24 de March de 2011 00:00

Los Mattelart con hinchada juvenil

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Informales. Con mochilas al hombro, pelo largo y vistiendo jeans, cientos de jóvenes de las universidades Salesiana y Central coparon el auditorio de Ciespal, la tarde y noche del martes.

El motivo: escuchar a los esposos Michele y Armand Mattelart, investigadores de la comunicación desde los años sesenta.

Desde las 16:00 se oía el barullo juvenil en el hall principal. Se esperaba hallar a muchos seguidores, catedráticos y viejos periodistas, que veneraban entre los sesenta y ochenta a los Mattelart, pero el público joven fue algo inesperado. ¿Una pista? Cinthia Márquez confesó que ‘Para leer al Pato Donald’ (1972), el libro clásico de Armand, escrito con Ariel Dorffman, le deslumbró, porque percibió en el rico pato de los cómics a un símbolo del poder y del sueño americano.

Márquez, alumna de quinto semestre de Comunicación Social en Desarrollo, de la Universidad Salesiana, calificó a Mattelart, autor de 32 libros, de ídolo y buscó la mejor butaca para escucharlo.

Dijo que el profesor Miguel Ángel Soto, en Teorías de la Comunicación, inculca estas lecturas.

Alejandro Aguilera, líder estudiantil de la Salesiana, confirmó que asistieron 150 estudiantes.

El cuadro juvenil se completó por la presencia de 40 alumnos de la U. Central del Ecuador.

Marco Villarroel, profesor de Historia de la Comunicación de esa institución, reconoció la vigencia de los Mattelart por sus ideas de comunicación popular alternativa y comunitaria.

Antes de su charla, los esposos recibieron la medalla Bicentenario de manos de la ministra de Cultura, Érika Sylva, quien, emocionada, resaltó el trabajo de los esposos en el Chile socialista de Allende. Fernando Checa, director de Ciespal, igual reconoció la trayectoria intelectual de la pareja. Michele, clara y didáctica, habló del proceso comunicacional en el gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende. Esto despertó la nostalgia de la periodista Alexandra Ayala, quien en los setenta era estudiante universitaria. Ayala evocó que la gente se comunicaba por grafitis, periódicos en los círculos de obreros y el humor, rasgo de los chilenos.

Armand se enfocó en el tema de lo internacional a lo mundial.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)