11 de January de 2011 00:00

La Luna recibió contratos oficiales por USD 876 000 durante tres años

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El asambleísta Paco Velasco, del bloque de Alianza País, asegura que antes de ser nombrado asambleísta (noviembre del 2007) se desvinculó de Radio Producciones La Luna, Ravimus, donde varios años fue presidente y conductor del noticiero La Clave.

“En el Registro Mercantil inscribí que ya no estoy en la Presidencia. Además –sostiene- el 2 de diciembre del 2008 se cedió 106 participaciones de la empresa a favor de Ataulfo Tobar (gerente). En sesión de junta de la compañía se aprobó el cambio”.

Al ser consultado sobre este trámite, Tobar también ratificó que Velasco dejó de ser socio de La Luna, antes de ser asambleísta.

No obstante, según documentos de la Superintendencia de Compañías, oficios de Ravimus, y testimonios de ex empleados de la emisora, Velasco estuvo al frente de La Luna hasta el año pasado, cuando se concretó la alianza con Planet Sound PC, que desde este mes la administra, bajo el esquema de una alianza estratégica.

Toda la programación de La Luna salió del aire y sus empleados fueron liquidados. Hoy el formato de la emisora es estrictamente deportivo y de entretenimiento.

En los archivos de la Superintendencia de Compañías constan todos los datos de Ravimus, desde su constitución, el 10 de junio de 1997. En mayo de 1998 se registraron los nombres de los accionistas y fundadores de la Compañía: Luis Dávila, Byron Garzón, Diego Landázuri, Tobar y Velasco. Desde 1999, Tobar asumió el cargo de gerente, y en junio del 2005, Velasco fue nombrado presidente. Dávila dijo que dejó la empresa en junio del 2000.

El último cambio de los accionistas y directivos de Ravimus fue registrado en la Superintendencia de Compañías, el 26 de julio del 2010: esa fecha fue nombrado presidente Ángel Astudillo Carchipulla y Ataulfo Tobar, gerente general.

Otra prueba de que Velasco no habría dejado la dirección de la estación, mientras era asambleísta, es un documento fechado el 30 de junio del 2009, refrendado por el Registro Mercantil el 14 de octubre de ese mismo año. La carta, que tiene el logotipo de La Luna y los sellos del Registro, está dirigida a Ataulfo Tobar, a quien se le indica que “' Nos es grato comunicarle que con fecha 30 de junio del 2009 la Junta General de Socios de la Compañía Radio Producciones La Luna Ravimus' nombró a usted como Gerente General por el período estatutario de dos años”. La misiva está firmada por Paco Velasco, en calidad de ‘Presidente’ de la compañía.

Un ex empleado de la radio, que pidió no revelar su identidad, asegura que los documentos prueban algo que era bien conocido por el personal: Velasco siempre estuvo frente al manejo periodístico, administrativo y financiero de radio La Luna. “Solo se alejó de los micrófonos después del juicio fallido al fiscal Washington Pesántez, pero continuó controlándolo todo”.

Velasco insiste en que dejó la estación radial desde cuando tuvo que movilizarse a Montecristi, para cumplir sus funciones de asambleísta, aunque reconoce que realizó “una que otra entrevista y colaboraciones esporádicas”. Eso pese a que sus ex colegas recuerdan que se mantuvo activo, especialmente los días cuando se debatía el pedido de juicio al Fiscal. “En la radio mantuvo varias reuniones con otros legisladores que impulsaban el juicio, incluso hizo foros públicos”, dice uno de ellos.

Antes de ser parte del movimiento de Gobierno, la popularidad de Velasco tuvo su punto máximo en abril del 2005, durante las protestas y posterior caída del gobierno de Lucio Gutiérrez.

A partir de ese año, los ingresos económicos de Velasco y La Luna aumentaron sustancialmente (ver gráficos de impuesto a la renta). Mientras en el 2005 Velasco pagó USD 75 de Impuesto a la Renta (IR), en el 2006 pagó USD 1 671. La Luna, que el 2005 declaró USD 533, el siguiente año pagó USD 3 213.

Con el cambio de gobierno de Alfredo Palacio y la llegada de la revolución ciudadana la bonanza financiera le sonrió a la estación y a sus accionistas. Entre el 2007 y el 2009, La Luna recibió contratos de entidades públicas por más de USD 876 mil.

En su declaración de bienes, del 15 de julio del 2009, Velasco no declaró ser accionista ni directivo de la compañía Ravimus.

El artículo 127 de la Constitución señala que los asambleístas no podrán celebrar contratos con el sector público, lo que es penado con la pérdida de la dignidad, lo cual Velasco descarta enfáticamente y asegura que cuando se firmaron los contratos no tenía ningún nexo con Ravimus.

Soliz recibirá a los ‘forajidos’

El colectivo Nuestra Propia Voz no quiere perder su espacio de comunicación. Sus integrantes eran parte de un equipo de reporteros ciudadanos que colaboraba con radio La Luna, que salió del aire el 2 de enero pasado.

Por eso, enviaron una carta al presidente, Rafael Correa, para que les diera una cita y les ayudara a conseguir un nuevo lugar para difundir sus ideas. Específicamente piden que con la Ley de Comunicación se disponga más espacio para los ciudadanos.

En su misiva explicaron que ellos nacieron con el movimiento ‘forajido’ que protagonizó la salida del ex presidente, Lucio Gutiérrez, y que fue uno de los principios de la llamada revolución ciudadana, que lidera Correa.

El secretario particular del Presidente, Gustavo Jalkh, contestó la misiva.

En ella le explicó que Correa no puede recibirlos. “Lamentablemente, la agenda establecida del Primer Mandatario le impide recibirlos como habría sido su deseo; no obstante, ha delegado a Doris Soliz, ministra Coordinadora de la Política, para que atienda su pedido de audiencia. Pero aún no les dan una fecha.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)