa.

¿Lo volvería a hacer?

Hipotéticamente con el mismo compromiso, pero con acciones políticas, no armadas.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (8)